¿Exis­te el PRI?

¿Se con­ver­ti­rá el PRI en el sa­té­li­te de Mo­re­na? ¿Aca­so no era la se­mi­lla de Mo­re­na? Por cier­to, to­dos los go­ber­na­do­res priis­tas, con la ex­cep­ción de Clau­dia Pa­vlo­vich (So­no­ra), die­ron su res­pal­do pú­bli­co a Ale­jan­dro Mo­reno...

Milenio Jalisco - - Al Cierre - GIL GAMÉS gil.ga­[email protected]­le­nio.com Gil s’en va

Gil tie­ne se­rias du­das de que el par­ti­do he­ge­mó­ni­co du­ran­te años en Mé­xi­co exis­ta. La elec­ción del nue­vo pre­si­den­te del Co­mi­té Eje­cu­ti­vo Na­cio­nal (CEN) del PRI así lo de­mues­tra. No se apre­su­ren, tran­cui­los, Gamés ya sa­be que go­bier­nan mu­chos es­ta­dos, que son un cen­tro de po­der po­lí­ti­co (ah, es­to sue­na bien, ¿no, Ali­to?). La ver­dad sea di­cha (mu­le­ti­lla pa­tro­ci­na­da por Mo­re­na en pleno), el PRI ago­ni­za. Di­cen que de su pa­drón de 6 mi­llo­nes vo­ta­ron un mi­llón 500, y que 80% lo hi­zo a fa­vor de Ale­jan­dro Mo­reno Cár­de­nas. Una apla­na­do­ra. Una mul­ti­tud que apo­ya a Ali­to, o AMLITO, co­mo le di­cen mu­chos, sa­lió de sus ca­sas a vo­tar por él. Se­rio: im­pre­sen­ta­bles, las si­mu­la­cio­nes priis­tas siem­pre fue­ron así, por­que te­nían el po­der, sin el po­der so­lo pa­re­cen ri­dícu­los, de­cré­pi­tos, in­ser­vi­bles.

La elec­ción

La lec­to­ra y el lec­tor y le lec­te­re lo sa­ben: José Na­rro re­nun­ció a la con­tien­da y al par­ti­do de­nun­cian­do con­di­cio­nes de inequi­dad y un pa­drón ma­ni­pu­la­do. Las fór­mu­las com­pe­ti­do­ras pa­ra la pre­si­den­cia y se­cre­ta­ría ge­ne­ral del CEN fue­ron las si­guien­tes: Ivon­ne Or­te­ga (ex go­ber­na­do­ra de Yu­ca­tán) jun­to con José En­car­na­ción Al­fa­ro. Lo­re­na Pi­ñón jun­to con Da­niel San­tos. Ale­jan­dro Mo­reno (ex go­ber­na­dor de Cam­pe­che) jun­to con Ca­ro­li­na Vig­giano (ex dipu­tada fe­de­ral y ex pri­me­ra da­ma de Coahui­la, cón­yu­ge de Ru­bén Mo­rei­ra).

Ah, la sor­pre­sa; ah, la no­ve­dad; ah, la trans­pa­ren­cia: AMLITO ga­nó, y por mu­cho. Ale­jan­dro Mo­reno era el fa­vo­ri­to en to­das las en­cues­tas de la elec­ción in­ter­na. Tan­to José Na­rro, en su mo­men­to, co­mo Ivon­ne Or­te­ga de­nun­cia­ron que Ale­jan­dro Mo­reno pre­su­mió el apo­yo del pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor pa­ra su can­di­da­tu­ra.

¿Se con­ver­ti­rá el PRI en el sa­té­li­te de Mo­re­na? ¿Aca­so no era la se­mi­lla de Mo­re­na? Por cier­to, to­dos los go­ber­na­do­res priis­tas, con la ex­cep­ción de Clau­dia Pa­vlo­vich (So­no­ra), die­ron su res­pal­do pú­bli­co a Ale­jan­dro Mo­reno.

