Ro­ber­ta Gar­za

“Mé­xi­co es un país ra­cis­ta y cla­sis­ta, y esa in­jus­ti­cia vie­ne des­de la Co­lo­nia”

Milenio Jalisco - - Portada - RO­BER­TA GAR­ZA @ro­ber­tay­que

Cre­cí en una ca­sa don­de se ejer­cía un ra­cis­mo fe­roz y sin cor­ta­pi­sas: quie­nes, a pe­sar de te­ner la piel co­lor la­gar­ti­ja, te­nía­mos el ca­be­llo y los ojos os­cu­ros — ne­gros, en mi ca­so— éra­mos con­mi­se­ra­dos por los pa­rien­tes ru­bios y de ojos cla­ros. “Prie­to” no era un ca­li­fi­ca­ti­vo, sino un jui­cio de valor, y uno cla­ra­men­te ne­ga­ti­vo. Una de las mu­chas ve­ces que hi­ce en­fu­re­cer a mi ma­dre fue cuan­do pre­gun­té por qué los Cris­tos de las Igle­sias te­nían esos lán­gui­dos ojos ver­des, y las es­ta­tuas de las Ma­rías eran siem­pre ru­bias y frá­gi­les, sien­do que no pu­dien­do ser más di­fe­ren­tes de los ha­bi­tan­tes pro­me­dio del Me­dio Orien­te que veía­mos en las no­ti­cias o en los do­cu­men­ta­les en la te­le­vi­sión.

La fu­rio­sa dis­cu­sión desata­da al­re­de­dor del uso del tér­mino pig­men­to­cra­cia es in­di­ca­ti­va del es­co­zor que el te­ma cau­sa más allá de las pa­re­des de mi ca­sa: si bien en Mé­xi­co na­die pen­sa­ría en aga­rrar una me­tra­lle­ta e ir a ma­tar gen­te cu­yos an­ces­tros no pro­ven­gan del Cáu­ca­so —de­cir prie­tos o mo­re­nos, a es­tas al­tu­ras, es re­tar a las per­so­nas con ca­pa­ci­da­des hu­mo­rís­ti­cas di­fe­ren­tes—, co­mo ha­cen los ora­tes del la­do nor­te del Bra­vo, no de­ja de exis­tir, en Mé­xi­co, un mar­ca­do ra­cis­mo. Al­gu­nos di­rán que no, que no es ra­cis­mo sino cla­sis­mo, que­rién­do­le dar una pá­ti­na más mo­der­na al ac­to dis­cri­mi­na­to­rio; la reali­dad es que en el país la acu­mu­la­ción de ri­que­za es in­ver­sa­men­te pro­por­cio­nal a la de me­la­ni­na, y el que es­tos fac­to­res es­tén re­la­cio­na­dos es par­te cen­tral del pro­ble­ma.

Nun­ca fal­ta la pro­ver­bial gen­te blan­ca que pre­ten­de des­car­tar­se del ho­rror re­cla­man­do te­ner “ami­gos prie­tos”, co­mo esos con­ser­va­do­res que pre­su­men te­ner “ami­gos gays”. Pe­ro el en­gru­do re­ba­sa los bien co­no­ci­dos cli­chés, y es­te asun­to no se re­suel­ve en la in­di­vi­dua­li­dad de ca­da bue­na con­cien­cia: los pri­vi­le­gios to­tal­men­te in­me­re­ci­dos de los que go­za la gen­te de tez cla­ra y ras­gos eu­ro­peos so­bre los más os­cu­ros y de ras­gos in­dí­ge­nas son in­dis­cu­ti­bles, jun­to al re­sen­ti­mien­to que eso con­lle­va por par­te del res­pe­ta­ble res­to. Si es­to no fue­ra cier­to, los cien­tos de anun­cios cla­si­fi­ca­dos que es­pe­ci­fi­can co­mo re­qui­si­to de con­tra­ta­ción “tez aper­la­da” de­ja­rían có­mo­da­men­te del la­do el eu­fe­mis­mo sin mie­do a que los lin­cha­ran.

La di­fi­cul­tad aquí es que el tér­mino pig­men­to­cra­cia, con­cep­to útil y ge­nuino en las cien­cias so­cia­les —tal co­mo lo son co­lo­ni­za­ción, di­vi­sión de la­bo­res o acu­mu­la­ción de ca­pi­tal—, fue lan­za­do al rue­do co­mo aci­ca­te de ese ren­cor vi­vo que es la T4, y no co­mo par­te de una dis­cu­sión ma­yor. El en­re­do, por su­pues­to, re­ba­sa al ám­bi­to na­cio­nal: el mun­do oc­ci­den­tal, eu­ro­cén­tri­co, tie­ne co­mo mo­de­lo su­pe­rior al hom­bre blan­co, ru­bio y de ojos cla­ros, y la in­dus­tria cos­mé­ti­ca des­ti­na­da a si­mu­lar lo que na­tu­ra no da, sim­ple­men­te li­mi­tán­do­nos a las muy tó­xi­cas cre­mas acla­ra­do­ras de piel, re­ba­sa ya los 5 mil mi­llo­nes de dó­la­res.

Sí, Mé­xi­co es un país ra­cis­ta y cla­sis­ta, y esa tre­men­da in­jus­ti­cia vie­ne des­de la co­lo­nia. Pe­ro el sus­ti­tuir un tono de piel por otro en el gus­ta­do ar­te de la de­mo­ni­za­ción o del des­pre­cio na­cio­nal no nos sa­ca­rá del abis­mo en el que es­ta­mos.

La acu­mu­la­ción de ri­que­za es in­ver­sa­men­te pro­por­cio­nal a la de me­la­ni­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.