Hua­chi­co­le­ros, del amor y otras ma­ra­vi­llas

Milenio Jalisco - - M2 - SU­SA­NA MOSCATEL su­sa­[email protected]­le­nio.com

Ca­da día amo más a Ma­no­lo Ca­ro, no so­lo por­que es un ma­ra­vi­llo­so ser hu­mano, es­cri­tor y di­rec­tor, sino por­que po­ca gen­te me pue­de sor­pren­der y ha­cer reír co­mo él. Sé que a mu­chos de us­te­des les lle­gó, se­gu­ra­men­te por What­sApp, un men­sa­je del chat de her­ma­nos de la fa­mi­lia De la Mo­ra, a quien ya es­ta­mos to­dos de­ses­pe­ra­dos por ver des­de el fi­nal de la pri­me­ra tem­po­ra­da de la se­rie en Net­flix y quie­nes han es­ta­do tra­ba­jan­do en las si­guien­tes tem­po­ra­das mien­tras que mez­clan va­rios pro­yec­tos sin freno en es­tos me­ses que han pa­sa­do.

Tam­bién sa­be­mos que Ve­ró­ni­ca Cas­tro, quien es­tu­vo más allá de di­vi­na en la pri­me­ra tem­po­ra­da, pi­dió más di­ne­ro del que era po­si­ble pa­gar­le pa­ra que el pro­yec­to si­guie­ra sien­do via­ble. Pe­ro lo in­creí­ble es que eso no re­pre­sen­tó el fin de na­da. De he­cho, abre mu­chas po­si­bi­li­da­des por­que el re­par­to es es­pec­ta­cu­lar y, sea­mos ho­nes­tos, el per­so­na­je de Ce­ci Suá­rez, quien apa­ren­te­men­te to­ma Ta­fil en vez de ali­men­tos, se ro­bó la ma­yo­ría de las car­ca­ja­das, las sá­ti­ras, los me­mes y, en ge­ne­ral, la aten­ción del pro­yec­to. Es­to ha lle­ga­do a tal gra­do de que se le tie­ne que pe­dir a mu­chos de los re­por­te­ros que va­yan a en­tre­vis­tar a Ce­ci por cual­quier te­ma, que no le pi­dan que ha­ble co­mo Pau­li­na, que no ha­ga pro­mos pa­ra sus pro­gra­mas, pod­casts o es­ta­cio­nes de ra­dio con la voz dePau­li na. Eso en las en­tre­vis­tas for­ma­les, ya me ima­gino cuán­ta gen­te la de­be de­te­ner en la ca­lle a pe­dir que le “Pau­li­na” ha­blé con al­gún fan de su fa­mi­lia por te­lé­fono.

To­das es­tas son se­ña­les de éxi­to, a pe­sar de la la­ta que re­pre­sen­ten pa­ra la ac­triz, y lo me­jor que po­dían ha­cer con ello, pa­ra em­pe­zar a ca­len­tar la se­gun­da tem­po­ra­da (y la ter­ce­ra que ya es­tá más que ase­gu­ra­da). Sin em­bar­go, na­die se es­tá sen­tan­do en sus lau­re­les, mu­cho me­nos Ma­no­lo, y ad­mi­to que con to­do y una to­ne­la­da de se­ries e in­for­ma­ción, no pue­de evi­tar sol­tar la car­ca­ja­da con ese What­sApp de un nú­me­ro ex­tra­ño con la voz dePau­li na, enoján­do­se con sus her­ma­nos por­que le da­ban lar­gas pa­ra “ha­blar so­bre lo de su ma­má”, y sol­tar uno de esos men­sa­jes de voz épi­cos don­de de Hua­chi­co­le­ros del amor y Co­ra­zón de mo­tel no los ba­ja.

No so­lo es un te­ma de te­ner gran­des con­te­ni­dos cuan­do más ne­ce­si­ta­mos al­go que nos ha­ga reír. Es cues­tión de sa­ber usar to­das las he­rra­mien­tas pa­ra que quien re­ci­be es­ta in­for­ma­ción de es­ta ma­ne­ra, lo to­me co­mo un chis­te per­so­nal, un buen mo­men­to, un bre­ve ade­lan­to en for­ma de re­ga­lo y se pren­da de nue­vo el en­tu­sias­mo. Amo ver el éxi­to de gen­te que nun­ca en­ten­dió el “no se pue­de” y creó his­to­rias has­ta que el mun­do en­te­ro se dio cuen­ta. Amo más que una ma­la no­ti­cia, co­mo la sa­li­da de Ve­ró­ni­ca Cas­tro de la se­rie, la pue­dan con­ver­tir en un gran gi­ro pa­ra con­ti­nuar la tra­ma. Asun­to que le hu­bie­ra ve­ni­do muy bien al mis­mo Net­flix­co­notr ad e sus“ca­sas” la de las car­tas. Sí Frank Un­der­wood te­nía que mo­rir por las ac­cio­nes de Ke­vin Spa­cey, ya sa­be­mos que, res­pe­tan­do el tono de la se­rie, ha­bía me­jo­res for­mas de ha­cer­lo. Lo bueno es que Net­flix ya le pu­so “ca­sa” a Ma­no­lo Ca­ro y ten­drán un gran ase­sor, por si al­go así vuel­ve a pa­sar.

Si Frank Un­der­wood te­nía que mo­rir por las ac­cio­nes de Ke­vin Spa­cey, ha­bía me­jo­res for­mas de ha­cer­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.