Des­abas­to: apo­yar al go­bierno y exi­gir el Es­ta­do de De­re­cho

“Des­abas­to: Apo­yar al go­bierno y exi­gir el Es­ta­do de De­re­cho”

Milenio Jalisco - - Por­ta­da - HÉC­TOR RAÚL SO­LÍS GA­DEA

SA la me­mo­ria de Ig­na­cio La­puen­te, ami­go y lec­tor abía el pre­si­den­te el ta­ma­ño de la cloa­ca que iba a des­ta­par cuan­do se de­ci­dió a com­ba­tir el ro­bo de com­bus­ti­bles y arre­glar la ges­tión irre­gu­lar de las ga­so­li­nas por par­te de Pe­mex? A juz­gar por la ma­ne­ra de con­cre­tar la ac­ción no pa­re­ce que el go­bierno hu­bie­se te­ni­do in­for­ma­ción su­fi­cien­te co­mo pa­ra an­ti­ci­par lo que se iba a des­en­ca­de­nar y ad­ver­tir a la po­bla­ción so­bre el es­ce­na­rio que hoy te­ne­mos. Es la­men­ta­ble por­que, de ha­ber po­di­do pre­ve­nir el des­abas­to, o por lo me­nos con­tro­lar­lo ba­jo cier­tos már­ge­nes, es po­si­ble que no es­ta­ría­mos arro­ja­dos a la si­tua­ción de ries­go que aho­ra pa­de­ce­mos.

Con to­do, aho­ra eso ya no im­por­ta. La suer­te es­tá echa­da y no hay al­ter­na­ti­va a cru­zar el Ru­bi­cón. Ven­cer o fra­ca­sar. Des­pe­jar el ca­mino pa­ra que el Es­ta­do me­xi­cano re­cu­pe­re sus ca­pa­ci­da­des de con­trol so­bre los bie­nes es­tra­té­gi­cos de la na­ción o que­dar­se en el pan­tano de la cri­mi­na­li­dad, la co­rrup­ción y la de­s­es­pe­ran­za: ésa es la dis­yun­ti­va.

El grue­so de la po­bla­ción ha asu­mi­do las mo­les­tias del des­abas­to con en­te­re­za y ha da­do su res­pal­do al pre­si­den­te. Pe­ro na­die, ni Ló­pez Obra­dor, po­see un ca­pi­tal po­lí­ti­co ili­mi­ta­do. Por eso te­ne­mos que en­ten­der to­do lo que es­tá im­pli­ca­do en es­ta lu­cha.

En úl­ti­ma ins­tan­cia, co­mo al­gu­nos han afir­ma­do: re­cu­pe­rar los duc­tos y po­ner las ga­so­li­nas a sal­vo de los de­lin­cuen­tes —sean hua­chi­co­le­ros o de cue­llo blan­co— equi­va­le a rea­li­zar una se­gun­da ex­pro­pia­ción pe­tro­le­ra. No se­rá po­ca co­sa que el Es­ta­do me­xi­cano sal­va­guar­de los más de 60 mil mi­llo­nes de pe­sos que, se­gún se es­ti­ma, van a pa­rar ca­da año a ma­nos de­lin­cuen­tes co­mo con­se­cuen­cia del ro­bo de com­bus­ti­bles. Ima­gi­ne­mos la sen­sa­ción de op­ti­mis­mo ciu­da­dano que trae­ría un he­cho co­mo és­te.

La cri­sis del des­abas­to de ga­so­li­na que es­ta­mos vi­vien­do no es na­da más un asun­to téc­ni­co, un re­sul­ta­do co­la­te­ral no an­ti­ci­pa­do pro­duc­to de una de­ci­sión in­su­fi­cien­te­men­te pla­ni­fi­ca­da por par­te del go­bierno fe­de­ral. Es eso, pe­ro só­lo en par­te. Na­da de es­to ha­bría ocu­rri­do si los go­bier­nos an­te­rio­res no hu­bie­sen per­mi­ti­do la ex­trac­ción sis­te­má­ti­ca de com­bus­ti­bles de los duc­tos, por los hua­chi­co­le­ros, y tam­po­co la ven­ta de ga­so­li­na no re­por­ta­da en la con­ta­bi­li­dad ofi­cial de Pe­mex, con la com­pli­ci­dad de fun­cio­na­rios y téc­ni­cos de la em­pre­sa. Lo sa­bían y fue­ron omi­sos. El da­ño a la na­ción pro­vo­ca­do por es­tas fa­llas de los go­bier­nos pa­nis­tas y priis­tas es in­cal­cu­la­ble.

