Gó­ber de Ve­ra­cruz. “Lle­vo dos in­ten­tos fa­lli­dos pa­ra ca­sar­me”

In­ge­nie­ro con pos­gra­dos en Eu­ro­pa, el go­ber­na­dor de Ve­ra­cruz vi­ve con sus pa­dres y es afi­cio­na­do al bai­le, al fut­bol y al ajedrez, que prac­ti­ca “a muy buen ni­vel”

Milenio Jalisco - - Portada - ISABEL ZA­MU­DIO Cuitláhuac Gar­cía Ji­mé­nez

De ado­les­cen­te se ne­gó a acu­dir a la Es­cue­la Nor­mal de Xa­la­pa y con­ver­tir­se en maes­tro, pe­ro ha pa­sa­do gran par­te de su vi­da pro­fe­sio­nal for­man­do ge­ne­ra­cio­nes al des­cu­brir su vo­ca­ción es­tu­dian­do ingeniería me­cá­ni­ca eléc­tri­ca.

Aun cuan­do su pa­dre fue dipu­tado lo­cal y pre­si­den­te de la le­gis­la­tu­ra del es­ta­do, fue el tra­ba­jo del in­ge­nie­ro He­ber­to Cas­ti­llo, po­lí­ti­co ve­ra­cru­zano, el que lo lle­vó pri­me­ro a es­tu­diar ingeniería y lue­go a in­tere­sar­se en la po­lí­ti­ca.

Su de­seo de ha­cer que las co­sas cam­bia­ran en Mé­xi­co, y de que An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor fue­ra pre­si­den­te en 2006, lo hi­zo vol­ver de Alemania pa­ra me­ter­se de lleno a la po­lí­ti­ca, lo que ab­sor- bió gran par­te de su vi­da y tiem­po, de­jan­do a un la­do lo per­so­nal.

Él es Cuitláhuac Gar­cía Ji­mé­nez, nue­vo go­ber­na­dor de Ve­ra­cruz, quien re­ci­bió a MI­LE­NIO en su ca­sa de Xa­la­pa, don­de re­la­tó sus vi­ven­cias, sus sue­ños, sus as­pi­ra­cio­nes y có­mo mu­chos de ellos se han ido cum­plien­do, co­mo ver a AMLO Pre­si­den­te y él a car­go del gobierno ve­ra­cru­zano a sus 50 años.

Ade­más de bai­lar y del fut­bol, ¿cuá­les son sus pa­sa­tiem­pos?

Me gus­ta ha­cer de­por­te, me gus­ta la sal­sa, me gus­ta to­da la mú­si­ca; mi her­mano to­ca en la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Xa­la­pa y eso hi­zo que nos des­per­ta­ra el gus­to por la mú­si­ca clá­si­ca y to­da la con­sa­gra­da. Tam­bién me gus­ta el ajedrez y lo prac­ti­co a un buen ni­vel.

¿Qué ti­po de li­te­ra­tu­ra le gus­ta?

Li­te­ra­tu­ra no, es­pe­cí­fi­ca­men­te no tan­to, de­bo con­fe­sar, pe­ro sí la lec­tu­ra de mu­chas co­lum­nas; me gus­ta leer so­bre po­lí­ti­ca, de lo que pa­sa­ba en Amé­ri­ca La­ti­na es­tu­ve des­de muy jo­ven in­for­ma­do de los mo­vi­mien­tos so­cia­les. Leo mu­cho los pe­rió­di­cos, las re­vis­tas de no­ti­cias, soy un aca­dé­mi­co.

Us­ted par­ti­ci­pó en el Par­ti­do Me­xi­cano de los Tra­ba­ja­do­res con He­ber­to Cas­ti­llo.

Des­de muy jo­ven vi bien có­mo se unie­ron las iz­quier­das don­de es­ta­ban PSUM, PMT y PMS que lan­zó co­mo can­di­da­to al in­ge­nie­ro He­ber­to Cas­ti­llo y des­pués él ce­de su lu­gar pa­ra unir­se a Cuauh­té­moc Cár­de­nas, esas eran mis ac­ti­vi­da­des de jo­ven, es­tar par­ti­ci­pan­do po­lí­ti­ca­men­te y le­yen­do pe­ro tam­bién con for­ma­ción aca­dé­mi­ca.

Us­ted es in­ge­nie­ro, pe­ro se le co­no­ció co­mo maes­tro, sus pa­pás son ca­te­drá­ti­cos de la Uni­ver­si­dad Ve­ra­cru­za­na.

