Wel­co­me to the jun­gle

Milenio Jalisco - - Al Cierre - JAI­RO CALIXTO ALBARRÁN jai­[email protected]­le­nio.com @jai­ro­ca­lix­to

Co­mo cual­quie­ra un po­co has­ta la ma­dre de ser aco­sa­do por lla­ma­das de ban­cos que ofre­cen tar­je­tas, pa­que­tes o ser­vi­cios, Je­li­pi­llo Cal­de­rón se ma­ni­fes­tó en el Twit­ter pa­ra de­mos­trar su en­cono con HSBC por so­me­ter­lo a una te­ra­pia bes­tial que su­fri­mos las gran­des ma­yo­rías. Eso sí, uno de los ejer­ci­cios más de­mo­crá­ti­cos que pue­da ha­ber en la pa­tria don deel po­der del a PIG men­to cra­cia va­lem adres. Seas güe­ri­to, fi­fí, pe­je­zom­bi, de­re­chai­ro o ne­gro cam­bu­jo, sal­ta­pa­trás

o chai­ro y has­ta ex pre­si­chen­te pue­des es­tar se­gu­ro que los call cen­ter te van a en­con­trar has­ta en el úl­ti­mo agu­je­ro don­de pue­das es­tar es­con­di­do. No du­do que Lo­zo­ya-Lo­zo­yi ta fue acri­bi­lla­do por más men­sa­jes de los ban­cos que es­tán chin­gue y jo­de, que de la Fis­ca­lía o de mi Li­cen­cia­do Pe­ña, que de­be es­tar ras­trean­do su olor en nom­bre de to­dos los que de­jó col­ga­dos de la bro­cha.

Du­ra bien­ve­ni­da al mun­do real pa­ra tan dis­tin­gui­do y so­brio per­so­na­je. Al­gu­na mal­di­ción le ha de ha­ber caí­do co­mo el chahuixtle, pues es­toy se­gu­ro de que es­to no le pa­só nun­ca a Sa­li­nas o a Ze­di­llo (bueno, los ban­cos es­ta­ban tan agra­de­ci­dos con Sa­li­nas y con don Ne­to por Fo­ba­proas e Ipa­bes, que por cier­to to­da­vía es­ta­mos pa­gan­do, que de se­gu­ro bo­rra­ron sus nú­me­ros de la lis­ta), o qui­zá se tra­te de al­gu­na de esas ja­la­das kar­má­ti­cas que lue­go le caen a quie­nes ar­man nar­co­gue­rras o se ha­cen bue­yes con te­mas co­mo el de la Guar­de­ría ABC.

Al­gu­nos mal­va­dos creen que en reali­dad es una es­pe­cie de ca­na­lles­ca bro­ma del do­tor Mit, que tra­ba­ja en HSBC y que cuan­do no es­tá bus­can­do a sus ami­gos de las ca­li­fi­ca­do­ras pa­ra que des­ca­li­fi­quen ala eco­no­mía na­cio­nal, oa­pli ca­lan ey­ma­ri ña con lo del aPIGm en to cra­cia vía vi ti li­go pa­ra ha­cer cor­ti­nas de hu­mo fren­te ala Es­ta­fa maes­tra, le gus­ta ha­cer eno­jar a Cal­de­rón por pu­ro es­pí­ri­tu de­por­ti­vo.

El mis­mo es­pí­ri­tu de­por­ti­vo con el que una bo­la de re­sen­ti­dos ata­can sin pie­dad a Cha­yi­to Ro­bles so­lo por en­vi­dia, pues ella lu­chó con tan­ta fuer­za y re­cur­sos con­tra la po­bre­za pa­ra lo­grar la pro­duc­ción de­más po­bres co­mo dic­tan los cá­no­nes del PRI­cám­bri­co tem­prano don­de ya no se pa­ran ni las mos­cas. Afor­tu­na­da­men­te, la do­ña tie­ne una im­por­tan­te do­ta­ción de ves­ti­dos blan­cos­pa­ra se­guir de mos­tran­do que es una ave­ci­lla tier­na, in­ca­paz de cual­quier atra­co en des­po­bla­do.

Po­bre Je­li­pi­llo, po­bre Cha­yi­to, no es jus­to que los so­me­tan a la te­ra­pia del wel­co­me to the jun­gle, ni que fue­ran mor­ta­les co­mo no­so­tros.

Po­so­ye.

Cha­yi­to lu­chó con tan­ta fuer­za pa­ra lo­grar la pro­duc­ción de más po­bres, co­mo dic­ta el PRI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.