EN­TRE­VIS­TA A JOR­GE VOL­PI

Una no­ve­la cri­mi­nal, a me­dio ca­mino en­tre el pe­rio­dis­mo y la li­te­ra­tu­ra, ex­plo­ra los agu­je­ros ne­gros que ta­cho­na­ron el pro­ce­so con­tra Is­rael Va­llar­ta y Flo­ren­ce Cas­sez

Milenio - Laberinto - - PORTADA - GUA­DA­LU­PE ALON­SO CORATELLA

Con­tar de otra ma­ne­ra una his­to­ria, abor­dar­la des­de to­dos los án­gu­los po­si­bles, hil­va­nar tes­ti­mo­nios, de­cla­ra­cio­nes, ico­no­gra­fía, ma­te­rial au­dio­vi­sual, en su­ma, aven­tu­rar­se en una in­ves­ti­ga­ción ex­haus­ti­va, fue el ob­je­ti­vo de Jor­ge Vol­pi cuan­do se dio a la ta­rea de es­cri­bir Una no­ve­la cri­mi­nal, con la que ob­tu­vo el Pre­mio Al­fa­gua­ra 2018. Ha pa­sa­do más de una dé­ca­da des­de el día en que la so­cie­dad pu­do ver có­mo las dos ca­de­nas prin­ci­pa­les de la te­le­vi­sión me­xi­ca­na, Te­le­vi­sa y TV Az­te­ca, trans­mi­tían en vi­vo la lle­ga­da de un co­man­do po­li­cia­co a una ca­sa en Cuer­na­va­ca pa­ra li­be­rar a tres rehe­nes y a sus se­cues­tra­do­res. Fue a tra­vés de es­tas imá­ge­nes inau­di­tas co­mo nos en­te­ra­mos de que Is­rael Va­llar­ta y Flo­ren­ce Cas­sez eran una pa­re­ja de pla­gia­rios per­te­ne­cien­tes a lo que más tar­de se dio a co­no­cer co­mo la ban­da del Zo­dia­co. Sin em­bar­go, aquel ope­ra­ti­vo no fue sino una pues­ta en es­ce­na mon­ta­da por la po­li­cía y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. El he­cho sa­cu­dió al país, en ese en­ton­ces su­mi­do en una cri­sis de se­gu­ri­dad. Es­te es el nú­cleo de la his­to­ria que re­la­ta Jor­ge Vol­pi.

Es­ta no­ve­la do­cu­men­tal o no­ve­la sin fic­ción, co­mo él la des­cri­be, es muy di­fe­ren­te a su tra­ba­jo an­te­rior. Se in­ser­ta más en el gé­ne­ro pe­rio­dís­ti­co, a la ma­ne­ra co­mo Tru­man Ca­po­te con­fi­gu­ró A san­gre fría. “Él acu­ñó el tér­mino non fic­tion no­vel, un gé­ne­ro ra­ro”, afir­ma Vol­pi, “que es­tá a me­dio ca­mino en­tre el pe­rio­dis­mo y la li­te­ra­tu­ra. Hay quien pue­de de­cir que es pe­rio­dis­mo na­rra­ti­vo, un re­por­ta­je muy lar­go. A mí no me lo pa­re­ce, no ten­go for­ma­ción de pe­rio­dis­ta, y con es­te tra­ba­jo tra­té de uti­li­zar las he­rra­mien­tas que uso en lo li­te­ra­rio pa­ra dar­le cohe­ren­cia na­rra­ti­va”.

