Lo que cum­ple y lo que no

Milenio Jalisco - - Al Frente - JOEL OR­TE­GA JUÁ­REZ joe­lor­te­ga­jua­[email protected]

En una se­ma­na he­mos vi­vi­do una eu­fo­ria po­pu­lar de una in­ten­si­dad des­co­no­ci­da. Los sím­bo­los han em­be­le­sa­do a mi­llo­nes. En­con­trar­se de pron­to con el Pre­si­den­te al sa­lir del Me­tro en el Zó­ca­lo, sa­lu­dar­lo y pe­dir­le tra­ba­jo es una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble y mu­chos la han vi­vi­do.

La ce­rra­zón del vie­jo es­ti­lo era tan in­men­sa, que los ges­tos de cer­ca­nía del Pre­si­den­te han in­cre­men­ta­do las es­pe­ran­zas. Un 91 por cien­to apro­bó el men­sa­je y los ac­tos en el Con­gre­so y el Zó­ca­lo. Es apa­bu­llan­te.

En tan po­co tiem­po el Pre­si­den­te ha cum­pli­do va­rias de sus pro­me­sas.

Abrió Los Pi­nos y con­si­guió emo­cio­nar a de­ce­nas de mi­les. Muy sim­bó­li­co fe­nó­meno de una so­cie­dad des­po­ja­da de de­re­chos y ejer­ci­cios ciu­da­da­nos. Vi­si­tar la re­si­den­cia de la Pre­si­den­cia Im­pe­rial con­mue­ve a las ma­sas y a cier­tas éli­tes. A ni­ve­les un po­co chus­cos, co­mo com­pa­rar el even­to con la to­ma de la Bas­ti­lla.

Can­ce­lar las pen­sio­nes a los ex pre­si­den­tes, es otra pro­me­sa cum­pli­da. De una gran car­ga sim­bó­li­ca y una muy sen­ci­lla apli­ca­ción.

Po­ner a la ven­ta el in­sul­tan­te avión pre­si­den­cial es otra ac­ción que for­ta­le­ce la es­pe­ran­za de de­ce­nas de mi­llo­nes.

Ini­ciar la abro­ga­ción de la re­for­ma edu­ca­ti­va ga­na el apo­yo de los maes­tros, aun­que pre­va­lez­ca el sin­di­ca­to cha­rro y uno de sus crea­do­res sea aho­ra par­te del ga­bi­ne­te del gobierno de la cuar­ta T.

La can­ce­la­ción in­cier­ta del Ae­ro­puer­to en Tex­co­co es otra pro­me­sa cum­pli­da, aun­que se ha­ya con­ver­ti­do en un gi­gan­tes­co ho­yo fi­nan­cie­ro.

La crea­ción de una Co­mi­sión de la Ver­dad pa­ra la cri­mi­nal des­apa­ri­ción de los 43, ha fa­ci­li­ta­do el ol­vi­do de otros ca­sos se­me­jan­tes de eje­cu­cio­nes del Ejér­ci­to co­mo Tlatla­ya y otras tan­tas con de­ce­nas de muer­tos. No im­por­ta que de­trás de es­ta co­mi­sión se pro­duz­ca una exo­ne­ra­ción de fac­to de la con­duc­ta del Ejér­ci­to y las de­más fuer­zas ar­ma­das du­ran­te la lla­ma­da gue­rra con­tra el nar­co.

Jun­to a las an­te­rio­res pro­me­sas cum­pli­das, hay otras in­cum­pli­das.

La des­mi­li­ta­ri­za­ción pro­me­ti­da se con­vir­tió en la crea­ción de la Guar­dia Na­cio­nal con man­do mi­li­tar. En una pa­la­bra, si­gue la po­lí­ti­ca ne­fas­ta de dos se­xe­nios que pro­du­jo va­rios cien­tos de mi­les de muer­tos y de­ce­nas de de­sa­pa­re­ci­dos.

En ma­te­ria de lu­cha con­tra la co­rrup­ción hay mu­chas pa­la­bras y he­chos omi­no­sos. Co­mo la apro­ba­ción del pro­ce­so pa­ra te­ner un fis­cal car­nal. En esa mis­ma línea es­tá la ter­na pa­ra el pre­si­den­te de la Su­pre­ma Cor­te. In­te­gra­da por dos mu­je­res muy cer­ca­nas al Pre­si­den­te, una de ellas vul­gar y nos­tál­gi­ca cas­tris­ta. El ter­ce­ro es tam­bién hom­bre del Pre­si­den­te.

¿Se pue­de com­ba­tir la co­rrup­ción con un apa­ra­to ju­di­cial in­te­gra­do por gen­te cer­ca­na al Pre­si­den­te?

¿No es par­te de la co­rrup­ción te­ner en el gobierno a per­so­na­jes vin­cu­la­dos a pro­yec­tos de obras im­pul­sa­das por el Pre­si­den­te? ¿El ne­po­tis­mo no es co­rrup­ción? ¿Se pue­de com­ba­tir a la ma­fia del po­der, in­te­gran­do a mu­chos de ellos a un Con­se­jo ase­sor del Pre­si­den­te? ¿No­sees­ta­rá­ges­tan­do­la­pe­je­bur­gue­sía? La po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal de “amis­tad con to­dos los go­bier­nos y pue­blos del mun­do”, ya tu­vo ex­pre­sio­nes omi­no­sas co­mo la fo­to en Pa­la­cio Na­cio­nal con Ma­du­ro y su es­po­sa en com­pa­ñía del Pre­si­den­te me­xi­cano y su es­po­sa. Tam­bién lo es es­tar apli­can­do la po­lí­ti­ca de “ter­cer país se­gu­ro” an­te a la ca­ra­va­na cen­troa­me­ri­ca­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.