Cho­que de gigantes

Milenio Jalisco - - Al Frente - CEL­SO MARIÑO cel­[email protected]

Los dos ha­bían bus­ca­do ha­ce seis años los mis­mos pues­tos que aho­ra al­can­za­ron.

En el 2012 coin­ci­dían am­bos en un mis­mo pro­yec­to; aho­ra hay dis­cre­pan­cias pro­fun­das en asun­tos to­ra­les so­bre có­mo ejer­cer el po­der pú­bli­co.

Am­bos se pro­cla­man co­mo políticos de iz­quier­da, pe­ro pa­re­ce que hay una iz­quier­da tan­ti­to más al otro la­do que otra, por­que no coin­ci­den al 100%.

Lo cier­to es que tan­to el pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor co­mo el go­ber­na­dor de Ja­lis­co, En­ri­que Al­fa­ro Ra­mí­rez lle­ga­ron aho­ra a sus pues­tos con una abru­ma­do­ra ma­yo­ría, su­peran­do por mu­cho a sus ad­ver­sa­rios y am­bos se sien­ten con to­da la fuer­za cons­ti­tu­cio­nal y le­gi­ti­mi­dad pa­ra ins­tru­men­tar sus res­pec­ti­vos pro­yec­tos de gobierno. Eso na­die se los dis­cu­te a ellos, más bien, son ellos los que quie­ren pro­bar­le al otro qué le­gi­ti­mi­dad es más le­gí­ti­ma.

No se­rá la pri­me­ra vez que en­tre pre­si­den­te y go­ber­na­dor de Ja­lis­co ha­ya desacuer­dos se­ve­ros, pe­ro pa­re­ce ser que sí se­rá la pri­me­ra vez en la que el Eje­cu­ti­vo fe­de­ral es­tá de­ci­di­do a dispu­tar la pla­za con un po­de­ro­so al­fil: el ex can­di­da­to a la gu­ber­na­tu­ra, Car­los Lo­me­lí, de­le­ga­do del gobierno fe­de­ral, quien ade­más de po­der po­lí­ti­co tie­ne un fuer­te res­pal­do eco­nó­mi­co pro­pio.

En pug­nas an­te­rio­res en­tre am­bos po­de­res –al me­nos en las épo­cas re­cien­tes­ha­bía un vir­tual aban­dono tem­po­ral del po­der cen­tral ha­cia con el es­ta­do, re­duc­ción de pre­su­pues­tos y has­ta des­cor­te­sías, pe­ro pa­re­cie­ra que aho­ra sí ha­brá más, mu­cho más que sim­ple in­di­fe­ren­cia.

No es ca­sua­li­dad que en me­nos de tres días el pre­si­den­te, pri­me­ro, y el se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad, Al­fon­so Du­ra­zo, des­pués, ha­yan se­ña­la­do que Ja­lis­co es uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas en vio­len­cia, que es un fo­co ro­jo.

De que lo es, lo es, pe­ro lo preo­cu­pan­te se­rá ver có­mo es que des­de el al­ti­plano que­rrán aten­der ese fo­co ro­jo, si ba­ján­do­le a la in­ten­si­dad... o sus­ti­tu­yén­do­lo, de plano.

No es ca­sua­li­dad que el pre­si­den­te y Du­ra­zo acu­sen fo­cos ro­jos de in­se­gu­ri­dad en Ja­lis­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.