Pes­soa, el ar­te de mi­rar

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - AVELINA LÉSPER www.ave­li­na­les­per.com

Dar ca­bi­da a nues­tras con­tra­dic­cio­nes, asu­mir que las ne­ga­cio­nes y las afir­ma­cio­nes se des­oyen; pen­sar, amar, su­frir y go­zar con los dis­tin­tos se­res que ca­ben o ca­van nues­tro pro­pio ser. Fer­nan­do Pes­soa se atre­vió, con el do­lor que eso arras­tra, a dar nom­bre a las vo­ces que gri­ta­ban en su ca­be­za. Las hi­zo poe­sía, se ne­gó a la te­ra­péu­ti­ca, au­to con­mi­se­ra­ti­va y me­lo­dra­má­ti­ca “sen­sual” voz que la ma­yo­ría de los poe­tas plas­man, él no, él lan­za­ba cuer­pos des­de el abis­mo y los oía caer, can­tan­do el nom­bre de ca­da uno has­ta ago­tar la gar­gan­ta. En el Cen­tro de Ar­te Rei­na So­fía, de Ma­drid, ex­po­nen Pes­soa, to­do ar­te es una for­ma de li­te­ra­tu­ra, ins­pi­ra­da en la fra­se de Ál­va­ro de Cam­pos, uno de los he­te­ró­ni­mos del poe­ta. Co­no­cer­se a uno mis­mo nos frag­men­ta, y sa­ber que esos otros exis­ten es la “lla­ve de la puer­ta del ser”, co­mo di­ce Pes­soa, que nos da­rá la com­pren­sión del mun­do, la no­ción de “las ho­ras in­de­ci­sas en las cua­les mi vi­da pa­re­ce de otro”. Otro, ese, que no se ca­lla, ese, que exis­te, es nues­tro y es el yo, es el ser. La se­lec­ción de co­lla­ges, di­bu­jos, pin­tu­ras, pro­yec­tos de mu­ra­les, es de la épo­ca, y sin em­bar­go, no lle­gan a la pro­fun­di­dad de la poe­sía de Ál­va­ro de Cam­pos o de las vo­ces que Pes­soa lle­va­ba den­tro. Es el efec­to cu­ra­to­rial de un te­ma que no al­can­za a mi­rar­se en las obras. La ex­pe­rien­cia es una frac­tu­ra en­tre for­ma y con­te­ni­do. Las obras son in­tere­san­tes y lo­gra­das en la ma­yo­ría, los au­to­rre­tra­tos de Ma­rio Eloy y de Jo­sé Al­ma­da de Ne­grei­ros, las es­ce­nas crí­ti­cas de Ju­lio dos Reis Pe­rei­ra, de co­lo­res po­ten­tes, ros­tros gro­tes­cos, cer­cano al ex­pre­sio­nis­mo; las de­co­ra­cio­nes del ci­ne San Car­los de Ma­drid de Ama­deo de Sou­za Car­do­so, son re­pre­sen­ta­ti­vas de una épo­ca y evo­can una es­té­ti­ca pe­ro no re­fle­jan la re­la­ción con Pes­soa. Los in­di­vi­duos que crean pa­ra sí mis­mos, le­jos de la con­ti­nui­dad tem­po­ral, que no es­tán ob­se­sio­na­dos con ser de “su épo­ca o de su tiem­po” se adue­ñan jus­ta­men­te del tiem­po, Pes­soa es­ta­ba dia­lo­gan­do en su in­te­rior, y a pe­sar de ver el mun­do, de ad­ju­di­car­le una ter­mi­no­lo­gía que él in­ven­tó, no era es­cla­vo reac­ti­vo de esa ac­tua­li­dad. La di­fe­ren­cia en­tre las obras ex­pues­tas y Pes­soa es de vi­sión del mun­do y del tiem­po, el poe­ta ha­bla des­de “la reali­dad te­rri­ble” de es­te “ho­rri­ble ser que es ha­ber ser” y la de­co­ra­ción del ci­ne o los bo­ce­tos de So­nia y Ro­bert De­lau­nay, es­tán en otra ex­po­si­ción. Efec­ti­va­men­te, “to­do ar­te es una for­ma de li­te­ra­tu­ra”, y to­do ar­te de­be te­ner poe­sía, es­ta ex­po­si­ción ilus­tra un re­la­to, y Pes­soa, él si­gue so­lo.

JO­SÉ AL­MA­DA DE NE­GREI­ROS

Re­tra­to de Pes­soa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.