“Me in­tere­san los per­so­na­jes in­ten­sos”

Noc­turno en­fren­ta a un an­ciano y su en­fer­me­ra en una es­pi­ral de re­van­cha y sen­ti­mien­to de cul­pa

Milenio - Laberinto - - CINE - HÉC­TOR GONZÁLEZ gon­za­lez­jor­dan@gmail.com

Ana (Ire­la de Vi­llers), es con­tra­ta­da co­mo en­fer­me­ra pa­ra cui­dar al vie­jo Oli (Juan Car­los Co­lom­bo), quien vi­ve sus úl­ti­mos días. La re­la­ción en­tre am­bos cam­bia de tono cuan­do la mu­jer des­cu­bre un pa­sa­do en co­mún. El pe­so de la cul­pa y la ne­ce­si­dad de ven­gan­za son los ras­gos que de­fi­nen a los pro­ta­go­nis­tas de Noc­turno, la nue­va pe­lí­cu­la de Luis Ayh­llón.

¿Por qué reflexionar so­bre el pa­sa­do?

Me in­tere­san los per­so­na­jes in­ten­sos. Que­ría crear una es­pe­cie de pur­ga­to­rio pa­ra los pro­ta­go­nis­tas. Su pa­sa­do se des­cu­bre po­co a po­co; ma­ne­jar­lo así me per­mi­tió ha­blar de con­flic­tos familiares o ajus­tes de cuen­tas. In­clu­so no me atre­ve­ría a de­cir que es una pe­lí­cu­la so­bre el pa­sa­do sino acer­ca de otro ti­po de sen­ti­mien­tos, co­mo la cul­pa.

Aun­que en Noc­turno, el sen­ti­mien­to de cul­pa se pro­du­ce por la car­ga del pa­sa­do.

Por ese la­do tie­nes ra­zón. Co­mo es­cri­tor de ci­ne y tea­tro, tra­ba­jo los per­so­na­jes a tra­vés de la si­tua­ción. Su desa­rro­llo se da por me­dio de diá­lo­gos y si­len­cios. Hay quien cree en la cons­truc­ción de bio­gra­fías, yo no. Pre­fie­ro la­brar­los po­co a po­co.

¿Lo pri­me­ro es con­tar con un per­so­na­je fuer­te?

De ahí par­te to­do. La pe­lí­cu­la es una mez­cla de gé­ne­ros, pe­ro la his­to­ria par­tió de la ex­plo­ra­ción a tra­vés de la men­te de los per­so­na­jes. Por eso re­sul­ta in­cla­si­fi­ca­ble. Mien­tras más fuer­tes son tus per­so­na­jes, ma­yor es la em­pa­tía con el pú­bli­co.

En esa cons­truc­ción, las at­mós­fe­ras son muy im­por­tan­tes.

Que­ría ha­cer de Noc­turno un cú­mu­lo de at­mós­fe­ras oní­ri­cas que en­vuel­ven a los per­so­na­jes. El uso del blan­co y ne­gro me ayu­dó, co­mo su­ce­día con el ci­ne gó­ti­co, pa­ra crear un am­bien­te opre­si­vo. Ade­más es un re­cur­so pa­ra acen­tuar la idea bor­gea­na de que el ci­ne es un sue­ño di­ri­gi­do.

Aun­que re­cien­te­men­te se ha abu­sa­do del blan­co y ne­gro, ¿no?

El blan­co y ne­gro per se no ex­pre­sa na­da, pe­ro en es­te ca­so sí con­tri­bu­ye pa­ra re­mi­tir­nos al ci­ne de Berg­man o de Po­lans­ki. La co­la­bo­ra­ción de Alex Ar­güe­lles fue fun­da­men­tal, es un fo­tó­gra­fo con un acer­vo ci­ne­ma­to­grá­fi­co im­por­tan­te. Ha­bla­mos de Ozu, Ha­ne­ke, es­ta­ble­ci­mos una bue­na co­la­bo­ra­ción creativa, co­mo tam­bién se dio con Ro­ber­to Za­ma­rri­pa, mi di­rec­tor de ar­te.

¿Qué apor­ta su for­ma­ción co­mo dra­ma­tur­go a la hora de cons­truir un per­so­na­je?

Me apor­ta una in­quie­tud por ha­blar to­do el tiem­po del ser hu­mano. En Noc­turno lle­vo al lí­mi­te mu­chas de las co­sas ex­plo­ra­das en mi tra­ba­jo pre­vio. La fu­sión de to­nos y gé­ne­ros; el si­len­cio so­bre la pa­la­bra. Mi ex­pe­rien­cia en tea­tro me sir­ve, ade­más, pa­ra la di­rec­ción de ac­to­res. To­do el re­par­to vie­ne del me­dio tea­tral y eso es fun­da­men­tal por­que me gus­tan quie­nes cues­tio­nan las ideas del di­rec­tor.

¿Se cons­tru­ye igual un per­so­na­je pa­ra tea­tro que pa­ra ci­ne?

No, es la­bor del es­cri­tor en­con­trar las su­ti­le­zas y par­ti­cu­la­ri­da­des de los len­gua­jes. En esen­cia hay cier­tos lu­ga­res co­mu­nes que re­pi­ten los ci­neas­tas, co­mo que el ci­ne es ima­gen. Yo creo que tam­bién es bue­nos diá­lo­gos, pen­se­mos en Woody Allen. A tra­vés de ellos uno pue­de co­no­cer el len­gua­je de los per­so­na­jes, no en tér­mi­nos de in­for­ma­ción, sino de es­truc­tu­ra men­tal.

Hay rea­li­za­do­res co­mo Lu­cre­cia Mar­tel, que cues­tio­nan una idea co­mo és­ta.

Ad­mi­ro a Lu­cre­cia. Noc­turno tie­ne más si­len­cios que diá­lo­gos, pe­ro ca­da uno tie­ne fuer­za en sí mis­mo. En ge­ne­ral los diá­lo­gos del ci­ne me­xi­cano son ma­lí­si­mos por­que tie­nen una co­rres­pon­den­cia to­tal con lo que pien­san los per­so­na­jes. Al no ha­ber mis­te­rio tam­po­co hay con­flic­to. Son diá­lo­gos in­for­ma­ti­vos to­do el tiem­po. La pe­lí­cu­la me sir­vió pa­ra ex­plo­rar sus di­fe­ren­tes ca­pas.

L

ES­PE­CIAL

Juan Car­los Co­lom­bo pro­ta­go­ni­za Noc­turno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.