“No creo que la cul­tu­ra sea ne­ce­sa­ria”

Con cua­tro fil­mes, la di­rec­to­ra ar­gen­ti­na ha crea­do una de las na­rra­ti­vas más atrac­ti­vas del ci­ne la­ti­noa­me­ri­cano

Milenio - Laberinto - - CINE - HÉCTOR GON­ZÁ­LEZ gon­za­lez­jor­dan@gmail.com

Cues­ta tra­ba­jo creer que Lu­cre­cia Mar­tel lle­ga­ra al ci­ne por ca­sua­li­dad. Con cua­tro pe­lí­cu­las —La cié­na­ga (2001), La ni­ña san­ta (2004), La mu­jer sin ca­be­za (2008) y Za­ma (2017)—, la rea­li­za­do­ra ar­gen­ti­na ha cons­trui­do una de las na­rra­ti­vas más ori­gi­na­les y crí­ti­cas del ci­ne la­ti­noa­me­ri­cano.

¿Có­mo de­ci­de ser ci­neas­ta?

Por ca­sua­li­dad. En la ado­les­cen­cia que­ría ser cien­tí­fi­ca, pe­ro no al­can­cé lu­gar en la uni­ver­si­dad de Salta, mi pue­blo, y es­tu­dié Fi­lo­so­fía. Al fi­nal de­ci­dí mu­dar­me a Bue­nos Ai­res pa­ra es­tu­diar Co­mu­ni­ca­ción So­cial. Ahí coin­ci­dí con mú­si­cos y es­cri­to­res, con quie­nes es­tu­dié ci­ne. Ga­né un con­cur­so de cor­to­me­tra­je y por ahí me se­guí. Es de­cir, lle­gué ca­si por imi­ta­ción de mis ami­gos.

¿Qué pe­lí­cu­las se­guía en­ton­ces?

Nun­ca tu­ve un de­seo real de ha­cer ci­ne. Mi ne­ce­si­dad era re­gis­trar al­gu­nas co­sas. Siem­pre he pen­sa­do que mi gus­to por la na­rra­ti­va tie­ne que ver con los re­la­tos ora­les.

Cu­rio­so que ha­ble de la ora­li­dad por­que sus pe­lí­cu­las no son pre­ci­sa­men­te dia­lo­ga­das.

Lo que me gus­ta del re­la­to oral no es el diá­lo­go, sino la es­truc­tu­ra. El sonido es co­lec­ti­vo. Cuan­do ha­blo de ora­li­dad pien­so en to­dos los ele­men­tos. Mu­chas de mis es­ce­nas em­pie­zan por si­tua­cio­nes so­no­ras.

En­tre La mu­jer sin ca­be­za y Za­ma hay diez años. ¿Cuán­do es mo­men­to de ha­cer una pe­lí­cu­la?

No sé. Hay de­ma­sia­do de to­do. ¿Pa­ra qué se­guir agre­gan­do co­sas? Me to­ma tiem­po con­cre­tar una idea. Tam­po­co creo que la cul­tu­ra es­té sien­do im­por­tan­te o ne­ce­sa­ria.

¿Por qué?

Mis pe­lí­cu­las cir­cu­lan en­tre un 30 por cien­to de la po­bla­ción. Mi dis­cur­so pue­de ser muy crí­ti­co pe­ro no sa­le de ese ni­cho. El con­su­mo cul­tu­ral es tal que una pe­lí­cu­la mía se vuel­ve ino­cua. Se­gu­ra­men­te vi­vi­mos un mo­men­to de tran­si­ción, pe­ro ten­go la im­pre­sión de que la cul­tu­ra no es­tá yen­do con­tra el sis­te­ma con con­tun­den­cia. No son los años se­sen­ta.

Pre­ci­sa­men­te es­te año se ce­le­bran cin­cuen­ta años del 68, año que re­plan­teó es­que­mas en va­rios paí­ses.

Sí, y mu­chos de los pro­ta­go­nis­tas se vol­vie­ron pe­que­ños bur­gue­ses mo­de­ra­dos. Lo más trans­for­ma­dor de los úl­ti­mos años es el fe­mi­nis­mo, un mo­vi­mien­to fi­lo­só­fi­co y ac­ti­vo. Y cons­te que te lo di­go sin que me asu­ma den­tro de él. Mi ci­ne no se de­di­ca a pen­sar des­de la pers­pec­ti­va de la mu­jer de una ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca.

¿Qué pien­sa del mo­vi­mien­to #MeToo?

Es la emer­gen­cia en Holly­wood de al­go que vie­ne des­de ha­ce mu­chos años. Re­pre­sen­ta la pun­ta del ice­berg de una lu­cha que mu­chas mu­je­res han da­do des­de el ano­ni­ma­to. No en­ten­der­lo im­pli­ca asu­mir que el Ca­pi­tán Amé­ri­ca vie­ne a sal­var al mun­do.

¿Có­mo cons­tru­ye la na­rra­ti­va de sus pe­lí­cu­las par­tien­do de que lo mis­mo adap­ta una no­ve­la, co­mo en Za­ma, que tra­ba­ja so­bre un có­mic, co­mo en El eter­nau­ta, pro­yec­to in­con­clu­so?

Creer que el ar­gu­men­to es la no­ve­la o la pe­lí­cu­la es co­mo creer que una ca­sa es un ho­gar. Una ca­sa es una es­truc­tu­ra y el ar­gu­men­to es lo mis­mo: un pri­mer dia­gra­ma, una he­rra­mien­ta pa­ra or­ga­ni­zar rit­mos e in­ten­si­da­des.

ES­PE­CIAL

La di­rec­to­ra de Za­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.