Vol­pi ob­ser­va las irre­gu­la­ri­da­des en el ca­so Va­llar­ta– Cas­sez. In­tu­ye que hay una his­to­ria que po­dría con­tar­se de otra ma­ne­ra. En ade­lan­te, se da a la bús­que­da de los pro­ta­go­nis­tas: los acu­sa­dos, los fis­ca­les, las víc­ti­mas, pa­rien­tes, lí­de­res de opi­nión y di­plo­má­ti­cos; re­vi­sa los 20 mil fo­lios del ex­pe­dien­te, el ma­te­rial que se ha pu­bli­ca­do, y con­vier­te el enor­me caos de esa in­ves­ti­ga­ción “en una his­to­ria más o me­nos cohe­ren­te. Y di­go más o me­nos por­que si­gue ha­bien­do mu­chas la­gu­nas e irre­gu­la­ri­da­des di­fí­ci­les de sub­sa­nar”, apun­ta.

Los he­chos su­ce­den a fi­na­les de 2005. El je­fe de la po­li­cía, Ge­na­ro Gar­cía Lu­na, de­ci­de ha­cer un mon­ta­je an­te los me­dios pa­ra mos­trar la efi­ca­cia de los man­dos po­li­cia­cos. “Unos me­ses des­pués, en fe­bre­ro de 2006, las pe­rio­dis­tas July Gar­cía y De­ni­se Maer­ker, re­ve­lan que hay irre­gu­la­ri­da­des en­tre los tes­ti­mo­nios de los po­li­cías y lo que vi­mos en te­le­vi­sión. Se asien­ta que a Flo­ren­ce e Is­rael no los de­tie­nen en esa ca­sa, sino en la ca­rre­te­ra. De­ni­se Maer­ker in­vi­ta a Gar­cía Lu­na a su pro­gra­ma y él in­ven­ta una se­gun­da men­ti­ra pa­ra ocul­tar la pri­me­ra. Ase­gu­ra que hu­bo una re­crea­ción de los he­chos, que co­mo a Flo­ren­ce e Is­rael se les de­tie­ne cuan­do re­gre­san a la ca­sa, la pren­sa les pi­de re­pe­tir el ope­ra­ti­vo. Eso es es­can­da­lo­so des­de cual­quier pun­to de vis­ta, y es una men­ti­ra.

A par­tir de 2006, el ca­so se com­pli­ca. La in­ter­ven­ción de las au­to­ri­da­des di­plo­má­ti­cas en de­fen­sa de Cas­sez ha­ce que el ca­so lle­gue has­ta el Pa­la­cio del Eliseo, don­de Ni­co­las Sar­kozy to­ma la es­ta­fe­ta. “Cuan­do se da el gi­ro di­plo­má­ti­co, Sar­kozy te­nía ra­zón en de­fen­der a una ciu­da­da­na fran­ce­sa pe­ro su in­ter­ven­ción fue des­pro­por­cio­na­da. Cuan­do el go­bierno me­xi­cano ha­bía ma­ni­fes­ta­do su de­ci­sión de en­tre­gar­la pa­ra que cum­plie­ra su con­de­na en Fran­cia, lle­ga Sar­kozy con­ven­ci­do de que de­be ayu­dar­la, rompe to­do pro­to­co­lo y ter­mi­na en­fren­ta­do con el pre­si­den­te Cal­de­rón. Las con­se­cuen­cias fue­ron gra­ves pa­ra la fa­mi­lia de Is­rael Va­llar­ta, por­que a raíz del en­fren­ta­mien­to vie­ne un se­gun­do mon­ta­je don­de es de­te­ni­da par­te de su fa­mi­lia con el úni­co ob­je­ti­vo de pro­bar que Flo­ren­ce era la je­fa de la su­pues­ta ban­da del Zo­dia­co”.

