Ase­sino en po­ten­cia

Se­gún las es­ta­dís­ti­cas, el ín­di­ce de muer­tes en mo­to­ci­cle­ta es 35 ve­ces más al­to que el de los au­to­mó­vi­les

Milenio Jalisco - - Al Frente - XA­VIER VE­LAS­CO

En es­tos tiem­pos de al­ta cris­pa­ción, muy po­cos ejer­ci­cios hay tan des­aten­di­dos –y al pro­pio tan re­ve­la­do­res– co­mo el de aco­mo­dar­se en el pe­lle­jo ajeno. Un es­fuer­zo im­pen­sa­ble, no bien to­man las vís­ce­ras el con­trol del ce­re­bro y se bo­rran los lí­mi­tes en­tre ofen­sa y de­fen­sa. Tie­ne uno la ra­zón, eso es se­gu­ro, y por si que­da du­da se apre­su­ra a per­der­la de in­me­dia­to. Me ex­pli­co: el ho­ri­zon­te bu­lle de sui­ci­das con­ven­ci­dos de que soy ase­sino.

Mo­to­ci­clis­tas y au­to­mo­vi­lis­tas ra­ra vez al­can­za­mos a mi­rar­nos las ca­ras, pe­ro trae­mos el in­sul­to a flor de la­bio. Via­jo, es cier­to, pro­te­gi­do por una po­de­ro­sa ar­ma­zón que me per­mi­te ver­los des­de arri­ba, a tra­vés de cris­ta­les po­la­ri­za­dos que muy pro­ba­ble­men­te me des­hu­ma­ni­zan, pe­ro ello no me libra de ve­nir con el alma en un hi­lo. Nun­ca he arro­lla­do a uno, y sin em­bar­go es­tu­ve ya tan cer­ca, en tan­tas oca­sio­nes, que atri­bu­yo mi suer­te a una ra­cha be­nig­na cu­ya ca­du­ci­dad me da por te­mer pró­xi­ma.

Na­die que ha­ya vo­la­do al man­do de un ma­nu­brio des­co­no­ce la sen­sa­ción de li­ber­tad que los vo­lan­tes ra­ra vez per­mi­ten. Por años re­co­rrí la ciu­dad a lo­mos de una mo­to in­con­te­ni­ble, dan­do por he­cho que los con­duc­to­res de esas ho­rri­bles ca­jas de cua­tro rue­das eran to­dos idio­tas y mal­va­dos a los que más va­lía de­jar atrás, de mo­do que abu­sé has­ta don­de pu­de de las pre­rro­ga­ti­vas de esa li­ber­tad. Si ellos iban a vein­te ki­ló­me­tros por ho­ra, yo po­día re­ba­sar­los a más del tri­ple de esa ve­lo­ci­dad, con el ím­pe­tu pro­pio de quien su­me los de­dos en el con­trol re­mo­to de un vi­deo­jue­go. ¿Qué si era buen pi­lo­to? ¡Pe­ro por su­pues­to! ¿Al­guien sa­be de un cafre des­bo­ca­do que no es­té con­ven­ci­do de sus ha­bi­li­da­des?

Se­gún las es­ta­dís­ti­cas, el ín­di­ce de muer­tes en mo­to­ci­cle­ta es 35 ve­ces más al­to que el de los au­to­mó­vi­les. Si su­ma­mos a ello la pro­li­fe­ra­ción de nue­vos mo­to­ci­clis­tas en los úl­ti­mos años y su es­ca­sa ob­ser­van­cia de cual­quier co­sa se­me­jan­te a una re­gla de trán­si­to, las po­si­bi­li­da­des son es­pe­luz­nan­tes. Re­cuer­do que el ma­nual de mi Su­zu­ki con­te­nía una sec­ción de con­se­jos de se­gu­ri­dad, en­tre los cua­les fi­gu­ra­ban dos que hoy en día ya a na­die pa­re­cen preo­cu­par: ir iden­ti­fi­can­do pe­li­gros po­ten­cia­les y evi­tar ubi­car­se a la de­re­cha de ca­rros y ca­mio­nes, es­pe­cí­fi­ca­men­te en la par­te tra­se­ra, que es don­de el con­duc­tor no al­can­za a ver. ¿Pe­ro hoy quién se preo­cu­pa por los pun­tos cie­gos, si el del ma­nu­brio asu­me que só­lo el del vo­lan­te –cul­pa­ble por de­fec­to– es­tá obli­ga­do ejer­cer la pru­den­cia?

En­tien­de uno la au­da­cia, no así la es­tu­pi­dez y la so­ber­bia. Bas­ta con in­vi­tar al ka­mi­ka­ze a fi­jar­se en lo que ha­ce pa­ra que és­te pro­rrum­pa en ame­na­zas y men­ta­das de ma­dre. No fal­ta el que pa­tea la ca­rro­ce­ría y ac­to se­gui­do es­ca­pa de la es­ce­na, en la cer­te­za de una im­pu­ni­dad que en­cuen­tra me­re­ci­da, co­mo el ni­ño abu­si­vo que le es­cu­pe al pa­ya­so a sa­bien­das de que és­te no po­drá res­pon­der­le con un cos­co­rrón.

Nun­ca fue tan sen­ci­llo, y me­nos tan ba­ra­to, ha­cer­se con una mo­to­ci­cle­ta. Pa­ra col­mo, es muy fá­cil con­du­cir­las, aun­que ca­si im­po­si­ble do­mi­nar­las, pues pa­ra ello ha­ría fal­ta con­tro­lar el to­tal de las va­ria­bles, allí don­de ni el trá­fi­co pe­sa­do al­can­za a po­ner lí­mi­te al de­nue­do. Siem­pre es po­si­ble ir un po­co más rá­pi­do, ra­ra vez hay un hueco lo bas­tan­te es­tre­cho pa­ra que sea im­po­si­ble atra­ve­sar­lo y no apa­re­ce un agen­te con los me­dios, el in­te­rés y la te­me­ri­dad pa­ra ir tras el lo­co de la mo­to. Son le­gión, ade­más: no hay có­mo con­tro­lar­los. Na­da de ra­ro tie­ne que tan­tos asal­tan­tes se sien­tan pro­te­gi­dos en dos rue­das, sin pla­cas y con cas­co: anó­ni­mos li­bé­rri­mos.

No di­ré que de pron­to no me dan en­vi­dia, pe­ro en tiem­pos re­cien­tes sue­len ser más los sus­tos y la bi­lis. Me pon­go en el pe­lle­jo de esos ji­ne­tes dies­tros que sí sa­ben lo que ha­cen y me es­pan­ta que va­yan tan cam­pan­tes, en­tre tan­tos sui­ci­das de­ci­di­dos a con­ver­tir­lo a uno en cri­mi­nal.

Na­die que ha­ya vo­la­do al man­do de un ma­nu­brio des­co­no­ce la sen­sa­ción de li­ber­tad que los vo­lan­tes ra­ra vez dan

NELLY SA­LAS

Son le­gión y no hay có­mo con­tro­lar­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.