Paz: crí­ti­ca y com­pat­hia

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - JU­LIO HUBARD

Octavio Paz siem­pre des­con­fió de sí mis­mo. Mu­cho más cer­cano a la vie­ja idea de vir­tud que al bru­mo­so nar­ci­sis­mo, emi­nen­te des­de los ro­mán­ti­cos. La éti­ca an­ti­gua, que co­rre des­de Só­cra­tes has­ta el si­glo XVIII, ope­ra­ba con una ecua­ción: la vir­tud es co­no­ci­mien­to y el co­no­ci­mien­to ge­ne­ra vir­tud. Y es­te or­den del jui­cio re­quie­re que la ver­dad sea ex­te­rior al su­je­to: co­sa del mun­do, co­sa de to­dos. Los ro­mán­ti­cos exa­cer­ba­ron el va­lor de la sub­je­ti­vi­dad. De pron­to, al­guien po­día con­si­de­rar­se vir­tuo­so a sí mis­mo por su pu­ra fi­de­li­dad a sus pro­pios sen­ti­mien­tos e ideas; el ne­cio po­día man­dar el mun­do al dia­blo y alu­ci­nar su iden­ti­dad co­mo per­fec­ción éti­ca.

Paz siem­pre su­po que es­ta­ba ro­to. Su pri­mer re­cuer­do, di­ce en Itinerario, es de aque­lla ca­so­na de Mixcoac, po­bla­da de fan­tas­mas, don­de un ni­ño so­lo su­fre un do­lor que “no es una he­ri­da, es un hue­co... Y des­cu­bris­te tu au­sen­cia, tu hue­co: te des­cu­bris­te. Ya lo sa­bes: eres ca­ren­cia y bús­que­da”. Y eso es su obra to­da. La crí­ti­ca y la au­to­crí­ti­ca co­mien­zan des­de el pro­pio cuer­po, ya en la oque­dad del ni­ño y su te­mor, ya en el pa­de­ci­mien­to del hom­bre vie­jo, cuan­do “la no in­vi­ta­da, la en­fer­me­dad, gol­peó a mi puer­ta”.

Paz co­men­zó bus­can­do la “raíz del hom­bre”. Ne­ce­sa­ria­men­te ha­lla­ba una ame­na­za en to­do aque­llo que con­vir­tie­ra a la per­so­na en “un ins­tru­men­to de sus ins­tru­men­tos”. Co­mo mu­chos fi­ló­so­fos y pen­sa­do­res, cri­ti­có la tec­no­lo­gía: nos enaje­na, nos co­si­fi­ca, an­qui­lo­sa nues­tra per­cep­ción y apaga la in­te­li­gen­cia. Veía la téc­ni­ca co­mo una ex­pre­sión de la vo­lun­tad de po­der.

Pe­ro a los 80 años, en­fer­mo, se so­me­tió a una ope­ra­ción com­pli­ca­da: con una ve­na de un mus­lo, los mé­di­cos re­cons­tru­ye­ron sus ar­te­rias co­ro­na­rias. La tec­no­lo­gía sal­vó su vi­da. Te­nía que es­cri­bir el pró­lo­go del to­mo 10 de sus Obras Com­ple­tas. Lo ti­tu­ló “No­so­tros: los otros”, y re­pi­tió lo úni­co que su­po ha­cer: cues­tio­nar­se, du­dar de sí mis­mo, bus­car un en­ten­di­mien­to que de­pen­de del mun­do, no la con­fir­ma­ción de una aco­bar­da­da iden­ti­dad: “con fre­cuen­cia he se­ña­la­do, en mis es­cri­tos, los pe­li­gros de la bea­ti­fi­ca­ción de las cien­cias y, so­bre to­do, de la tec­ni­fi­ca­ción del mun­do”. Pe­ro ha­bía ig­no­ra­do otra ver­sión de las co­sas: la tec­no­lo­gía le sal­vó la vi­da y, mien­tras se ha­lla­ba co­mo ob­je­to de los ob­je­tos (un cuer­po sos­te­ni­do por tu­bos y má­qui­nas), pu­do ver el cui­da­do hu­mano de los pro­fe­sio­na­les y, mu­cho más, el afec­to de sus se­res cer­ca­nos y el amor de su mu­jer. “Y lla­mé a es­te sen­ti­mien­to, pa­ra dis­tin­guir­lo de la usual sim­pa­tía, des­en­te­rran­do una pa­la­bra que usó Pe­trar­ca: com­pat­hia”.

FOTOTECA ROGERO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.