Más allá de los re­cor­tes a los par­ti­dos

Milenio Jalisco - - Al Frente - LEOPOLDO GÓ­MEZ

El em­pla­za­mien­to que el Pre­si­den­te hi­zo a los par­ti­dos pa­ra que de­vuel­van cuan­do me­nos la mi­tad de los más de 5 mil mi­llo­nes de pe­sos asig­na­dos por el INE re­sue­na bien en la opi­nión pú­bli­ca. Fue­ra de los li­de­raz­gos par­ti­dis­tas, no ima­gino a mu­chos me­xi­ca­nos apro­ban­do la en­tre­ga de esas can­ti­da­des de di­ne­ro.

El plan­tea­mien­to tie­ne sen­ti­do des­de una pers­pec­ti­va de fi­nan­zas pú­bli­cas y de im­pac­to so­cial del gas­to. Son

po­cos paí­ses don­de los par­ti­dos re­ci­ben tan­tos re­cur­sos. Y, sin em­bar­go, hay al­go aún más es­can­da­lo­so: las enor­mes can­ti­da­des de di­ne­ro ilí­ci­to con que los par­ti­dos han per­ver­ti­do la com­pe­ten­cia elec­to­ral.

A pe­sar de los in­ne­ga­bles avan­ces de la re­for­ma de 1996, la apues­ta por un es­que­ma ge­ne­ro­so de fi­nan­cia­mien­to pú­bli­co no ha fun­cio­na­do en lo fun­da­men­tal.

Es de­ba­ti­ble si la al­ter­nan­cia fue en par­te po­si­ble por el ac­ce­so de las opo­si­cio­nes al fi­nan­cia­mien­to pú­bli­co, pe­ro de lo que no hay du­da es de que esa in­yec­ción de di­ne­ro no sir­vió —co­mo fue plan­tea­do en aque­lla re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal— pa­ra “dis­mi­nuir el ries­go de que in­tere­ses ile­gí­ti­mos pue­dan com­pro­me­ter los ver­da­de­ros fi­nes de los par­ti­dos, en­tur­biar el ori­gen de sus re­cur­sos y ha­cer me­nos equi­ta­ti­va la con­tien­da”.

To­dos los par­ti­dos po­drían re­nun­ciar al 75 por cien­to de lo que el INE les ha asig­na­do, tal co­mo lo anun­ció Mo­re­na, e in­clu­so po­dría re­for­mar­se la Cons­ti­tu­ción pa­ra ha­cer­lo obli­ga­to­rio. Sin em­bar­go, de po­co o na­da ser­vi­rá a nues­tra de­mo­cra­cia si si­guen flu­yen­do re­cur­sos ile­ga­les des­de los go­bier­nos, el sec­tor pri­va­do e in­clu­so el cri­men or­ga­ni­za­do.

El be­ne­fi­cio de los aho­rros en la ha­cien­da pú­bli­ca pa­li­de­ce fren­te al que se lo­gra­ría no so­lo en el ám­bi­to de la com­pe­ten­cia elec­to­ral sino en el com­ba­te a la co­rrup­ción con un con­trol mu­cho más efec­ti­vo de los in­gre­sos y gas­tos de los par­ti­dos. Y eso exi­gi­ría sa­ber de dón­de pro­vie­ne y a dón­de va a pa­rar ca­da pe­so que en­tra a sus ar­cas.

Es­te es el ob­je­ti­vo úl­ti­mo que ten­dría que guiar cual­quier cam­bio en el es­que­ma de fi­nan­cia­mien­to a par­ti­dos. Tran­si­tar de la in­ge­nui­dad a una ver­da­de­ra de­mo­cra­cia re­quie­re, co­mo lo di­jo ha­ce años Je­sús Sil­va-Her­zog Már­quez, que la com­pe­ten­cia par­ti­dis­ta es­té ci­men­ta­da en el de­re­cho. Es jus­to aquí don­de el es­fuer­zo ma­yor ha de con­cen­trar­se.

Se de­be sa­ber adón­de va a pa­rar ca­da pe­so da­do a los par­ti­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.