Un ac­tor y su feligresía

La adap­ta­ción del bes­tse­ller de Da­vid Ja­ver­baum, Un ac­to de Dios, pa­re­ce es­pec­tácu­lo de Stand–Up

Milenio - Laberinto - - ESCENARIOS - ALE­GRÍA MAR­TÍ­NEZ ale­griamtz@gmail.com

Di­fí­cil­men­te al­guien pen­sa­ría que Dios po­dría ele­gir a Ho­ra­cio Vi­lla­lo­bos co­mo con­duc­to pa­ra dar a co­no­cer los diez nue­vos man­da­mien­tos de su ley di­vi­na a una mul­ti­tud de fie­les que han des­gas­ta­do su nombre y ter­gi­ver­sa­do sus pre­cep­tos. Me­nos aún cuan­do se bus­ca ge­ne­rar sen­sa­tez en las per­so­nas pa­ra que de­jen de in­vo­lu­crar al Se­ñor en te­mas ba­na­les de su exis­ten­cia.

Da­vid Ja­ver­baum, ga­na­dor de 13 pre­mios Emmy co­mo guio­nis­ta de te­le­vi­sión, au­tor de la obra Un ac­to de Dios, crea a un per­so­na­je que se ha­ce pre­sen­te en Mé­xi­co, en el cuer­po del ac­tor y con­duc­tor de ra­dio y te­le­vi­sión, quien con in­du­men­ta­ria ecle­siás­ti­ca, se di­ri­ge a sus fie­les me­dian­te un mon­ta­je con ras­gos de es­pec­tácu­lo stan­du­pe­ro y ca­ba­re­til, di­ri­gi­do a un pú­bli­co que bus­ca ser par­te del irre­ve­ren­te ac­to.

La obra del es­ta­du­ni­den­se, sur­gi­da de una se­rie de twits y pos­te­rior­men­te del li­bro de sátira re­li­gio­sa The Last Tes­ta­ment: A Me­moir by God, es­tre­na­da en 2015 en Broad­way, pro­ta­go­ni­za­da por Sean Yahes y pos­te­rior­men­te por Jim Par­sons, cuen­ta aho­ra con la versión me­xi­ca­na que di­ri­ge Pi­lar Bo­li­ver, en la que Vi­lla­lo­bos, con­duc­tor de los pro­gra­mas Dispara Mar­got, dispara y Fa­rán­du­la 40, se re­tro­ali­men­ta con la reac­ción de quie­nes van al tea­tro a ver y es­cu­char de frente a un Dios abier­ta­men­te gay, que se au­to­cri­ti­ca y abre pa­so a las opi­nio­nes del ac­tor so­bre di­ver­sos te­mas del es­pec­tácu­lo y la po­lí­ti­ca.

La fór­mu­la, que cum­ple con al­gu­nas re­glas del bes­tse­ller, fun­cio­na pa­ra quie­nes dis­fru­tan es­pec­tácu­los de es­ta na­tu­ra­le­za. Vi­lla­lo­bos, ves­ti­do con el Al­ba pro­pia de los sa­cer­do­tes mi­nis­te­ria­les, que de­ja ver par­te de sus te­nis, su pan­ta­lón de mez­cli­lla y su ca­mi­sa a cua­dros, sen­ta­do en un so­fá co­lor cla­ro ba­jo una bó­ve­da ce­les­te con al­tos ar­cos la­te­ra­les, se di­ri­ge a los es­pec­ta­do­res co­mo si ha­bla­ra a sus ra­dio­es­cu­chas, con quie­nes com­par­te su vi­sión so­bre la crea­ción del mun­do y los pro­ta­go­nis­tas, en es­te ca­so mas­cu­li­nos, del pe­ca­do ori­gi­nal.

Ase­ve­ra­cio­nes co­mo “La fe no es­tá pe­lea­da con la ra­zón” y con ame­na­zas de eli­mi­nar ben­di­cio­nes en ca­so de que se si­ga in­vo­lu­cran­do a Dios con dipu­tados y ex pre­si­den­tes, o de que no ce­se la cos­tum­bre de nom­brar­lo du­ran­te la for­ni­ca­ción, in­clui­da la exi­gen­cia de que de­jen de im­plo­rar­le fa­vo­res so­bre asun­tos de­por­ti­vos, con­du­cen al Dios de es­ta co­me­dia a ex­po­ner su jui­cio so­bre una so­cie­dad que en­con­tró en es­te per­so­na­je un sal­vo­con­duc­to mul­ti­ac­ce­so pa­ra pro­te­ger­lo de sus irres­pon­sa­bi­li­da­des.

Cons­cien­te de que Dios es pa­ra sus se­gui­do­res “una marca es­ta­ble­ci­da, prestigiada y exi­to­sa”, el per­so­na­je con­ti­núa con la ex­po­si­ción de sus nue­vos diez man­da­mien­tos, en­tre los que el sép­ti­mo re­za: “No me di­rás qué ha­cer”, lo que equi­va­le a ex­tir­par la cos­tum­bre de de­cir “Si Dios quie­re”, pa­ra dar pa­so a la sen­ten­cia: “Si quie­ren al­go bueno, ha­gan su cham­ba, bo­la de hue­vo­nes”.

En ese tono, que los es­pec­ta­do­res —en su ma­yo­ría se­gui­do­res del con­duc­tor—, ce­le­bran a car­ca­ja­da abier­ta, el mon­ta­je si­gue su cur­so, ade­re­za­do con co­men­ta­rios so­bre su­ce­sos de la se­ma­na o no­ti­cias pro­ta­go­ni­za­das por Ka­te del Cas­ti­llo y el Cha­po, Yuri o Ma­lu­ma.

El per­so­na­je om­ni­po­ten­te es acom­pa­ña­do en es­ta oca­sión por un sa­la­me­ro Ar­cán­gel Gabriel, a car­go de Ri­car­do Whi­te, y por un inocen­te y po­li­ti­za­do Ar­cán­gel Mi­guel, in­ter­pre­ta­do por el jo­ven ac­tor Axel San­tos, cu­yo rol cues­tio­na al Crea­dor, so­bre si­glos de es­cla­vi­tud, en­fer­me­dad y po­bre­za, sien­do es­te ac­tor quien, al su­bir y ba­jar del es­ce­na­rio pa­ra lan­zar los cues­tio­na­mien­tos de su per­so­na­je, co­mo si se tra­ta­ra de pre­gun­tas del pú­bli­co, le im­pri­me al mon­ta­je, pró­di­go en iro­nía y sar­cas­mo, una bue­na do­sis de dul­zu­ra y ener­gía vi­tal.

Un ac­to de Dios re­pro­du­ce en par­te lo que ocu­rría so­bre los es­ce­na­rios del Co­li­seo y el Tea­tro Prin­ci­pal en el si­glo XVIII, cuan­do al­go del atrac­ti­vo del co­me­dian­te es­ta­ba en­vuel­to tan­to en su fa­ma co­mo en lo que se co­men­ta­ba en torno a su vi­da la­bo­ral y pri­va­da.

Fun­cio­nes: viernes, sá­ba­dos y do­min­gos en el Tea­tro Ju­lio Prie­to. Xo­la 809, Co­lo­nia Del Va­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.