Ge­me­los y es­pe­jos

Milenio - Laberinto - - CINE - FER­NAN­DO ZA­MO­RA @fer­nan­dov­za­mo­ra

Con la maes­tría de siem­pre ini­cia Do­ble aman­te, aman­te do­ble, de Fra­nçois Ozon, un di­rec­tor que se ha creí­do que pue­de ha­cer ca­da año una obra con re­sul­ta­dos ex­ce­len­tes. Y la ver­dad no. Tie­ne una ima­gen sor­pren­den­te, bue­nas ac­tua­cio­nes y dos o tres gol­pes tea­tra­les, sí, pe­ro Ozon es uno de los me­jo­res di­rec­to­res del si­glo; uno abri­ga la esperanza de ha­llar al­go más en es­ta obra que, a de­cir ver­dad, me­jor hay que es­pe­rar a que la es­tre­nen en Net­flix.

Sus per­so­na­jes tie­nen, eso sí, una com­ple­ja vi­da in­te­rior. Tan­to, que por allí se le va la mano. Por pri­me­ra vez Ozon to­ca el te­ma del psi­coa­ná­li­sis. Ch­loé, la he­roí­na, quie­re co­no­cer­se: se cor­ta el pe­lo, va a vi­si­tar al gi­ne­có­lo­go y con­cre­ta una ci­ta con el psi­có­lo­go que re­sul­ta un ga­lán. Du­ran­te los pri­me­ros mi­nu­tos, el di­rec­tor nos man­tie­ne tan en­can­ta­dos co­mo Ch­loé con su te­ra­pia, pe­ro su­ce­de lo ob­vio: el psi­có­lo­go y la pa­cien­te se enamo­ran y se van a vi­vir jun­tos lue­go de la obli­ga­da es­ce­na de amor. Aquí las co­sas ya se han pues­to vul­ga­res pe­ro fal­ta más: hur­gan­do en las ca­jas de la mu­dan­za, Ch­loé des­cu­bre que su aman­te tie­ne un ge­me­lo.

El te­ma de los ge­me­los siem­pre re­sul­ta muy com­pli­ca­do, tan­to que los an­ti­guos, cuan­do que­rían anun­ciar que ha­bría pro­ble­mas con la he­ren­cia, ha­bla­ban de ge­me­los (ahí es­tán Ja­co­bo y Esaú co­mo ejem­plo). Ozon pu­do ha­ber sa­li­do del bre­te sin ne­ce­si­dad de tan­tos es­pe­jos y re­fle­jos, sin tan­tas pis­tas fal­sas y so­bre to­do con una his­to­ria más sim­ple. Por­que re­sul­ta que Ch­loé no so­lo se enamo­ra del ge­me­lo ma­lé­vo­lo del te­ra­peu­ta ori­gi­nal. En el ir y ve­nir de sus amo­res es­pe­cu­la­res, la pro­ta­go­nis­ta des­cu­bre que ella tam­bién es ge­me­la y que, ade­más, de­vo­ró a su her­ma­na du­ran­te la ges­ta­ción.

El clí­max es pre­vi­si­ble y ba­rro­co, tan­to que pa­re­cie­ra que Ozon es­tá dis­pues­to a ex­plo­rar por pri­me­ra vez el go­re. Y a de­cir ver­dad, lle­ga­dos aquí uno no so­lo ex­tra­ña al di­rec­tor de Ocho mu­je­res, tam­bién ex­tra­ña a Cro­nen­berg, quien sa­be có­mo pro­du­cir ver­da­de­ro ho­rror con vís­ce­ras y ese par­ti­cu­lar so­ni­do de la piel cuan­do se ras­ga en­tre fluidos y san­gre. Es una lás­ti­ma que Fra­nçois Ozon no se ha­ya da­do el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra pen­sar más es­ta pe­lí­cu­la que se no­ta apre­su­ra­da, co­mo es­cri­ta por un di­rec­tor que se ha creí­do que ca­da año tie­ne que di­ri­gir al­go fran­ca­men­te es­pec­ta­cu­lar.

ES­PE­CIAL

Do­ble aman­te, aman­te do­ble (L´Amant dou­ble). DI­REC­CIÓN: Fra­nçois Ozon. GUIÓN: Fra­nçois Ozon, Joy­ce Ca­rol Oa­tes, Phi­lip­pe Piaz­zo. FO­TO­GRA­FÍA: Ma­nuel Da­cos­se. CON Ma­ri­ne Vacth y Jé­ré­mie Re­nier. Fran­cia, 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.