El arte de la co­me­dia

Milenio - Laberinto - - EN LIBRERÍAS - RO­BER­TO PLIEGO ro­ber­to­plie­go61@gmail.com

Cuán­tas do­tes pa­ra la co­me­dia en­con­tra­mos en la obra na­rra­ti­va de Adrián Cu­riel Ri­ve­ra. Se des­pla­zan con re­fi­na­mien­to, sin ex­ce­so ni al­ha­ra­ca. Su más re­cien­te no­ve­la con­fir­ma y renueva es­tos do­nes. Reí­mos con ella por­que sa­bo­rea­mos la pers­pec­ti­va del in­for­tu­nio ajeno.

Mien­tras so­por­ta a re­ga­ña­dien­tes el fra­ca­so de su ma­tri­mo­nio, el pro­ta­go­nis­ta de Pa­raí­so en ca­sa —un prós­pe­ro in­ge­nie­ro que se ha mu­da­do a Mé­ri­da des­pués de su­frir un asal­to en la Ciu­dad de Mé­xi­co— de­ci­de es­cri­bir una no­ve­la “que en el fon­do ha­ble de su re­sen­ti­mien­to”: Pa­raí­so en ca­sa. Así es. En la no­ve­la que te­ne­mos en nuestras ma­nos ha­bi­ta a su vez otra no­ve­la en la cual un per­so­na­je ha con­tra­ta­do a un ne­gro pa­ra que es­cri­ba un pan­fle­to ti­tu­la­do, sí, Pa­raí­so en ca­sa, un lla­ma­do a reivin­di­car “la fa­mi­lia y la so­cie­dad tra­di­cio­na­les, in­clu­so por me­dio del uso le­gí­ti­mo de la fuer­za”. Que Cu­riel Ri­ve­ra ha­ya pen­sa­do en el di­se­ño de una ma­trios­ka, con tres reali­da­des dis­tin­tas, no de­be­ría asus­tar a los se­gui­do­res de las es­truc­tu­ras sim­ples pues se con­cen­tra en na­rrar y en ese ca­mino va or­de­nan­do un mun­do cu­yos ele­men­tos prin­ci­pa­les son la bur­la de la au­to con­mi­se­ra­ción y la crí­ti­ca de al­gu­nos vi­cios arrai­ga­dos en la vi­di­lla li­te­ra­ria.

Con­mi­se­ra­ción: as­pi­ran­te a no­ve­lis­ta, el in­ge­nie­ro va a dar a un ta­ller de es­cri­tu­ra don­de cam­pean la fan­fa­rro­ne­ría y el or­gu­llo pro­vin­ciano, a los que so­lo pue­de opo­ner su mi­se­ra­ble con­di­ción de es­po­so aban­do­na­do y, so­bre to­do, se­xual­men­te inane. La vi­di­lla li­te­ra­ria: Mé­ri­da, el re­duc­to ca­ni­cu­lar de la cas­ta di­vi­na, es un com­pen­dio de esa pom­pa que re­pre­sen­tan los ho­me­na­jes, las gi­ras de pro­mo­ción, las en­tre­vis­tas en radio y te­le­vi­sión y los coc­te­les. A qué ho­ra en­ton­ces pue­de un au­tén­ti­co no­ve­lis­ta sen­tar­se fren­te a su me­sa de tra­ba­jo.

La co­mi­ci­dad de Adrián Cu­riel Ri­ve­ra tie­ne al­go sin lo cual se­ría in­des­ci­fra­ble de los mer­ca­chi­fles de la ri­so­ta­da: se ali­men­ta de la pa­ro­dia de ciertos gé­ne­ros en bo­ga —el re­la­to en ro­sa, la sa­ga del narco, el ma­za­co­te po­lí­ti­co— y no du­da en lle­var­los has­ta el de­li­rio en esa no­ve­la que va es­cri­bién­do­se den­tro de Pa­raí­so en ca­sa, y que ter­mi­na sien­do un ho­me­na­je a la su­per­fi­cia­li­dad dis­fra­za­da de pro­fun­di­dad. Ha­ce fal­ta co­ra­je pa­ra eje­cu­tar ese des­do­bla­mien­to se­lec­ti­va­men­te in­tré­pi­do.

La experiencia agri­dul­ce que nos re­ser­va Pa­raí­so en ca­sa le de­be mu­cho a una vi­sión car­na­va­les­ca del mun­do. Du­ran­te el tiem­po que du­ra su lec­tu­ra, so­mos in­vi­ta­dos a una juer­ga en la que el tono más se­rio co­que­tea con el más li­viano, y la ri­sa y la mue­ca do­lo­ri­da se re­vuel­can jun­tos en la ca­ma.

PA­RAÍ­SO EN CA­SA Adrián Cu­riel Ri­ve­ra Al­fa­gua­ra Mé­xi­co, 2018

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.