Res­pal­do po­pu­lar al hua­chi­col

Milenio Jalisco - - Negocios - J. JE­SÚS RANGEL M. [email protected]

Por mu­cho, el te­ma po­lí­ti­co y fa­mi­liar que es­tá en bo­ca de to­dos es el de la ga­so­li­na y el pro­ble­ma de su dis­tri­bu­ción. Lo im­por­tan­te es que cre­ce el apo­yo so­cial al com­ba­te al hua­chi­co­leo y a la co­rrup­ción re­la­cio­na­da, y a que se rec­ti­fi­có la política de ce­rrar duc­tos de dis­tri­bu­ción de hi­dro­car­bu­ros a es­ca­la na­cio­nal, y a que co­men­zó la des­car­ga de bu­ques con ga­so­li­na y dié­sel de im­por­ta­ción.

No ha si­do ni se­rá fá­cil en­fren­tar a la delincuencia or­ga­ni­za­da que se ocu­pa del ro­bo de hi­dro­car­bu­ros ni con­ven­cer a esa mi­no­ría de la so­cie­dad que apoya los ilí­ci­tos. Los en­fren­ta­mien­tos con­tra las fuer­zas ar­ma­das y las po­li­cías es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les con­ti­núan, pe­ro de nin­gu­na ma­ne­ra hay que ce­der.

El es­pe­cia­lis­ta es­pa­ñol Jo­sé Ig­na­cio Mon­te­ro pu­bli­có en el Ins­ti­tu­to Es­pa­ñol de Es­tu­dios Es­tra­té­gi­cos (IEEE) del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa de España un aná­li­sis so­bre la “Ex­pan­sión del ro­bo de com­bus­ti­ble en México: de ac­ti­vi­dad de­lic­ti­va a fe­nó­meno cri­mi­nal”, don­de re­cor­dó que “es­ta ac­ti­vi­dad se lle­vó a ca­bo en mu­chas oca­sio­nes du­ran­te el pe­rio­do de la Re­vo­lu­ción me­xi­ca­na, pe­ro has­ta la ac­tua­li­dad no se ha­bía da­do de una for­ma im­por­tan­te y sis­te­má­ti­ca”.

Plan­teó una ra­zón más pa­ra com­ba­tir es­te pro­ble­ma: el de las in­ver­sio­nes. Co­men­tó que en el úl­ti­mo In­for­me del presidente En­ri­que Peña Nie­to se es­ti­ma­ron in­ver­sio­nes en el sec­tor pe­tro­le­ro por al­re­de­dor de 191 mil mi­llo­nes de dó­la­res de­ri­va­dos de la re­for­ma ener­gé­ti­ca, y que es “im­pres­cin­di­ble que los in­ver­so­res se en­cuen­tren con se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y es­ta­bi­li­dad política”.

Agre­gó que “las con­ti­nuas ac­cio­nes del cri­men or­ga­ni­za­do y de las ban­das de hua­chi­co­le­ros en re­la­ción al ro­bo de com­bus­ti­ble pue­den trans­mi­tir a las po­ten­cia­les em­pre­sas in­ver­so­ras una sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad, que de­ri­ve en una re­duc­ción de las in­ver­sio­nes que se tie­nen es­ti­ma­das y por ló­gi­ca, la re­for­ma ener­gé­ti­ca ten­dría me­nor im­pac­to eco­nó­mi­ca del es­pe­ra­do. Por ello, el com­ba­te con­tra es­te fe­nó­meno cri­mi­nal es cru­cial, por los tras­tor­nos que ge­ne­ra a ni­vel so­cial y eco­nó­mi­co”.

Mon­te­ro Viei­ra des­ta­có el “no­ta­ble res­pal­do po­pu­lar” ha­cia los hua­chi­co­le­ros, y ci­tó el ca­so de Pue­bla, don­de el número de po­bla­cio­nes afec­ta­das por esos de­lin­cuen­tes cre­ció de for­ma ex­po­nen­cial: en el año 2000 fue­ron nue­ve mu­ni­ci­pios afec­ta­dos por el hua­chi­col; en 2010 su­ma­ron 12, en 2015 lle­gó la ci­fra a 23 y en 2017 al­can­zó 67.

Otro ele­men­to que apro­ve­chó la delincuencia or­ga­ni­za­da, di­jo el ex­per­to, es la “con­ti­nua al­za del precio de las ga­so­li­nas” que ya ori­gi­nó fuer­tes pro­tes­tas. “Es evidente que los gru­pos del cri­men or­ga­ni­za­do y de la delincuencia co­mún han en­ten­di­do que es­tas ten­sio­nes so­cia­les pue­den ser muy be­ne­fi­cio­sas pa­ra ellos, ya que cuen­tan con la ca­pa­ci­dad de sus­traer el com­bus­ti­ble y ven­der­lo a la mi­tad del precio ofi­cial o me­nos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.