¿De­ben los mi­nis­tros de cul­to ser vo­ta­dos?

Milenio Jalisco - - México - RO­BER­TO BLANCARTE ro­ber­[email protected]­le­nio.com

Nin­gu­na li­ber­tad es ab­so­lu­ta y por eso el de­re­cho es­ta­ble­ce los lí­mi­tes de to­das las li­ber­ta­des; pa­ra que ca­da quien pue­da go­zar de ellas, sin per­ju­di­car a los de­más. Por eso, la dis­cu­sión so­bre si los mi­nis­tros de cul­to de­ben te­ner de­re­cho a ser vo­ta­dos se de­be en­mar­car en el con­tex­to es­pe­cí­fi­co de lo que ca­da so­cie­dad con­si­de­ra ade­cua­do: no hay de­re­chos ab­so­lu­tos que se pue­dan re­cla­mar ba­sán­do­se en lo que su­ce­de en otros la­dos. Lo que en un lu­gar es nor­mal en otro pue­de ser una abe­rra­ción. En Ale­ma­nia, el par­ti­do na­zi y el na­zis­mo es­tán prohi­bi­dos, pe­ro en Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, am­bos es­tán per­mi­ti­dos. Se en­tien­de por qué hay una di­fe­ren­cia en­tre am­bos. En Eu­ro­pa, ne­gar la exis­ten­cia del Ho­lo­caus­to es un de­li­to; en otros lu­ga­res no. Se pue­de en­ten­der por qué lo que al­gu­nos con­si­de­ra­rían una li­mi­ta­ción a la li­ber­tad de ex­pre­sión, en otros for­ma par­te de una lu­cha con­tra el an­ti­se­mi­tis­mo. En Fran­cia la “bur­ka” (ves­ti­men­ta que cu­bre la to­ta­li­dad del cuer­po sal­vo una re­ji­lla pa­ra mi­rar) es­tá prohi­bi­da en las ca­lles y el ve­lo is­lá­mi­co no se per­mi­te en la es­cue­la pú­bli­ca, mien­tras que en In­gla­te­rra cual­quie­ra pue­de usar esa in­du­men­ta­ria. Si uno co­no­ce la cen­tra­li­dad que la es­cue­la pú­bli­ca tie­ne pa­ra la Re­pú­bli­ca fran­ce­sa, eso no de­be­ría cau­sar ex­tra­ñe­za. En Mé­xi­co el ar­tícu­lo 130 es­ta­ble­ce que “que­da es­tric­ta­men­te prohi­bi­da la for­ma­ción de to­da cla­se de agru­pa­cio­nes po­lí­ti­cas cu­yo tí­tu­lo ten­ga al­gu­na pa­la­bra o in­di­ca­ción cual­quie­ra que la re­la­cio­ne con al­gu­na con­fe­sión re­li­gio­sa”. Tam­bién di­ce que “no po­drán ce­le­brar­se en los tem­plos reunio­nes de ca­rác­ter po­lí­ti­co”. El ar­tícu­lo se­ña­la­do afir­ma igual­men­te: “los mi­nis­tros de cul­tos no po­drán desem­pe­ñar car­gos pú­bli­cos. Co­mo ciu­da­da­nos ten­drán de­re­cho a vo­tar, pe­ro no a ser vo­ta­dos. Quie­nes hu­bie­ren de­ja­do de ser mi­nis­tros de cul­to con la an­ti­ci­pa­ción y en la for­ma que es­ta­blez­ca la ley po­drán ser vo­ta­dos”. A mu­cha gen­te de otros paí­ses es­tas prohi­bi­cio­nes les pue­den cau­sar ex­tra­ñe­za. Pe­ro no a cual­quie­ra que co­noz­ca la his­to­ria de Mé­xi­co y las ra­zo­nes que lle­va­ron a las mis­mas. Pe­ro más allá de la his­to­ria, lo cier­to es que, si nos fi­ja­mos bien, los mi­nis­tros de cul­to no tie­nen una prohi­bi­ción ab­so­lu­ta pa­ra desem­pe­ñar car­gos pú­bli­cos. Lo úni­co que ha­cen nues­tras le­yes es es­ta­ble­cer de­ter­mi­na­dos tiem­pos pa­ra que, con la an­ti­ci­pa­ción y la for­ma de­bi­das, se se­pa­ren de su mi­nis­te­rio pa­ra po­der ac­ce­der a di­chos car­gos. No es na­da ex­tra­ño ni ab­so­lu­ta­men­te ra­ro. La mis­ma prohi­bi­ción la tie­nen los mi­li­ta­res, quie­nes tie­nen que pe­dir li­cen­cia y apar­tar­se de cual­quier man­do de tro­pa pa­ra po­der as­pi­rar a un car­go de elec­ción po­pu­lar. ¿Es­tá mal? ¿De­be­rían los mi­li­ta­res po­der con­ser­var su man­do mi­li­tar y, aún así, te­ner car­gos pú­bli­cos y de re­pre­sen­ta­ción po­pu­lar? ¿Se les es­tán vio­lan­do sus de­re­chos hu­ma­nos? Yo creo que no, co­mo tam­po­co se les es­tán vio­lan­do sus de­re­chos a los mi­nis­tros de cul­to. Hay un sim­ple y sano ejer­ci­cio de se­pa­ra­ción de es­fe­ras de ac­ción, muy acor­de con nues­tra tra­yec­to­ria his­tó­ri­ca y nues­tras ne­ce­si­da­des ac­tua­les de dis­tin­guir los ám­bi­tos de la re­li­gión y de la po­lí­ti­ca.

No tie­nen prohi­bi­ción to­tal pa­ra ejer­cer car­gos pú­bli­cos, so­lo tiem­pos de­ter­mi­na­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.