El im­pac­to me­diá­ti­co ca­ló en la opi­nión pú­bli­ca. Hu­bo con­sen­so de la cul­pa­bi­li­dad de la fran­ce­sa, no obs­tan­te que al­gu­nas vo­ces, co­mo la del pe­rio­dis­ta Héc­tor de Mau­león, con­sig­na­ron las con­tra­dic­cio­nes con­te­ni­das en el ex­pe­dien­te. “Con el en­fren­ta­mien­to en­tre Cal­de­rón y Sar­kozy, los me­dios afi­nes al go­bierno man­tu­vie­ron las mis­mas men­ti­ras del ori­gen, crean­do una opi­nión pú­bli­ca muy ad­ver­sa ha­cia Flo­ren­ce e Is­rael. En Mé­xi­co se si­gue cre­yen­do que ella es cul­pa­ble aun­que sa­lió de la cár­cel; que Is­rael es cul­pa­ble si bien no ha si­do juz­ga­do; in­clu­so, que la fa­mi­lia de Is­rael es cul­pa­ble, aun­que tres de sus miem­bros fue­ron ab­suel­tos”.

Una no­ve­la cri­mi­nal de­ja al des­cu­bier­to la pre­ca­rie­dad y los vi­cios del sis­te­ma de jus­ti­cia me­xi­cano, así co­mo el lar­go ca­mino que aún que­da por re­co­rrer en re­la­ción a los de­re­chos hu­ma­nos. “Es­pe­ra­ría que los lec­to­res se in­dig­nen tan­to co­mo yo fren­te a nues­tro sis­te­ma de jus­ti­cia”, di­ce Vol­pi, “un sis­te­ma que no fun­cio­na, que es­tá mal con­ce­bi­do, mal im­ple­men­ta­do, don­de la co­rrup­ción to­do lo per­mea, don­de los po­de­ro­sos se sa­len con la su­ya, y don­de la tor­tu­ra es una prác­ti­ca ha­bi­tual. Si fren­te a es­to no nos es­can­da­li­za­mos, es­ta­mos in­de­fen­sos fren­te al po­der cri­mi­nal o el de las au­to­ri­da­des”.

Pa­ra Jor­ge Vol­pi, el Pre­mio Al­fa­gua­ra con­tri­bu­ye a que su li­bro lle­gue a otros lec­to­res en otros paí­ses. “Es­to alen­ta­rá la dis­cu­sión de un te­ma cen­tral, no so­lo por la his­to­ria que cuen­ta sino por el re­tra­to que ha­ce del país”. Ese re­tra­to no se li­mi­ta a las pá­gi­nas de es­te li­bro. Vol­pi se ha ocu­pa­do, des­de di­ver­sos fo­ros, de re­fle­xio­nar so­bre te­mas co­yun­tu­ra­les en la vi­da po­lí­ti­ca y so­cial de los me­xi­ca­nos. “Si mi­ra­mos ha­cia el pa­sa­do, ¿qué cla­ves nos po­drían ayu­dar a en­ten­der el pre­sen­te?”, le pre­gun­to a Jor­ge Vol­pi. “Las cla­ves”, res­pon­de, “es­tán en la fal­ta de cons­truc­ción de ins­ti­tu­cio­nes só­li­das, in­clui­das las de jus­ti­cia. Des­de la Re­vo­lu­ción, no he­mos si­do ca­pa­ces de crear un sis­te­ma de jus­ti­cia con­fia­ble, trans­pa­ren­te, in­de­pen­dien­te”.

In­te­gran­te de la ge­ne­ra­ción del Crack, Vol­pi ca­mi­nó al pa­so de una so­cie­dad en ple­na trans­for­ma­ción. “En el 68”, co­men­ta, “se vi­vía un ré­gi­men au­to­ri­ta­rio que se con­vir­tió en una dic­ta­du­ra. Al me­nos du­ran­te unos me­ses fui­mos esa dic­ta­du­ra. Los te­mas cen­tra­les eran la fal­ta de de­re­chos, la fal­ta de ciu­da­da­nía, que se han ido cons­tru­yen­do a lo lar­go de es­tos 50 años. Ca­si to­dos los mo­vi­mien­tos pos­te­rio­res con­si­de­ran al 68 co­mo el ori­gen sim­bó­li­co de las lu­chas que vie­nen a par­tir de en­ton­ces”.

LEO­NAR­DO DO­MÍN­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.