Ló­pez Obra­dor de­be re­gre­sar al Con­gre­so

Milenio Jalisco - - Al Frente - JOAQUÍN LÓ­PEZ-DÓRIGA lo­pez­do­ri­[email protected]­le­nio.com @lo­pez­do­ri­ga lo­pez­do­ri­ga.com

Las me­da­llas tam­bién son herencia del pa­sa­do Flo­res­tán

El uno de sep­tiem­bre de 2005, ha­ce 14 años, fue la úl­ti­ma vez que un pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Vi­cen­te Fox, pu­do leer su in­for­me de go­bierno y en­tre­gar sus anexos a la Me­sa Di­rec­ti­va de la Cá­ma­ra de Dipu­tados.

Al año si­guien­te, uno de sep­tiem­bre de 2006, Fox lle­gó a San Lá­za­ro y ya no pu­do en­tre­gar y ni leer su sex­to y úl­ti­mo in­for­me de go­bierno. Una co­mi­sión de dipu­tados le im­pi­dió el pa­so al sa­lón de ple­nos, en el enor­me ves­tí­bu­lo don­de que­dó en­tre sor­pren­di­do e in­cré­du­lo, con sus anexos e in­for­me en las ma­nos.

Hay una ver­sión de que Fox ya sa­bía, pe­ro nun­ca se con­fir­mó. Pe­ro pu­do más la opo­si­ción en­ca­be­za­da por PRD y PRI, y se aca­bó lo que ellos mis­mos lla­ma­ban Día del Pre­si­den­te, cuan­do siem­pre de­bió ser el Día del Con­gre­so, que ja­más pu­do o qui­so reivin­di­car an­te aque­llas pre­si­den­cias im­pe­ria­les del si­glo 20.

Ya con Fe­li­pe Cal­de­rón, tras su, por vio­len­ta, atro­pe­lla­da to­ma de po­se­sión el vier­nes 1 de di­ciem­bre de 2006, que lue­go ca­li­fi­ca­ría co­mo una in­ten­to­na de gol­pe de Es­ta­do cons­ti­tu­cio­nal, en­ca­be­za­da y ope­ra­da por aquel PRD de Ló­pez Obra­dor que en­ca­de­nó el re­cin­to, to­ma­do por sus le­gis­la­do­res y aso­cia­dos pa­ra im­pe­dir que le to­ma­ran pro­tes­ta, lo que evi­tó con el co­no­ci­mien­to que te­nía del lu­gar y el apo­yo del Es­ta­do Ma­yor Pre­si­den­cial.

Cal­de­rón qui­so re­cu­pe­rar la fe­cha y así, lo más que le con­ce­die­ron es que el sá­ba­do 1 de sep­tiem­bre de 2007, pu­die­ra en­trar al sa­lón de ple­nos so­lo pa­ra anun­ciar que iba a en­tre­gar el in­for­me. Lo mis­mo su­ce­dió en 2008, y ya pa­ra 2009, ni eso. Lo man­dó con su se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción, San­tia­go Creel.

Aho­ra, den­tro de la cuar­ta trans­for­ma­ción, el pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor se plan­teó re­cu­pe­rar ese día y ce­re­mo­nia y acu­dir al Con­gre­so a en­tre­gar el in­for­me y dar un men­sa­je. Y to­do iba bien has­ta que al­go se atra­ve­só y lo de­ja­ron pa­ra me­jor mo­men­to y evi­tar el ries­go de la tri­bu­na con una dis­mi­nui­da pe­ro ri­jo­sa opo­si­ción, co­mo en el pa­sa­do lo fue aquel PRD.

Pe­ro lo lee­rá en el Zó­ca­lo.

RETALES

1. PIE­DRA. Mé­xi­co de­be ser la úni­ca de­mo­cra­cia en la que el pre­si­den­te so­lo acu­de al Con­gre­so una vez al año y de me­ro in­vi­ta­do de pie­dra, cuan­do asis­te al re­cin­to de Xi­co­tén­catl, a ver có­mo y a quién en­tre­gan la me­da­lla Be­li­sa­rio Do­mín­guez;

2. TIPAZO. Car­los Bre­mer, el em­pre­sa­rio y fi­nan­cie­ro re­gio, me di­jo ayer que no co­no­ce la ca­sa de Zhen­li Ye Gon que com­pró en la su­bas­ta del do­min­go en 102 mi­llo­nes de pe­sos, y que no sa­be aún qué ha­rá con ella. Qui­zá un mu­seo, me di­jo; y

3. ME­DA­LLAS. Tras el éxi­to his­tó­ri­co pa­ra el de­por­te na­cio­nal en los Pan ame­ri­ca­nos de Li­ma, la di­rec­to­ra de­Co na­de, AnaGa­bri el aGue va­ra, en­tre­gó una me­da­lla al pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor por su apo­yo, cuan­do ha­ce po­co re­cla­ma­ba que le hu­bie­ran re­cor­ta­do el pre­su­pues­to. E in­sis­to con Flo­res­tán: Esas me­da­llas son herencia del pa­sa­do.

Nos ve­mos ma­ña­na, pe­ro en pri­va­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.