¿Cuán­to di­ne­ro ha cos­ta­do al go­bierno, y por en­de a los me­xi­ca­nos co­mu­nes, es­ta ex­trac­ción ilí­ci­ta de com­bus­ti­bles que lle­va dé­ca­das? ¿De qué ma­ne­ra ha re­per­cu­ti­do es­ta san­gría en la sa­lud de la eco­no­mía na­cio­nal y en el bie­nes­tar de la gen­te? ¿Có­mo se su­man es­tos ro­bos de ga­so­li­na al con­jun­to de fac­to­res que pro­du­cen la exa­ge­ra­da de­sigual­dad que ca­rac­te­ri­za a la so­cie­dad me­xi­ca­na? ¿Exis­te al­gu­na re­la­ción en­tre la in­efi­cien­cia de Pe­mex en ge­ne­ral y las al­zas de pre­cios de las ga­so­li­nas y la ex­ce­si­va de­pen­den­cia que pa­de­ce­mos de la com­pra de com­bus­ti­bles re­fi­na­dos en el ex­tran­je­ro?

El ta­ma­ño del pro­ble­ma —la pre­sen­cia ca­da vez más in­con­tro­la­da de hua­chi­co­le­ros y ban­das de cri­mi­na­les, por una par­te, y la ac­ción de­pre­da­do­ra del fun­cio­na­ria­do co­rrup­to que ha di­ri­gi­do y ges­tio­na­do a Pe­mex en co­lu­sión con al­gu­nos em­pre­sa­rios ga­so­li­ne­ros, por la otra— ha­cía im­pos­ter­ga­ble una ac­ción cla­ra del Es­ta­do me­xi­cano.

Es im­pres­cin­di­ble res­pal­dar al go­bierno fe­de­ral por­que es inacep­ta­ble que pre­va­lez­ca es­te gra­do de des­po­jo cri­mi­nal de un re­cur­so que per­te­ne­ce a la na­ción y que cons­ti­tu­ye un fac­tor cru­cial pa­ra la via­bi­li­dad del Es­ta­do me­xi­cano. Vi­vi­mos una cri­sis de se­gu­ri­dad na­cio­nal que de­be ata­jar­se pron­to, con efi­ca­cia coer­ci­ti­va, le­gi­ti­mi­dad po­lí­ti­ca y sus­ten­to le­gal. De su­yo va, por su­pues­to, la so­lu­ción efi­cien­te del pro­ble­ma de abas­to.

Pe­ro es ne­ce­sa­rio man­te­ner un ni­vel mí­ni­mo de cohe­sión en­tre los ciu­da­da­nos y el go­bierno de ma­ne­ra que pue­da cons­truir­se la au­to­ri­dad que és­te ne­ce­si­ta pa­ra ha­cer va­ler la ley e im­plan­tar el or­den.

El go­bierno de Ló­pez Obra­dor en­fren­ta una co­yun­tu­ra ex­tre­ma­da­men­te de­li­ca­da. Si el des­abas­to se re­suel­ve en un pla­zo cor­to, se con­tro­la la ex­trac­ción ilí­ci­ta de com­bus­ti­bles y se ejer­ce ac­ción le­gal con­tra los res­pon­sa­bles de es­tos crí­me­nes con­tra la na­ción, el ca­mino pa­ra México se va des­pe­jar. Por eso, no hay al­ter­na­ti­va: hay que re­sis­tir el des­abas­to y apo­yar al go­bierno fe­de­ral, pe­ro tam­bién exi­gir­le que cas­ti­gue a los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de es­ta si­tua­ción.

To­dos de­be­mos en­ten­der, en es­pe­cial las cla­ses me­dias, que en el in­te­rés de los me­xi­ca­nos es­tá la re­cons­truc­ción del Es­ta­do na­cio­nal. Só­lo un Es­ta­do fuer­te, con ins­ti­tu­cio­nes só­li­das y do­ta­das del con­trol y la ges­tión de los re­cur­sos fun­da­men­ta­les de la na­ción —te­rri­to­rio, mi­nas, pe­tró­leo, ener­gía, bos­ques, in­no­va­ción y ge­ne­ra­ción de co­no­ci­mien­tos e in­te­li­gen­cia— pue­de de­fen­der a la so­cie­dad de la ile­ga­li­dad, la co­rrup­ción y el egoís­mo.

El da­ño pro­vo­ca­do por las fa­llas de los go­bier­nos del PAN y PRI es in­cal­cu­la­ble

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.