La es­té­ti­ca de la in­su­mi­sión

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - MI­RIAM MA­BEL MAR­TÍ­NEZ

La mues­tra Su­ble­va­cio­nes, cu­ra­da por el his­to­ria­dor del ar­te y fi­ló­so­fo fran­cés Geor­ges Di­di–Hu­ber­man, que se pre­sen­ta en el MUAC, re­vi­ta­li­za la idea del Eros en la vi­da co­ti­dia­na. Las más de 250 pie­zas que la in­te­gran alu­den al con­cep­to de “le­van­ta­mien­to”, que va des­de lo fí­si­co, pa­san­do por lo es­pi­ri­tual, has­ta lo teó­ri­co, lo re­fle­xi­vo, lo afec­ti­vo, lo irra­cio­nal. Le­van­ta­mien­tos que in­ci­tan a ima­gi­nar el fu­tu­ro.

El es­pec­ta­dor deam­bu­la por un re­co­rri­do his­tó­ri­co trans­ver­sal, que ade­más de pre­sen­tar una cro­no­lo­gía vi­sual, po­lí­ti­ca y es­té­ti­ca de lo que im­pli­ca, pro­vo­ca, ori­gi­na, sig­ni­fi­ca la ac­ción de su­ble­var, po­ten­cia la re­fle­xión. Es una puer­ta a la fi­lo­so­fía.

Qui­zá pa­ra al­gu­nos re­sul­te una ex­hi­bi­ción me­ra­men­te ilus­tra­ti­va de las ideas de Di­di– Hu­ber­man, y en un sen­ti­do lo es; sin em­bar­go, la po­si­bi­li­dad de tran­si­tar vi­sual­men­te un li­bro se an­to­ja y re­sul­ta en­ri­que­ce­dor. Tal vez pa­ra otros se sir­va del mu­seo co­mo un vehícu­lo pe­da­gó­gi­co. Lo atrac­ti­vo es la pro­vo­ca­ción. No hay ma­ne­ra de no sa­lir to­ca­do. Más allá de ideo­lo­gías, la con­fron­ta­ción vi­sual con los ma­nus­cri­tos, do­cu­men­tos, pin­tu­ras, di­bu­jos, gra­ba­dos, fo­to­gra­fías y pe­lí­cu­las de dis­tin­tas épo­cas, te­si­tu­ras, tex­tu­ras y la­ti­tu­des, cla­si­fi­ca­dos en cin­co ám­bi­tos —Ele­men­tos, Ges­tos, Pa­la­bras, Con­flic­tos y De­seos—, nos ha­cen le­van­tar la mano y mi­rar al otro.

Sí, po­dría ver­se so­lo por los mo­men­tos his­tó­ri­cos o por las re­fe­ren­cias a una se­de: el cu­ra­dor re­edi­ta la lis­ta de obra de acuer­do con el lu­gar que la aco­ge. En es­te ca­so, Di­di–Hu­ber­man su­mó a pie­zas her­mo­sa­men­te per­tur­ba­do­ras, co­mo los gra­ba­dos de Go­ya, Rit­mos pri­ma­rios, la sub­ver­sión del al­ma de Hu­go Ave­ta, Má­qui­nas de pa­la­bras de Ber­nard Heid­sieck, el ma­ni­fies­to es­tri­den­tis­ta, los pa­pa­lo­tes de los 43 des­apa­re­ci­dos de Fran­cis­co To­le­do y la To­ma de la Fin­ca Li­qui­dám­bar de Omar Me­ne­ses, en­tre otras, que ha­blan de los im­pul­sos de li­ber­tad lo­ca­les. Aun­que el es­pec­ta­dor po­dría ol­vi­dar­se de las cé­du­las y aban­do­nar­se a la con­tem­pla­ción pa­ra to­par­se con pie­zas que cap­tan la be­lle­za del ac­to de su­ble­var­se co­mo La me­sa flo­tan­te de Ro­man Sig­ner, El qui­jo­te de la fa­ro­la de Al­ber­to Kor­da o Fá­cil de re­cor­dar de Lor­na Sim­pson, mi­rar la ne­ce­si­dad de ha­cer ar­te co­mo re­bel­día, de asu­mir la in­su­mi­sión co­mo una di­ná­mi­ca pa­ra in­ven­tar otros no y otros sí.

Su­ble­va­cio­nes es una ex­po­si­ción y una po­si­bi­li­dad. Es un tex­to que plan­tea ideas au­da­ces, de esas que Goet­he nom­bra­ba “pie­zas de ajedrez” que “pue­den ser ven­ci­das, pe­ro tam­bién pue­den ini­ciar una par­ti­da vic­to­rio­sa”.

FRAN­CIS­CO DE GO­YA

Los ca­pri­chos (frag­men­to)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.