Ser­gio Pitol y el ar­te de la tra­duc­ción

Con au­to­ri­za­ción de Cris­ti­na Pa­che­co, re­pro­du­ci­mos es­te “In­ven­ta­rio”, pu­bli­ca­do el 31 de ju­lio de 2011, un acer­ca­mien­to a una de las fa­ce­tas del es­cri­tor que, jun­to al au­tor de Las ba­ta­llas en el de­sier­to y a Carlos Mon­si­váis, con­for­mó esa inigua­la­ble gen

Milenio - Laberinto - - DE PORTADA - JOSÉ EMI­LIO PA­CHE­CO

La li­te­ra­tu­ra es un mar nu­tri­do por to­das las co­rrien­tes de la Tie­rra. So­lo me­dian­te las tra­duc­cio­nes se man­tie­nen en cir­cu­la­ción las aguas. Sin ellas vol­ve­ría­mos a una Ba­bel in­co­mu­ni­ca­ble, a una is­la de­sér­ti­ca y aho­ga­da de sed en que na­da po­dría flo­re­cer. La in­men­sa ma­yo­ría de los li­bros que lee­mos son tra­duc­cio­nes. Y sin em­bar­go es­te in­dis­pen­sa­ble ofi­cio no tie­ne la con­si­de­ra­ción so­cial ni la re­com­pen­sa eco­nó­mi­ca que me­re­ce.

Una y otra vez ve­mos apa­re­cer co­lec­cio­nes en que li­bros co­mo Gue­rra y paz o Cri­men y cas­ti­go, que su­po­nen un in­men­so tra­ba­jo en su tras­la­ción al es­pa­ñol, se pu­bli­can sin cré­di­to al­guno pa­ra el tra­duc­tor y des­de lue­go sin pago. Em­pre­sas más ge­ne­ro­sas po­nen su nom­bre en le­tra de ocho pun­tos y al fi­nal de una lis­ta de cré­di­tos.

Hay ca­sos de in­jus­ti­cia tan ra­di­cal co­mo la que su­frió don Au­re­lio Gar­zón del Ca­mino, el gran tra­duc­tor es­pa­ñol a quien de­be­mos las ver­sio­nes ín­te­gras de La comedia hu­ma­na (Bal­zac), Los Rou­gon-Mac­quart: his­to­ria fa­mi­liar y so­cial de una fa­mi­lia du­ran­te el se­gun­do im­pe­rio (Zo­lá) y las Me­mo­rias de ul­tra­tum­ba (Cha­teau­briand). Gar­zón del Ca­mino de­jó la vis­ta y la sa­lud en ge­ne­ral por cau­sa de es­ta in­men­sa ta­rea. En vano se pi­dió pa­ra él un pre­mio o un apo­yo eco­nó­mi­co. La úl­ti­ma vez que se su­po de don Au­re­lio es­ta­ba en un asi­lo pa­ra in­di­gen­tes de Cuer­na­va­ca.

BOR­GES Y COR­TÁ­ZAR

Ser­gio Pitol per­te­ne­ce a ese gru­po de es­cri­to­res, co­mo Bor­ges y Cor­tá­zar, pa­ra quie­nes la tra­duc­ción se vol­vió el me­jor de los ta­lle­res li­te­ra­rios y la más in­ten­sa prác­ti­ca de su ofi­cio. El au­tor de El ar­te de la fu­ga, El des­fi­le del amor y tan­tos otros li­bros que le die­ron el Pre­mio Cer­van­tes y el Juan Rul­fo no hu­bie­ra si­do lo que es sin su ex­ten­sa y ad­mi­ra­ble la­bor de tra­duc­ción.

En­tre 1961, cuan­do sa­lió de Mé­xi­co pa­ra es­ta­ble­cer­se en Eu­ro­pa, y 1983, en que fue nom­bra­do em­ba­ja­dor en Che­co­es­lo­va­quia, Pitol hi­zo tal can­ti­dad de tra­duc­cio­nes que ni si­quie­ra sus más cer­ca­nos ami­gos pu­die­ron leer­las to­das por­que se pu­bli­ca­ron en mu­chos paí­ses y en las más di­ver­sas editoriales. Des­de 1993 Pitol vi­ve en Xa­la­pa. Allí tu­vo la suer­te de en­con­trar a Ro­dol­fo Men­do­za Ro­sen­do, quien se de­di­có a re­unir es­ta obra dis­per­sa. Su fru­to es la se­rie “Ser­gio Pitol tra­duc­tor”, pu­bli­ca­da por la Uni­ver­si­dad Ve­ra­cru­za­na y aho­ra tam­bién por la Dirección Ge­ne­ral de Pu­bli­ca­cio­nes del Co­na­cul­ta.

