Cloacas

Milenio - Laberinto - - ESCENARIOS - BRAU­LIO PE­RAL­TA jua­na­mo­za@gmail.com

Wim Del­vo­ye es un ar­tis­ta con­cep­tual que en Fran­cia ar­mó re­vue­lo a prin­ci­pios del si­glo XXI con su mues­tra Cloa­ca, los re­sul­ta­dos fi­na­les del pro­gre­so en las al­can­ta­ri­llas del sub­sue­lo. To­do ti­po de des­com­po­si­ción vis­ta en un lím­pi­do mu­seo de ar­te mo­derno, pa­ra in­di­vi­duos dis­pues­tos a vo­mi­tar­se an­te los pú­tri­dos olo­res que de­ja el ser hu­mano y su in­dus­tria­li­za­ción, eso que pre­fe­ri­mos ocul­tar bajo nues­tros pies.

Cloacas han exis­ti­do siem­pre, in­clui­do el mun­do prehis­pá­ni­co, con los sis­te­mas de desagüe desa­rro­lla­dos por los az­te­cas. Pe­ro ha si­do des­de la era in­dus­trial que ese en­gra­na­je hi­dráu­li­co que cir­cu­la por de­ba­jo de una ciu­dad es ocu­pa­do por un ejér­ci­to de mi­se­ra­bles que no tie­nen más te­cho ni ca­sa que ese es­pa­cio des­pre­cia­do por la so­cie­dad. Con ca­pa­ci­dad an­tro­po­ló­gi­ca cual­quie­ra pue­de aso­mar­se por una al­can­ta­ri­lla y ob­ser­var la vi­da hu­ma­na que flu­ye bajo tie­rra.

Ro­ber­to Rue­da Mon­real pu­bli­có en 2012 su pri­me­ra no­ve­la, La cloa­ca. El in­fierno aquí, pa­ra con­tar­nos una his­to­ria de ado­les­cen­tes des­pre­cia­dos por sus pa­dres, per­tur­ba­dos por la dro­ga, la­dro­nes por con­se­cuen­cia pe­ro que, co­mo cual­quier ser hu­mano, quie­ren co­no­cer el ape­go a la vi­da a tra­vés de la amis­tad en­tre ellos mis­mos. En la cloa­ca se odian y se aman. Se pe­lean por el pan y la dro­ga. Se mien­ten y di­cen su ver­dad, a me­dias. His­to­rias de ren­cor que no pue­den más que ter­mi­nar en tra­ge­dia.

Luis Bravo es­cri­be y di­ri­ge Pro­fun­da cloa­ca, adap­ta­ción de la no­ve­la de Ro­ber­to Rue­da. Fe­li­pe to­ma la de­ci­sión de lan­zar­se a la ca­lle y se en­cuen­tra con An­to­nio, Pe­dro, Ramón y Ser­gio, la ban­da que mues­tra las for­mas ex­tra­te­rres­tres de esa vi­da don­de más bajo no pue­des caer. Se gol­pean co­mo un abra­zo. Pro­fie­ren gro­se­rías co­mo sa­bo­rear go­lo­si­nas. Se trai­cio­nan con el ren­cor in­fi­ni­to del ol­vi­do que se­re­mos. Creen más en el po­der del Dia­blo que aquel Dios que to­do per­do­na. Y la dro­ga, el des­tino fi­nal de la exis­ten­cia.

Di­fí­cil adap­tar una no­ve­la al tea­tro (se­gu­ra­men­te en cine se­ría más sen­ci­llo). Se pier­den los con­tex­tos na­rra­ti­vos. Se des­per­fi­lan los per­so­na­jes. No exis­te com­pren­sión de los diá­lo­gos que pa­re­cen mo­nó­lo­gos don­de im­pe­ra el desa­so­sie­go. Na­die se co­mu­ni­ca en reali­dad. Ca­da quien trae el dis­cur­so de su his­to­ria per­so­nal. ¿O así son en reali­dad los ba­jos fon­dos? Má­xi­mo Gor­ki di­ría que no. Sin ri­que­za ni pros­pe­ri­dad, el caos. Ro­ber­to Rue­da de­be es­pe­rar una me­jor adap­ta­ción a su no­ve­la.

Pro­fun­da cloa­ca se es­ce­ni­fi­ca to­dos los mar­tes en lo que fue des­de 1981 la ca­sa tea­tral de Blas Brai­dot y Ra­quel Seoa­ne —miembros del le­gen­da­rio gru­po uru­gua­yo El Gal­pón—, el Fo­ro Con­ti­go Amé­ri­ca, en Ari­zo­na 156. Los dos han muer­to. Ha­cía mu­cho que no me acer­ca­ba a es­te lu­gar, otro­ra emblemático del buen queha­cer tea­tral.

ES­PE­CIAL

El es­cri­tor Ro­ber­to Rue­da Mon­real

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.