Amar o te­mer

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - JU­LIO HUBARD

Tres lec­tu­ras acer­ca de uno de los di­le­mas más an­ti­guos: si es me­jor pa­ra el go­ber­nan­te ser ama­do o ser te­mi­do. El ori­gen for­mal es el se­gun­do li­bro del De Of­fi­ciis (tra­du­ci­do co­mo De oficios o Tra­ta­do de los de­be­res) de Ci­ce­rón: “La me­jor ma­ne­ra de con­ser­var nues­tro po­der es ha­cién­do­nos amar, y la peor, ha­cién­do­nos te­mer”. Lue­go re­cuer­da que Cé­sar se hi­zo odiar y el re­sul­ta­do, co­mo el de mu­chos ti­ra­nos, fue su ase­si­na­to. Ra­zo­na­mien­to que pa­re­ce sen­ci­llo y cla­ro del li­bro de prosa la­ti­na más co­pia­do y leí­do du­ran­te la Edad Me­dia y el Re­na­ci­mien­to.

Pe­ro al­go sue­na in­ge­nuo, y Ma­quia­ve­lo dio con otra sa­li­da en El príncipe (XVII): “Sur­ge la du­da de si es me­jor ser ama­do que te­mi­do o vi­ce­ver­sa. La res­pues­ta es que con­ven­dría ser lo uno y lo otro; pe­ro co­mo es di­fí­cil com­bi­nar am­bas co­sas, es mu­cho más seguro ser te­mi­do que ama­do cuan­do se ha­ya de pres­cin­dir de una de las dos. Por­que de los hom­bres, en ge­ne­ral, se pue­de de­cir es­to: que son in­gra­tos, vo­lu­bles, hi­pó­cri­tas, fal­sos, te­me­ro­sos del pe­li­gro y ávi­dos de ga­nan­cias; y mien­tras les fa­vo­re­ces, son to­do tu­yos, te ofre­cen su san­gre, sus bie­nes, la vi­da e in­clu­so los hi­jos mien­tras no los ne­ce­si­tas; pe­ro, cuan­do lle­ga el mo­men­to, te dan la es­pal­da”. Ade­más, el amor es fa­cul­tad de otros y no se pue­de con­tro­lar; en cam­bio, el go­ber­nan­te pue­de dis­po­ner del miedo co­mo de su he­rra­mien­ta.

Ma­quia­ve­lo po­drá ser mo­ral­men­te de­tes­ta­ble, pe­ro tie­ne ra­zón y, en las so­cie­da­des po­lí­ti­cas, cuan­do exis­te una ciu­da­da­nía, no es ne­ce­sa­rio re­cu­rrir a la esperanza de que el rey sal­ga bueno: las co­sas pue­den cam­biar. Tho­mas Hob­bes, que de­tes­ta­ba al Par­la­men­to, su­po ha­cer­se car­go de la ra­cio­na­li­dad ma­quia­vé­li­ca y, por pri­me­ra vez en la fi­lo­so­fía po­lí­ti­ca, la ra­zón de­jó de ser un don di­vino pa­ra sur­gir co­mo re­cur­so de su­per­vi­ven­cia an­te el miedo, la pa­sión más pri­ma­ria de los hu­ma­nos y la cau­sa prin­ci­pal de la ce­sión que ha­cen los ciu­da­da­nos: que uno so­lo ten­ga el po­der y el mo­no­po­lio de la vio­len­cia.

Pe­ro la his­to­ria ya cam­bió; gi­ró so­bre sí en una pi­rue­ta de la que to­da­vía no nos adue­ña­mos del to­do. Ya no tenemos ni amor ni miedo a los go­ber­nan­tes. Hoy, el ciu­da­dano me­dio se con­si­de­ra a sí mis­mo co­mo su­pe­rior a su go­ber­nan­te, tan­to en sen­ti­do mo­ral co­mo intelectual. Es fe­nó­meno nue­vo de las so­cie­da­des ci­vi­les. O qué, ¿de ver­dad al­guien ad­mi­ra la in­te­li­gen­cia o la vir­tud de Trump, de Pe­ña Nie­to o de The­re­sa May? Las so­cie­da­des ac­tua­les des­pre­cian a sus go­ber­nan­tes. Por­que to­da­vía no se dan cuen­ta de que po­drían te­ner ser­vi­do­res, en vez de cau­di­llos ni me­sías.

L

FLICKR

Bus­to de Mar­co Tu­lio Ci­ce­rón en el Pa­la­cio de Jus­ti­cia de Bru­se­las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.