Deu­das

El PRI se ha con­ver­ti­do en la ma­da­me Bo­vary de la po­lí­ti­ca me­xi­ca­na: las deu­das lo ago­bian y no sa­be­mos si los acree­do­res lo lle­va­rán al sui­ci­dio. Una no­ta de Héc­tor Gu­tié­rrez y Ariad­na Or­te­ga en el por­tal Ex­pan­sión di­ce es­to: “El PRI pa­só de ser el par­ti­do con el ma­yor fi­nan­cia­mien­to pú­bli­co, a arras­trar pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, al gra­do de con­tra­tar una deu­da por 196 mi­llo­nes 373 mil pe­sos pa­ra cu­brir los gas­tos or­di­na­rios del CEN, en me­dio de su elec­ción in­ter­na pa­ra se­lec­cio­nar a su pró­xi­mo di­ri­gen­te”.

La mis­ma no­ta en Ex­pan­sión di­ce es­to: “Es la pri­me­ra vez des­de 2016 —cuan­do el INE em­pe­zó a ha­cer pú­bli­cos los re­por­tes tri­mes­tra­les de los par­ti­dos— que (el PRI) tie­ne un dé­fi­cit de 23 mi­llo­nes 569 mil 282 pe­sos, en los pri­me­ros me­ses de es­te 2019.”

Otro da­to apor­ta­do por la no­ta de Ex­pan­sión: “Tras su de­ba­cle elec­to­ral en las elec­cio­nes del 1 de julio de 2018, el tri­co­lor re­ci­bió en 2019 un fi­nan­cia­mien­to or­di­na­rio de 811 mdp, 51.5% me­nos que los mil 675 mi­llo­nes que re­ci­bió el año pa­sa­do.”

Gil acep­ta que le da cier­ta nos­tal­gia el PRI que no pue­de lle­nar Mo­re­na. Aque­llos tiem­pos, ca­ray, esa épo­ca en la cual el pre­si­den­te Lió­pez Obra­dor mi­li­ta­ba en el tri­co­lor. ¿Ha­re­mos elec­cio­nes in­ter­nas, se­ñor? No sea ri­dícu­lo, el di­ri­gen­te se lla­ma AMLITO y pun­to y se aca­bó. No gas­te di­ne­ro. ¿Pre­sen­te o pa­sa­do? Más bien fu­tu­ro.

Aun­que es­tán con una mano atrás y otra ade­lan­te, la no­ta de Ex­pan­sión re­ma­ta: “de acuer­do con in­for­ma­ción del INE, el Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal no ha im­pues­to po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad. En su pri­mer re­por­te, re­gis­tró con­tra­tos por 278.5 mi­llo­nes de pe­sos (mdp), en los que se en­cuen­tra uno de 20 mdp pa­ra vue­los pri­va­dos y otro de 40.6 mdp pa­ra es­tra­te­gias de me­dios, en­tre otros”. Si­gan así, com­pa­ñe­ros del tri­co­lor, van bien. ¿Quién ga­na? Mo­re­na ,¿ ha­ce fal­ta es­cri­bir­lo?

Atle­tas

El PRI se ha con­ver­ti­do en la ma­da­me Bo­vary de la po­lí­ti­ca me­xi­ca­na: las deu­das lo ago­bian

La ca­sa del chino se ven­dió en 102 mi­llo­nes de pe­sos que se tras­la­da­ron de in­me­dia­to a los atle­tas triun­fa­do­res en los jue­gos Pa­na­me­ri­ca­nos .¿ Y qué ca­sa ven­de­re­mos pa­ra la pre­pa­ra­cióny re­sul­ta­dos de es­tos atle­tas cuan­do ocu­rran las Olim­pia­das de To­kio? Un ami­go ma­lo, muy ma­lo, di­jo es­to: pa­ra lo que ga­na­re­mos en To­kio, con un de­par­ta­men­to de la Narv ar­te es­ta­mos lis­tos pa­ra pre­mia­ra nues­tros atle­tas. Es ma­lo el ami­go, muy ma­lo.

To­do es muy ra­ro, ca­ra­cho, co­mo di­ría Hey­wood Ha­le Broun:“El de­por­te no for­ja el ca­rác­ter, lo po­ne de ma­ni­fies­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.