Epo­pe­ya

Milenio Jalisco - - Ciudad Y Región - CAR­LOS A. SE­PÚL­VE­DA VA­LLE cse­pul­ve­[email protected]

Des­de enero de 1938, en ple­na gue­rra ci­vil, y has­ta su muer­te en 1975, Fran­cis­co Fran­co go­ber­nó de ma­ne­ra sin­gu­lar, Es­pa­ña no era Re­pú­bli­ca ni Mo­nar­quía, no te­nía Cons­ti­tu­ción, las li­ber­ta­des eran li­mi­ta­das, no se re­co­no­cía a los par­ti­dos políticos ni es­ta­ba ins­tau­ra­da la de­mo­cra­cia, no obs­tan­te lo cual, y aun­que pa­rez­ca con­tra­dic­to­rio, ese país con­ta­ba con un mar­co ju­rí­di­co de al­ta ca­li­dad.

El pro­pio Fran­co de­ci­dió que se re­es­ta­ble­cie­ra la Mo­nar­quía con Juan Car­los de Bor­bón una vez que él aban­do­na­ra el po­der, es de­cir, des­pués de su muer­te, re­suel­ta la je­fa­tu­ra de Es­ta­do de esa ma­ne­ra el si­guien­te pa­so era lo­grar el con­sen­so en­tre fran­quis­tas, de­mo­cra­ta­cris­tia­nos, mi­li­ta­res, cen­tris­tas, so­cia­lis­tas, co­mu­nis­tas y par­ti­dos na­cio­na­lis­tas pa­ra ins­tau­rar la de­mo­cra­cia.

Ese fue un pro­ce­so exi­to­so gra­cias a la vo­lun­tad del rey Juan Car­los y a la ha­bi­li­dad del pre­si­den­te de Gobierno Adol­fo Suá­rez quie­nes pi­lo­tea­ron una tran­si­ción ejem­plar. En ju­nio de 1977 se eli­gió una le­gis­la­tu­ra que sin ha­ber si­do con­vo­ca­da co­mo con­gre­so cons­ti­tu­yen­te en nue­ve me­ses ela­bo­ró y apro­bó la Cons­ti­tu­ción, tex­to que fue so­me­ti­do a re­fe­rén­dum el 6 de di­ciem­bre de 1978 y ob­tu­vo el vo­to apro­ba­to­rio de ca­si el 90 por cien­to de los ciu­da­da­nos que acu­die­ron a las ur­nas.

Ga­briel Cis­ne­ros, uno de los “pa­dres de la Cons­ti­tu­ción” (así se les lla­ma a los sie­te dipu­tados que co­mo po­nen­tes de los par­ti­dos la re­dac­ta­ron) es­cri­bió que la de 1978 “es una bue­na Cons­ti­tu­ción por có­mo se hi­zo, por su con­te­ni­do y por­que ha fun­cio­na­do”, na­die lo hu­bie­ra di­cho me­jor ni con tan­ta au­to­ri­dad.

Tu­ve la suer­te de vi­vir de cer­ca ese pro­ce­so, el 6 de di­ciem­bre de 1978, el día del re­fe­rén­dum, es­tu­ve pre­sen­te en di­ver­sas me­sas de vo­ta­ción en Bar­ce­lo­na, el 91.5 por cien­to de los ca­ta­la­nes vo­ta­ron de ma­ne­ra afir­ma­ti­va; unos días des­pués par­ti­ci­pé en Se­vi­lla en un co­lo­quio pre­si­di­do por el catedrático Ma­nuel Ro­me­ro (don Ma­nue­li­to fue pro­fe­sor de Fe­li­pe Gon­zá­lez) quien en su pro­pia ca­sa nos ofre­ció un pas­tel al tiem­po que de ma­ne­ra emo­cio­na­da nos ex­pli­ca­ba la im­por­tan­cia del re­fe­rén­dum y el con­te­ni­do del tex­to ra­ti­fi­ca­do.

