Seis años per­di­dos

Milenio - Laberinto - - VARIA - DA­VID TOSCANA dtos­ca­na@gmail.com

Es­ta se­ma­na, el pre­si­den­te Pe­ña Nie­to di­jo es­tar or­gu­llo­so de los avan­ces que ha re­gis­tra­do la re­for­ma edu­ca­ti­va. No sé de qué avan­ces ha­bla ni de qué se pue­de es­tar or­gu­llo­so cuan­do ten­dre­mos un sexenio per­di­do en ma­te­ria de edu­ca­ción. El ni­ño que en­tró al pri­me­ro de pri­ma­ria po­co an­tes de que Pe­ña Nie­to to­ma­ra el po­der, sal­drá es­te año del sex­to de pri­ma­ria sin ha­ber be­bi­do de las su­pues­tas mie­les pro­me­ti­das por un pre­si­den­te que pla­gió su te­sis o la man­dó ma­qui­lar y que tie­ne una re­la­ción muy dis­tan­te con los li­bros.

Tal pa­re­ce que la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción si­gue sien­do el pa­ti­to feo pa­ra los po­lí­ti­cos, la pa­pa ca­lien­te. Lue­go de per­der va­rios ci­clos es­co­la­res y de tres se­cre­ta­rios, nos di­cen al cuar­to pa­ra las do­ce que el nue­vo mo­de­lo se im­plan­ta­rá en dos eta­pas: “La pri­me­ra en el ci­clo 2018-2019, en la que van a en­trar los cam­bios en prees­co­lar, pri­me­ro y se­gun­do gra­do de pri­ma­ria; en tan­to que la se­gun­da se da­rá en el ci­clo 2019-2020 pa­ra ter­ce­ro, cuar­to, quin­to y sex­to de pri­ma­ria”. Pe­ro co­mo el PRI to­do lo con­vier­te en po­lí­ti­ca, re­sul­ta que el mo­de­lo re­quie­re de “con­ti­nui­dad tran­se­xe­nal”.

El nue­vo se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción, Ot­to Gra­na­dos Rol­dán, tam­bién ha­ce po­lí­ti­ca y ad­vier­te que la re­for­ma edu­ca­ti­va se pue­de caer “si al si­guien­te go­bierno no le gus­ta, no le in­tere­sa”. En su enu­me­ra­ción de lo­gros, di­jo que “has­ta la fe­cha han par­ti­ci­pa­do un mi­llón 241 mil per­so­nas en las eva­lua­cio­nes de in­gre­so al ser­vi­cio pro­fe­sio­nal do­cen­te”, que “ca­si 190 mil pla­zas de in­gre­so y de pro­mo­ción han si­do asig­na­das por con­cur­so”, de “la po­si­bi­li­dad de crear una bol­sa na­cio­nal de pla­zas en el ser­vi­cio edu­ca­ti­vo” y anun­ció que “en abril la SEP co­men­za­rá a emi­tir las pri­me­ras cé­du­las pro­fe­sio­na­les elec­tró­ni­cas”. O sea, me­ros lo­gros ad­mi­nis­tra­ti­vos, pe­ro no edu­ca­ti­vos.

Mu­cho me­jor hu­bie­se si­do es­cu­char có­mo han me­jo­ra­do las ha­bi­li­da­des lec­to­ras de los es­tu­dian­tes, sus ca­pa­ci­da­des ló­gi­co­ma­te­má­ti­cas, sus dis­tin­tos pa­rá­me­tros de in­te­li­gen­cia, sus co­no­ci­mien­tos de his­to­ria, cien­cias y hu­ma­ni­da­des.

Y bas­ta con que los su­pues­tos es­pe­cia­lis­tas en edu­ca­ción si­gan di­cien­do que me­mo­ri­zar es ma­lo. La me­mo­ria es uno de los ele­men­tos más im­por­tan­tes de la in­te­li­gen­cia. Así que en las es­cue­las hay que ejer­ci­tar la me­mo­ria, a la bra­va y con téc­ni­cas. Ya bas­ta con tra­tar a los niños co­mo in­ca­pa­ces, in­se­gu­ros y dé­bi­les, de mo­do que ha­ga fal­ta un ejér­ci­to de si­có­lo­gos pa­ra de­ter­mi­nar las for­mas asép­ti­cas de edu­car­los. Na­da de eso, la es­cue­la ha de ser dis­ci­pli­na, esfuerzo, eva­lua­ción, re­to y po­si­bi­li­dad de fra­ca­so. El apa­pa­cho de la ra­zón pro­du­ce ig­no­ran­tes.

Me da­rá mu­cho gus­to ver que el nue­vo go­bierno man­de esa inane pseu­do­rre­for­ma edu­ca­ti­va a la cloa­ca, y cru­zo los de­dos por­que des­de el pri­mer año im­ple­men­te ac­cio­nes muy sen­ci­llas, pe­ro efec­ti­vas, que ten­gan co­mo cen­tro el li­bro, la lec­tu­ra en si­len­cio y en voz al­ta.

Des­de siem­pre, la gen­te in­te­lec­tual­men­te so­bre­sa­lien­te, la gen­te li­bre y crí­ti­ca, los bue­nos ora­do­res y con­ver­sa­do­res, esas per­so­nas que lla­ma­mos “bien edu­ca­das”, han te­ni­do una re­la­ción cer­ca­na con los li­bros. ¿Por qué dia­blos la es­cue­la no pue­de co­piar esos mo­de­los in­di­vi­dua­les pa­ra vol­ver­los ge­ne­ra­les? Va­ya uno a sa­ber, pe­ro a di­fe­ren­cia de lo que di­cen los fun­cio­na­rios del PRI, la edu­ca­ción sin du­da se ve­rá be­ne­fi­cia­da con la dis­con­ti­nui­dad tran­se­xe­nal. Que así sea.

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.