Los ni­ños, da­ño co­la­te­ral de las re­da­das en Mi­si­si­pi

Nue­va re­gla. La nor­ma­ti­va, que se­rá pu­bli­ca­da ma­ña­na, en­tra­rá en vi­gor has­ta den­tro de dos me­ses

Milenio Jalisco - - México - ABRAHAM RE­ZA, EN­VIA­DO EFE

En el in­te­rior de la igle­sia de San Lau­rel, Mi­si­si­pi, al me­nos 20 his­pa­nos es­cu­chan aten­tos las re­co­men­da­cio­nes de un gru­po de abo­ga­dos que de for­ma vo­lun­ta­ria se han acer­ca­do a ayu­dar­les. La ma­yo­ría de los pre­sen­tes son mu­je­res me­xi­ca­nas acom­pa­ña­das de uno o dos pe­que­ños. A di­fe­ren­cia de otros días, hoy tie­nen el ros­tro pá­li­do.

Esos ni­ños que no tie­nen áni­mo ni de per­der­se en el te­lé­fono mó­vil son­los­hi­jos­deal­gu­nos­de­los­hom­bres y mu­je­res que fue­ron de­te­ni­dos tras las re­da­das a sie­te plan­tas pro­ce­sa­do­ras de po­llo en el es­ta­do. Es­tán ahí por­que des­de el miér­co­les 7 de agos­to no han po­di­do co­mu­ni­car­se con sus pa­dres.

Al­gu­nos fue­ron lle­va­dos por su ma­dres. Otros so­lo por su pa­pá. Y tam­bién es­tán aque­llos que son acom­pa­ña­dos por sus tíos o ve­ci­nos. Lo que tie­nen en co­mún es que su fa­mi­lia es­tá ro­ta y qui­zá por eso, por ra­tos, per­ma­ne­cen con la mi­ra­da fi­ja en un pun­to, co­mo si es­tu­vie­ran per­di­dos. Tam­bién hay otros que lu­cen ca­biz­ba­jos y con las ca­ras lar­gas.

“Son pe­que­ños y son los que más su­fren en es­ta si­tua­ción”, di­ce la abo­ga­da, Kar­la Váz­quez, de la fir­ma El­mo­re & Pe­ter­son Law, que se ha de­di­ca­do a asis­tir a los me­xi­ca­nos de­te­ni­dos lue­go de que ICE pu­sie­ra de ca­be­za es­ta es­qui­na del es­ta­do.

En es­te gru­po de al me­nos 35 ni­ños hay de­ce­nas de his­to­rias que coin­ci­den en la in­cer­ti­dum­bre, el

mie­do, el co­ra­je y la tris­te­za. Tres de és­tas son las Wendy Men­do­za, Jo­séGon­zá­lez­yMe­la­nieGon­zá­lez, pe­que­ños­que­ni­si­quie­rahan­po­di­do re­gre­sar a la es­cue­la por te­mor a que les sean arre­ba­ta­dos aque­llos in­te­gran­tes de su fa­mi­lia que aún les que­dan li­bres.

Wendy tie­ne 14 años y es la úni­ca de su fa­mi­lia que sí na­ció en Es­ta­do­sU­ni­dos.Ha­lle­ga­doa­lai­gle­sia ca­tó­li­ca acom­pa­ña­da de su ma­dre, que asis­tió en bus­ca de una op­ción pa­ra sa­car a su es­po­so, Ra­món Gon­zá­lez, de la ba­se mi­li­tar en Flo­wood a la que fue lle­va­do jun­to con el res­to de los de­te­ni­dos.

Mien­tras Wendy es­pe­ra a su ma­dre, re­cuer­da que un día an­tes de la re­da­da su pa­dre ha­bía llo­ra­do con ella, pues se de­cía or­gu­llo­so de ver­la en­trar a high school. Sí, la ma­ña­na del miér­co­les to­das las es­cue­las del es­ta­do ini­cia­ban un nue­vo ci­clo es­co­lar.

Tras ese pri­mer día, el re­gre­so a ca­sa de Wendy no fue lo que es­pe­ra­ba: al ba­jar del au­to­bús es­co­lar es­ta­ba su her­mano es­ta­cio­na­do fren­te a la ca­sa. Ad­mi­te que le pa­re­ció un mal au­gu­rio.

“Él nun­ca lle­ga tem­prano y por eso­sa­bía­que­las­co­sas­noi­ban­bien. Al en­trar con­fir­mé lo peor, mi pa­dre ha­bía si­do de­te­ni­do por agen­tes del ICE mien­tras em­pa­ca­ba po­llo en la fá­bri­ca”, com­par­te.

Cuan­do Wendy se ale­ja la si­guien­te en acer­car­se es Me­la­nie Gon­zá­lez, una pe­que­ña de 12 años que a di­fe­ren­cia de los otros me­no­res, sí es­tá con su ma­má y pa­pá, pe­ro le­jos de su tía.

Su ca­so no es me­nos preo­cu­pan­te. La ma­ña­na del miér­co­les una de las pri­me­ras mu­je­res a las que de­tu­vo el ICE fue a su tía Fran­cis­ca Gon­zá­lez. La preo­cu­pa­ción que tie­ne en vi­lo a es­ta pe­que­ña ra­di­ca en la sa­lud de aque­lla mu­jer de 43 años que no sa­be leer ni es­cri­bir.

