UN RE­LA­TO TRUNCO

Milenio - Laberinto - - PORTADA - AR­MAN­DO GONZÁLEZ TO­RRES

La li­te­ra­tu­ra tien­de a ate­rri­zar en te­rri­to­rios in­sos­pe­cha­dos. Pa­ra 1532, To­más Mo­ro, que ha­bía es­cri­to su ce­le­bé­rri­ma Uto­pía en 1516, sin du­da ya se ha­bía ol­vi­da­do de ese di­ver­ti­men­to. El san­to de los po­lí­ti­cos en­fren­ta­ba asun­tos mu­cho más de­li­ca­dos: su re­la­ción con En­ri­que VIII era in­sos­te­ni­ble y se en­ca­mi­na­ba al mar­ti­rio. Mien­tras tan­to, en Amé­ri­ca, un ju­ris­ta, lue­go vuelto Obis­po, un tal Vas­co de Qui­ro­ga, que ha­bía leí­do con frui­ción su exi­to­so opúscu­lo, adop­ta­ba li­te­ral­men­te las pres­crip­cio­nes de la Uto­pía pa­ra fun­dar pe­que­ñas co­mu­ni­da­des. Vas­co de Qui­ro­ga re­sul­ta­ba un uto­pis­ta atí­pi­co, pues cuan­do lle­gó a la Nue­va Es­pa­ña era un fun­cio­na­rio de se­sen­ta años que, re­fres­ca­do por el mun­do nue­vo, en­con­tró en la fan­ta­sía de Mo­ro una al­ter­na­ti­va a la bru­ta­li­dad de la ex­plo­ta­ción a los indígenas. A so­lo unos me­ses de su lle­ga­da, Vas­co re­dac­tó una “Car­ta al Con­se­jo de In­dias” en la que de­nun­cia­ba la per­ver­sión de los idea­les evan­gé­li­cos y los gra­ves per­jui­cios que po­día cau­sar la co­di­cia de mu­chos con­quis­ta­do­res. Pe­ro, an­te to­do, Vas­co pu­so ma­nos a la obra y en lo que hoy es la prós­pe­ra zo­na ca­pi­ta­li­na de San­ta Fe es­ta­ble­ció en 1532 su pri­mer pue­blo–hos­pi­tal y, pos­te­rior­men­te, otro cer­cano al la­go de Pátz­cua­ro, en la pro­vin­cia de Mi­choa­cán. Los pue­blo–hos­pi­ta­les fun­cio­na­ban co­mo nú­cleos de po­bla­ción y co­mo es­pa­cios pa­ra aten­der a de­sam­pa­ra­dos, en­fer­mos, heridos y via­je­ros. Se tra­ta­ba de con­gre­ga­cio­nes de fa­mi­lias en las que el go­bierno co­ti­diano se rea­li­za­ba por los pro­pios po­bla­do­res, que ro­ta­ban con­ti­nua­men­te las fun­cio­nes, y so­me­tían sus de­ci­sio­nes a un cu­ra rec­tor y a la au­to­ri­dad sim­bó­li­ca del Vi­rrey. To­dos los ha­bi­tan­tes apren­dían y al­ter­na­ban los di­ver­sos oficios, com­par­tían igua­li­ta­ria­men­te los fru­tos de su tra­ba­jo y adop­ta­ban las cos­tum­bres más vir­tuo­sas del cris­tia­nis­mo pri­mi­ti­vo. Pe­se a la so­bre­rre­gu­la­ción y es­tric­ta pla­nea­ción de la vi­da co­ti­dia­na (que tan­to cri­ti­ca­ría Leo­pol­do Lu­go­nes en las ul­te­rio­res co­mu­ni­da­des indígenas sud­ame­ri­ca­nas, co­man­da­das por je­sui­tas), exis­ten di­ver­sos tes­ti­mo­nios de la fun­cio­na­li­dad de los pue­blo–hos­pi­ta­les, de sus con­di­cio­nes pri­vi­le­gia­das (con res­pec­to a la En­co­mien­da) y, de pa­so, de su éxi­to eco­nó­mi­co. Da­da la de­pen­den­cia del ca­ris­ma y en­jun­dia de su fun­da­dor, que li­bró no po­cas ba­ta­llas pa­ra pre­ser­var­los, cuan­do Vas­co mu­rió los pue­blo–hos­pi­ta­les no en­con­tra­ron el im­pul­so po­lí­ti­co pa­ra pro­se­guir y la pri­me­ra versión no­vohis­pa­na de la uto­pía que­dó co­mo un re­la­to trunco.

ES­PE­CIAL

Vas­co de Qui­ro­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.