Se­duc­ción y vio­la­ción

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - JU­LIO HUBARD

Que un hom­bre se­duz­ca a una mu­jer, o que la vio­le, es lo mis­mo. En eso coin­ci­den Cal­de­rón de la Bar­ca y An­drea Dwor­kin. Y no son los úni­cos. Pa­re­cie­ra que tam­bién al­gu­nos edi­to­res de la Bi­blia. Por ejem­plo, en el Éxo­do (22:15–16), la Bi­blia de Je­ru­sa­lén di­ce en el acá­pi­te: “Vio­la­ción de una vir­gen”, pe­ro el ver­sícu­lo: “Si un hom­bre se­du­ce a una vir­gen, no des­po­sa­da, y se acues­ta con ella, le pagará la do­te y la to­ma­rá por mu­jer”.

Co­mo uno es mo­derno y cree que la se­xua­li­dad, co­sa de cual­quier bi­cho y plan­ta, con los sím­bo­los y la ima­gi­na­ción pue­de evo­lu­cio­nar en ero­tis­mo y has­ta en amor, no pue­de ha­cer­se a la idea de que esas dos co­sas equi­val­gan. Se­duc­ción y vio­la­ción no pue­den ser ni si­quie­ra pa­re­ci­dos: son re­cí­pro­ca­men­te ex­clu­yen­tes.

La se­duc­ción es un jue­go de ci­vi­li­za­ción y abo­na el sím­bo­lo don­de pue­den coin­ci­dir de­seos. Quien se­du­ce, quie­re que otra per­so­na lo desee; cuan­do ha­lla si­me­tría, el jue­go cre­ce y ur­ge y da sen­ti­do a las co­sas y las ga­nas y ca­si to­do. Al con­tra­rio, la vio­la­ción es un cri­men, un de­li­to co­bar­de.

De ahí el enojo: ¿quién dia­blos cre­yó que po­dían ser con­cep­tos equi­va­len­tes? El ver­sícu­lo di­ce se­duc­ción, pe­ro el acá­pi­te in­ser­ta­do por los edi­to­res cri­mi­na­li­za el tex­to y per­vier­te el sen­ti­do. En la Vul­ga­ta, San Je­ró­ni­mo pu­so se­du­xe­rit (del ver­bo se­du­co: “lla­mar apar­te, guiar ha­cia otro la­do”, tam­bién pue­de usar­se co­mo “en­ga­ño”, pe­ro en el sen­ti­do de lle­vár­se­la al río cre­yen­do que era mo­zue­la, o co­mo lle­var­la a lo os­cu­ri­to) y es el mis­mo ver­bo que usan las bi­blias que vie­nen del la­tín. Pe­ro Rei­na y Valera (1569) tra­du­je­ron del grie­go: “Y si al­guno en­ga­ña­re á al­gu­na don­ce­lla...”. En la Bi­blia Sep­tua­gin­ta, di­ce “apa­té­se”, del ver­bo apa­táo: “en­ga­ñar, men­tir, ti­mar”. No ten­go idea del he­breo. El por­tal bi­blia­to­do.com ofre­ce es­ta tra­duc­ción de la To­rah: “Si un hom­bre se­du­ce a una vir­gen...”.

Se­gún es­to, la To­rah y San Je­ró­ni­mo coin­ci­den en el sen­ti­do; se dis­pa­ra el grie­go, que de­ja una idea in­com­pa­ti­ble (pa­ra no­so­tros). En dos ver­sio­nes exis­te el de­seo fe­me­nino: al­guien que­da se­du­ci­do por su pro­pia ga­na; el grie­go en­tien­de otra co­sa: el en­ga­ño es al­go que su­ce­de sin el de­seo del en­ga­ña­do (por po­ner­lo de mo­do sim­ple, que lue­go se com­pli­ca). El que en­ga­ña da ga­to por lie­bre; el que se­du­ce ofre­ce al­go que la otra per­so­na quie­re (por po­ner­lo sim­ple, otra vez).

Es­to no es fi­lo­lo­gía. Es so­lo un re­cla­mo de lec­tor que, an­te tan­ta za­ran­da­ja ju­rí­di­ca y ma­la cuen­ta de se­xos, gé­ne­ros y cen­sos de pie­zas bio­ló­gi­cas de más o de me­nos, sim­ple­men­te ex­tra­ña el de­seo, el ero­tis­mo, el amor.

ES­PE­CIAL

Gra­ba­do re­na­cen­tis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.