“Los doc­to­res di­je­ron que no pue­de es­tre­sar­se por­que si lo ha­ce le pue­de dar un co­ma dia­bé­ti­co y eso me tie­ne ate­rra­da. Ayer ha­bla­mos con ella y en lo úni­co que pien­sa es en que­rer sa­lir de ahí pa­ra po­der pa­gar su ca­sa y en­viar­le di­ne­ro a sus hi­jas que vi­ven en Mé­xi­co”, com­par­te la pe­que­ña mien­tras tar­ta­mu­dea, sus­pi­ra y lle­va las ma­nos a su ros­tro.

De acuer­do con Kar­la Váz­quez, la ase­so­ra ju­rí­di­ca de El­mo­re & Pa­ter­son, tan so­lo en el con­da­do de Fo­rest al me­nos 150 ni­ños, hi­jos de mi­gran­tes, de­ja­ron de asis­tir a cla­ses des­de jue­ves 8 de agos­to. La ra­zón, los me­no­res tie­nen mie­do de que de­ten­gan a sus fa­mi­lia­res y que al re­gre­sar no los en­cuen­tren.

Uno de ellos es José, quien por ser el hi­jo ma­yor de Pe­dro, de­ci­dió noa­bor­da­re­lau­to­bú­ses­co­lar,pues di­ce, tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de cui­dar a su ma­dre y dos her­ma­nos has­ta que re­gre­se su pa­pá.

“No en­tien­do por qué si es una per­se­cu­ción de bad hom­bres, el pre­si­den­te Trump es­tá de­te­nien­do­ahom­bres­bue­nos­que­so­lo­bus­ca­nu­na­me­jor­vi­da­pa­ra­no­sos­tros, sus hi­jos”, fi­na­li­za el me­nor con una mue­ca de co­ra­je. El go­bierno del pre­si­den­te Do­nald Trump anun­ció una nor­ma que re­du­ce la can­ti­dad de mi­gran­tes le­ga­les a los que se les per­mi­te in­gre­sar y re­si­dir en el país, al fa­ci­li­tar el re­cha­zo de las so­li­ci­tu­des de los per­mi­sos de re­si­den­cia, co­no­ci­dos co­mo green cards ("tar­je­tas ver­des"), o de al­gu­nos vi­sa­dos.

ElDe­par­ta­men­to­deSe­gu­ri­dad Na­cio­nal­deEU(DHS)dioa­co­no­cer una ver­sión de la re­gla, que es­tá di­se­ña­da pa­ra que los mi­gran­tes con ba­jos in­gre­sos no pue­dan lle­gar o per­ma­ne­cer en el país.

La nor­ma­ti­va, que se­rá pu­bli­ca­da ofi­cial­men­te el miér­co­les, en­tra­rá en vi­gor 60 días des­pués de su pu­bli­ca­ción.

Así, Es­ta­dos Uni­dos po­drá de­ter­mi­nar si el mi­gran­te se ha con­ver­ti­do en una “car­ga pú­bli­ca” pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción, es de­cir, si “de­pen­de prin­ci­pal­men­te” de la asis­ten­cia de los fon­dos pú­bli­cos pa­ra sub­sis­tir, y lue­go can­ce­lar su es­ta­tus de mi­gra­ción.

De es­te mo­do, una per­so­na po­see­do­ra de la tar­je­ta de re­si­den­te per­ma­nen­te o de al­gún ti­po de vi­sa­do con­se­gui­do por la vía le­gal pue­de ver afec­ta­da su si­tua­ción en el país en ca­so de no po­der man­te­ner su eco­no­mía per­so­nal sin ayu­das del go­bierno.

Gru­pos de­fen­so­res de los mi­gran­tes han ar­gu­men­ta­do que es­ta re­gla dis­cri­mi­na­rá a los in­mi­gran­tes de los paí­ses más po­bres, man­ten­drá a las fa­mi­lias se­pa­ra­das y alen­ta­rá a los re­si­den­tes le­ga­les a re­nun­ciar a ayu­da pú­bli­ca que pro­ba­ble­men­te ne­ce­si­ten pa­ra sub­sis­tir.

Es­tas or­ga­ni­za­cio­nes tam­bién ase­gu­ran que la nor­ma­ti­va pe­na­li­za­rá a los mi­gran­tes con vi­sa­do de tra­ba­jo que ne­ce­si­tan al­gu­na asis­ten­cia pú­bli­ca de ma­ne­ra tem­po­ral.

Los mi­gran­tes de la ter­ce­ra edad, mu­chos de los cua­les ob­tie­nen me­di­ca­men­tos re­ce­ta­dos a ba­jo cos­to a tra­vés de pro­gra­mas sub­si­dia­dos, tam­bién pue­den ver­se obli­ga­dos a de­jar esas ayu­das o arries­gar­se a ser con­si­de­ra­dos “car­ga pú­bli­ca”, lo que no les per­mi­ti­rá man­te­ner el es­ta­tus de re­si­den­te le­gal.

En las úl­ti­mas se­ma­nas, Trump ha mos­tra­do mano du­ra tam­bién con­tra la in­mi­gra­ción ile­gal, al or­de­nar la de­ten­ción de 680 in­mi­gran­tes du­ran­te una re­da­da ma­si­va en seis ciu­da­des del es­ta­do de Mi­si­si­pi.

No en­tien­den por qué si la lu­cha de Trump es con­tra los bad hom­bres, sus pa­pás es­tán de­te­ni­dos

ES­PE­CIAL

Me­la­nie (iz­quier­da) sí es­tá con sus pa­pás, pe­ro le preo­cu­pa la sa­lud de su tía de­te­ni­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.