Es­ta ha­za­ña me­xi­ca­na, la de una so­la per­so­na que rea­li­za la ta­rea de va­rias ge­ne­ra­cio­nes, so­lo es com­pa­ra­ble en la pro­sa na­rra­ti­va a lo que ha he­cho en poe­sía Ru­bén Bo­ni­faz Nu­ño co­mo tra­duc­tor de to­dos los gran­des clá­si­cos grie­gos y ro­ma­nos. La deu­da de gra­ti­tud de­be­ría ex­ten­der­se al tra­ba­jo de To­más Se­go­via, que aca­ba de dar­nos su Ham­let y la obra en­te­ra de Ge­rard de Ner­val, y a la la­bor de Miguel Án­gel Flo­res, a quien de­be­mos la to­ta­li­dad de Pes­soa y más de trein­ta li­bros poé­ti­cos. Asi­mis­mo es im­po­si­ble no dar las gra­cias a Sel­ma An­ci­ra por vol­ver­nos ac­ce­si­ble la gran li­te­ra­tu­ra ru­sa.

LA RES­PON­SA­BI­LI­DAD DEL TRA­DUC­TOR

Si en Mé­xi­co ter­mi­na­ra de es­ta­ble­cer­se la cul­tu­ra del ve­rano y dia­rios y re­vis­tas pre­gun­ta­ran acer­ca de qué li­bros van a leer­se en es­tas va­ca­cio­nes, qui­zá mu­chos res­pon­de­rían que se lle­van la Bi­blio­te­ca Pitol, aún en pro­ce­so de pu­bli­ca­ción.

Pa­ra quien as­pi­re a es­cri­bir o se de­di­que a es­ta ac­ti­vi­dad la se­rie re­pre­sen­ta un cur­so in­ten­si­vo, una in­mer­sión to­tal en los más di­ver­sos es­ti­los y téc­ni­cas, lec­tu­ras de las cua­les so­lo pue­de sa­lir be­ne­fi­cia­do. Pa­ra el lec­tor co­mún, que es siem­pre el me­nos co­mún de los lec­to­res, sig­ni­fi­ca mu­chas ho­ras de pla­cer y co­no­ci­mien­to.

En sen­ti­do ri­gu­ro­so la tra­duc­ción no exis­te: hay que es­cri­bir de nue­vo las no­ve­las en la len­gua a la que son tras­la­da­das. Gra­cias a Pitol pa­re­cen “co­mo na­ci­das en él y na­tu­ra­les” se­gún el ideal de fray Luis de León. Na­da tan le­jano a lo que en otros tiem­pos se lla­ma­ba “ma­qui­na­zo” co­mo los li­bros que en es­pa­ñol in­te­gran es­ta se­rie. Es­cri­bir es re­es­cri­bir. Se no­ta que Pitol tra­ba­jó co­mo pro­pias esas pá­gi­nas sin que su es­fuer­zo y su tiem­po tu­vie­ran nin­gún apo­yo ins­ti­tu­cio­nal. De es­te mo­do sub­si­dió a las editoriales que pa­ga­ban por cuar­ti­lla sin po­der con­si­de­rar nun­ca la ca­li­dad for­mal su au­sen­cia.

La res­pon­sa­bi­li­dad del tra­duc­tor es in­men­sa. Por ejem­plo: no leo po­la­co. Por tan­to pa­ra mí la je­rar­quía li­te­ra­ria de Jerzy Andrze­jews­ki, Wi­told Gom­bro­wicz o Ka­zi­mierz Brandys va a ser la que mar­que Pitol. Así, es­tos li­bros son el re­sul­ta­do de una co­la­bo­ra­ción en au­sen­cia en­tre dos es­cri­to­res de muy dis­tin­tas len­guas, épo­cas y es­ti­los.

Es­ta se­rie se mues­tra de una va­rie­dad in­fi­ni­ta por­que res­pon­de a los en­car­gos de las ca­sas edi­to­ras, pe­ro tam­bién al sen­ti­do li­te­ra­rio de Pitol quien pro­pu­so li­bros que le gus­ta­ban y sin él tal vez no hu­bié­ra­mos co­no­ci­do nun­ca. Tu­vo la for­tu­na de coin­ci­dir con las nue­vas editoriales que re­pre­sen­ta­ron en Mé­xi­co Joa­quín Díez Canedo y Ber­nar­do Gi­ner de los Ríos, Ar­nal­do

José Emi­lio Pa­che­co, Ser­gio Pitol y Carlos Mon­si­váis

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.