La abo­li­ción de la li­ber­tad

Milenio Jalisco - - Ciudad Y Región - JOR­GE FER­NÁN­DEZ [email protected]

Ja­lis­co ocu­pa un lu­gar de pri­vi­le­gio en el concierto na­cio­nal. His­tó­ri­ca­men­te se ha po­si­cio­na­do en el si­tio que la cul­tu­ra y el fol­clor le han asig­na­do co­mo re­pre­sen­tan­te de la esen­cia del ser me­xi­cano. Es en es­te es­ta­do de ma­ra­vi­llas que se han da­do ci­ta acon­te­ci­mien­tos y per­so­na­jes que a tra­vés los años han da­do lus­tre, pres­ti­gio e iden­ti­dad a la efe­mé­ri­de de la pa­tria. Aquí es­tán fun­da­das las ba­ses de las as­pi­ra­cio­nes y an­he­los por con­se­guir el es­ta­do de bie­nes­tar al que la so­cie­dad tie­ne de­re­cho y aquí se han fin­ca­do las con­di­cio­nes pa­ra cons­ti­tuir las for­ta­le­zas que so­por­tan nues­tro re­le­van­te pa­pel en el pro­ce­so de de­sa­rro­llo del país en ma­te­ria eco­nó­mi­ca, tec­no­ló­gi­ca y has­ta po­lí­ti­ca.

Es cier­to que aún nos fal­ta mu­cho pa­ra al­can­zar la ple­ni­tud ci­vi­li­za­to­ria y pa­ra en­con­trar las so­lu­cio­nes que nos con­du­ci­rían a con­ver­tir­nos en el es­ta­do per­fec­to en don­de las uto­pías nos ga­ran­ti­za­ran la pros­pe­ri­dad, la se­gu­ri­dad y la fe­li­ci­dad que no he­mos sa­bi­do con­se­guir. Sin em­bar­go, ha­blar de re­fun­dar sig­ni­fi­ca tras­to­car las ideas y ter­gi­ver­sar los pre­cep­tos. Lo que el es­ta­do de­man­da es cons­truir un in­no­va­dor pac­to social que po­si­bi­li­te la crea­ción de nue­vas di­ná­mi­cas de dis­tri­bu­ción de la ri­que­za y pro­pi­cie el es­ta­ble­ci­mien­to de si­ner­gias po­si­ti­vas en la re­la­ción ins­ti­tu­cio­nal en­tre el gobierno, los ciu­da­da­nos y el apa­ra­to pro­duc­ti­vo. Asi­mis­mo, que per­mi­ta que ocu­rra la re­no­va­ción de los mo­dos en el tra­to en­tre los ciu­da­da­nos con los ciu­da­da­nos, con la mi­ra de com­pren­der los ele­va­dos con­cep­tos de la go­ber­nan­za, so­bre to­do, el lo que con­cier­ne a la ge­ne­ra­ción de ca­pa­ci­da­des so­cio-crí­ti­cas pa­ra la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co.

No, no ne­ce­si­ta­mos una re­fun­da­ción. Los ci­mien­tos es­tán fir­mes y la es­truc­tu­ra social es­tá ca­pa­ci­ta­da pa­ra so­por­tar los em­ba­tes de la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad a la que la han so­me­ti­do las ma­las prác­ti­cas de políticos sin es­crú­pu­los que han tran­si­ta­do en el de­ve­nir del po­der. Lo que ne­ce­si­ta­mos es una con­cien­cia social re­no­va­da y ne­ce­si­ta­mos en­ten­der que ya es tiem­po de ac­tuar con sus­ten­to en va­lo­res y prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos en aras del be­ne­fi­cio com­par­ti­do. Las ac­tua­les cir­cuns­tan­cias nos obli­gan a es­tar en alerta. Vie­nen días de cri­sis e in­cer­ti­dum­bre; de im­po­si­cio­nes, ca­pri­chos y exa­brup­tos. La úni­ca cer­te­za es el ejer­ci­cio de la po­lí­ti­ca del mie­do, la in­ti­mi­da­ción y la ame­na­za en el afán por ejer­cer el con­trol ab­so­lu­to de la vi­da pú­bli­ca, con el ries­go de trans­gre­dir la ley ba­jo el ar­gu­men­to des­vir­tua­do de una pre­ten­di­da le­ga­li­dad con do­ble mo­ral.

Es­ta­mos en cri­sis, es de­cir, co­rre­mos ries­gos pe­ro nos en­con­tra­mos an­te es­ce­na­rios de opor­tu­ni­dad en los que nues­tro rol es de vi­gi­lan­cia y se­gui­mien­to, con es­pí­ri­tu crí­ti­co. Co­mo ciu­da­da­nos de­be­mos es­tar aten­tos y fun­gir co­mo con­tra­pe­so de equi­li­brio, pa­ra no que­dar so­me­ti­dos al im­pe­rio de la sin­ra­zón de quien se ob­nu­bi­la con el po­der y que ha ini­cia­do ya su am­bi­cio­sa ca­rre­ra ha­cia el zó­ca­lo. Lle­ga­rán días y mo­men­tos di­fí­ci­les, ha co­men­za­do el fin del tiem­po. En un me­ta­fó­ri­co 6 de di­ciem­bre, la re­fun­da­ción sim­bo­li­za la abo­li­ción de la li­ber­tad.

Vie­nen días de cri­sis e in­cer­ti­dum­bre; de im­po­si­cio­nes, ca­pri­chos y exa­brup­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.