En 1979 la Uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra me be­có pa­ra ha­cer es­tu­dios de pos­gra­do en Ma­drid, aun­que es­tu­ve ins­cri­to con don Ma­nuel Gar­cía Pe­la­yo, quien no obs­tan­te que ya era el pre­si­den­te de­sig­na­do del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal no pu­do dar el cur­so por­que ha­bía si­do ex­pul­sa­do de su cá­te­dra por el fran­quis­mo dé­ca­das atrás, en cam­bio Fran­cis­co Ru­bio Llo­ren­te, tam­bién Ma­gis­tra­do del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y el dipu­tado so­cia­lis­ta Gre­go­rio Pe­ces Bar­ba, uno de los sie­te pa­dres de la Cons­ti­tu­ción, y otros ex­ce­len­tes pro­fe­so­res que se­ma­nal­men­te nos da­ban lec­cio­nes ma­gis­tra­les y fre­cuen­te­men­te con­vi­vían con no­so­tros.

Ru­bio Llo­ren­te era el me­jor cons­ti­tu­cio­na­lis­ta es­pa­ñol, se le con­si­de­ra el “oc­ta­vo pa­dre de la Cons­ti­tu­ción” por­que era el Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de las Cor­tes y por­que, co­mo di­jo So­le­dad Ga­lle­gos (hoy di­rec­to­ra del dia­rio El País) “ase­so­ró e ilu­mi­nó a los sie­te po­nen­tes”, ade­más era muy buen ami­go de no­so­tros.

En enero del 2016 con mo­ti­vo de su fa­lle­ci­mien­to le hi­ce un elo­gio y trans­cri­bí un pá­rra­fo del úl­ti­mo ar­tícu­lo que él es­cri­bió en el que de­cía: “La po­lí­ti­ca no es­tá nun­ca li­bre de ele­men­tos sim­bó­li­cos, muy li­ga­dos a las emociones, y su pe­so de­cre­ce a me­di­da que au­men­ta el de las ra­zo­nes to­da­vía es­ca­so en la nues­tra. Pe­ro si no ca­be im­pe­dir el re­cur­so a los sím­bo­los, sí de­be­mos es­for­zar­nos por iden­ti­fi­car­los co­mo ta­les pa­ra evi­tar que se los to­me por ra­zo­nes”.

Aho­ra que Ló­pez Obra­dor pri­vi­le­gia más los ele­men­tos sim­bó­li­cos y las emociones que las ra­zo­nes co­mo me­ca­nis­mo de ejer­ci­cio del po­der es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta es­tas ideas pa­ra evi­tar los per­jui­cios que arro­ja­rá esa vi­sión erró­nea de ha­cer po­lí­ti­ca, y so­bre to­do, co­mo me­ca­nis­mo equi­vo­ca­do de to­ma de de­ci­sio­nes.

Ca­so di­fe­ren­te es el de las nue­vas au­to­ri­da­des de Ja­lis­co quie­nes se­gu­ra­men­te sa­brán go­ber­nar con ra­zo­nes, la de­fen­sa que el nue­vo go­ber­na­dor ha he­cho de la au­to­no­mía es­ta­tal (aun­que la Cons­ti­tu­ción di­ga so­be­ra­nía, los es­ta­dos no son ni pue­den ser so­be­ra­nos) es una mues­tra de ello. Co­mo ja­lis­cien­se for­mu­lo vo­tos pa­ra que el pro­ce­so de de­sa­rro­llo que ha te­ni­do Ja­lis­co en los úl­ti­mos años con­ti­núe y por­que los re­sul­ta­dos del nue­vo gobierno es­ta­tal sean efi­ca­ces.

En el ac­to so­lem­ne de con­me­mo­ra­ción del 40 aniver­sa­rio el rey Fe­li­pe VI le­yó un es­plén­di­do dis­cur­so an­te el Con­gre­so y las fuer­zas vi­vas de Es­pa­ña en el que en­tre otras co­sas ex­pre­só: “La Cons­ti­tu­ción es la cul­mi­na­ción de un pro­ce­so que su­po­ne el ma­yor éxi­to po­lí­ti­co de la his­to­ria con­tem­po­rá­nea… es un man­da­to per­ma­nen­te de con­cor­dia… es el alma de la de­mo­cra­cia… y ex­pre­sa la vo­lun­tad de en­ten­di­mien­to a tra­vés de la pa­la­bra, la ra­zón y el de­re­cho”.

En cua­ren­ta años de vi­da cons­ti­tu­cio­nal los es­pa­ño­les han es­cri­to una epo­pe­ya, han rea­li­za­do un con­jun­to de he­cho glo­rio­sos dig­nos de ser can­ta­dos épi­ca­men­te.

Ló­pez Obra­dor pri­vi­le­gia más los ele­men­tos sim­bó­li­cos que las ra­zo­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.