Real­men­te des­cu­brí mi vo­ca­ción ya a ni­vel pro­fe­sio­nal, siem­pre me ne­gué a es­tu­diar en la Es­cue­la Nor­mal, pe­ro mis pa­dres ob­ser­va­ron que te­nía cier­tas ap­ti­tu­des pa­ra la en­se­ñan­za. Yo ayu­dé mu­cho a uno de mis her­ma­nos que te­nía pro­ble­mas de apren­di­za­je y lo­gré lle­var­lo a un buen ni­vel cuan­do él es­ta­ba es­tu­dian­do; mis pa­dres me in­sis­tie­ron en que es­tu­dia­ra pa­ra maes­tro, pe­ro yo que­ría ser in­ge­nie­ro, ha­bía leí­do so­bre He­ber­to y leía que es­ta­ba en la lu­cha social. En la Pre­pa­ra­to­ria leí un li­bro de Ele­na Po­nia­tows­ka y ahí vi el nom­bre del in­ge­nie­ro.

En­ton­ces di­je: “yo quie­ro ser co­mo él, in­ge­nie­ro, aca­dé­mi­co, cien­tí­fi­co”, por eso es­tu­dié una ingeniería, un pos­gra­do en el Ins­ti­tu­to Po­li­téc­ni­co Na­cio­nal, ha­cien­do una maes­tría, to­mé cla­ses en un Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción de Al­to Ni­vel aquí en Mé­xi­co, fui a Man­ches­ter, In­gla­te­rra, don­de hi­ce otra maes­tría, ini­cié un doc­to­ra­do, me in­vi­ta­ron a una es­tan­cia doc­to­ral en Alemania en el área de ingeniería y esa fue tam­bién mi otra pa­sión, la ingeniería, pe­ro me re­gre­sé por las cues­tio­nes que es­tán pa­san­do en el país, por cues­tio­nes po­lí­ti­cas.

“Siem­pre me ne­gué a es­tu­diar en la Es­cue­la Nor­mal, pe­ro te­nía ap­ti­tu­des pa­ra la en­se­ñan­za”

¿Por qué se mete a la po­lí­ti­ca? ¿Se lo con­ta­gió su pa­pá o des­de jo­ven ya lo traía?

Tal vez en par­te por­que mi pa­pá par­ti­ci­pó po­lí­ti­ca­men­te, un tiem­po fue dipu­tado, pre­si­den­te de la le­gis­la­tu­ra, pe­ro yo no que­ría ha­cer es­te pa­pel. La mis­ma si­tua­ción de cam­biar las co­sas me lle­va a la po­lí­ti­ca ac­ti­va, de he­cho yo me re­gre­so de Alemania pa­ra es­tar apo­yan­do a An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor des­de una trin­che­ra co­mo ciu­da­dano.

¿Pen­sa­ba que Mé­xi­co me­re­cía es­tar en me­jo­res con­di­cio­nes? Yo com­pa­ra­ba, es­ta­ba en un cen­tro de in­ves­ti­ga­cio­nes que na­da más bas­ta­ba le­van­tar la mano y te­nía to­do pa­ra in­ves­ti­gar, li­bros que se aca­ba­ban de edi­tar, de cual­quier país; te­nía a mi car­go un la­bo­ra­to­rio com­ple­to y tres téc­ni­cos asis­ten­tes, co­la­bo­ra­do­res de va­rios paí­ses, éra­mos un gru­po de sie­te in­ves­ti­ga­do­res: un li­bio, un ga­lés, tres ale­ma­nes, una pa­quis­ta­ní y yo.

Ya no re­gre­só a Alemania a pe­sar de que te­nía la ofer­ta y de­ci­dió man­te­ner­se en Ve­ra­cruz con un ac­ti­vis­mo po­lí­ti­co muy com­pro­me­ti­do. Aun­que vi­ve en el mis­mo do­mi­ci­lio que sus pa­dres, su vi­da siem­pre ha si­do muy in­de­pen­dien­te, pues via­ja mu­cho a las di­fe­ren­tes re­gio­nes de Ve­ra­cruz y po­co lle­ga a dor­mir en la que des­de ha­ce va­rias dé­ca­das es su ho­gar. ¿En sus pla­nes se ve us­ted con fa­mi­lia, ca­sa­do?

Sí, yo siem­pre he que­ri­do ca­sar­me, pe­ro he te­ni­do dos in­ten­tos fa­lli­dos de ma­tri­mo­nio.

ES­PE­CIAL

El nue­vo go­ber­na­dor de Ve­ra­cruz di­jo que des­de 2006 en­tró de lleno a la po­lí­ti­ca.

¿Su li­bro fa­vo­ri­to? En la pre­pa­ra­to­ria leí un li­bro de Ele­na Po­nia­tows­ka y ahí vi el nom­bre del in­ge­nie­ro He­ber­to Cas­ti­llo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.