Del Pria­to al Prií­to

Milenio Jalisco - - Al Frente - HÉC­TOR AGUILAR CAMÍN hec­tor.agui­lar­ca­[email protected]­le­nio.com

Hay al­go dra­má­ti­co en la de­ri­va his­tó­ri­ca del Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio I ns ti tuc ion al(PRI ). Di­fí­cil ima­gi­nar, a par­tir de los res­tos que que­dan, al­go de lo que al­gu­na vez fue el par­ti­do he­ge­mó­ni­co de Mé­xi­co.

Pe­no­so es­pec­tácu­lo el de su úl­ti­ma elec­ción in­ter­na, que tie­ne to­dos los vi­sos de una pa­ro­dia. Los ras­gos so­bre­sa­lien­te sde­lPRI en su de­ca­den­cia son los peo­res­ras­gos que acom­pa­ña ron su au­ge. No se di­suel­ve el PRI en su de­ca­den­cia con

lo me­jor sino con lo peor de sí mis­mo.

So­bre­sa­len en el es­ter­tor los vi­cios de la an­ti­gua for­ta­le­za: el triun­fa­dor pac­ta­do en la cú­pu­la, la car­ga­da, el aca­rreo, la com­pra de vo­tos, el re­lleno de ur­nas aun­que la con­tien­da es­tu­vie­ra de­ci­di­da de an­te­mano.

O pre­ci­sa­men­te por eso: pa­ra no de­jar­nos ol­vi­dar que lo que le gus­tó siem­pre a es­te par­ti­do fue­ron las ma­yo­rías so­vié­ti­cas, con­tun­den­tes, ar­ma­das a la le­ga­li­ta o al ale­ga lo­na, se­gún ex­pre­sión­ca­nó­ni­ca de los prag­má­ti­cos es­tra­te­gas de sus bue­nos tiem­pos.

Di­cen que el ac­tual Pre­si­den­te elec­to de la con­tien­da priis­ta di­jo a quien lo qui­so oír que iba a ga­nar por tres ra­zo­nes: por­que te­nía di­ne­ro, por­que te­nía los vo­tos de los go­ber­na­do­res de su par­ti­do y por­que te­nía la sim­pa­tía del Pre­si­den­te.

Pa­ra na­die es un se­cre­to a es­tas al­tu­ras que el PRI bus­ca­rá un nue­vo lu­gar co­mo par­ti­do po­lí­ti­co mi­no­ri­ta­rio a tra­vés del am­pa­ro y de la co­la­bo­ra­ción con el Pre­si­den­te.

El PRI pres­tó ya su pri­mer ser­vi­cio elec­to­ral a la cau­sa de Mo­re­na en la elec­ción de go­ber­na­dor de Pue­bla de es­te año, don­de el PRI ob­tu­vo el 18% de los vo­tos, a cos­ta del can­di­da­to de opo­si­ción que hu­bie­ra po­di­do ga­nar, En­ri­que Cár­de­nas, que per­dió por 11%.

El PRI que so­bre­vi­ve pres­ta­rá ese mis­mo ser­vi­cio en las elec­cio­nes que vie­nen: dis­trae­rá vo­tos de la opo­si­ción pa­ra que pue­dan ga­nar los can­di­da­tos del go­bierno.

Hay una cier­ta ló­gi­ca his­tó­ri­ca en eso: el nue­vo par­ti­do en el go­bierno com­par­te con­vic­cio­nes del an­ti­guo PRI. Eso que los an­ti­guos lla­ma­ban El Idea­rio.

Des­tino me­lan­có­li­co: el PRI pa­sa de ser el par­ti­do he­ge­mó­ni­co de un país a ser el par­ti­do sa­té­li­te de un go­bierno.

Ac­tua­li­zan­do al fa­mo­so di­no­sau­rio de Mon­te­rro­so:

“Cuan­do des­per­ta­ron, el di­no­sau­rio se­guía ahí, pe­ro lo ha­bían vuel­to una la­gar­ti­ja”.

Pa­sa de ser el he­ge­mó­ni­co al par­ti­do sa­té­li­te de un go­bierno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.