Me­nos bu­rros

Milenio - Laberinto - - VARIA - DA­VID TOS­CA­NA dtos­ca­na@gmail.com

Tal pa­re­ce que el pró­xi­mo se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción se­rá Es­te­ban Moc­te­zu­ma. En una co­lum­na pu­bli­ca­da en El Uni­ver­sal es­cri­be: “Mu­chas per­so­nas pre­gun­tan có­mo se­rá el pro­gra­ma edu­ca­ti­vo de ga­nar An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor la pre­si­den­cia. Con­tes­to que la edu­ca­ción tie­ne un des­tino: la ca­li­dad”.

Pues sí, “ca­li­dad”, la mis­ma pa­la­bra que uti­li­za cual­quier can­di­da­to en ca­da elec­ción. Lue­go Moc­te­zu­ma suel­ta una fra­se di­fu­sa y preo­cu­pan­te: “Ac­tual­men­te el mun­do es­tá re­pen­san­do có­mo educar pa­ra un fu­tu­ro en don­de los prin­ci­pa­les tra­ba­jos hoy no exis­ten”.

Es­te es un gra­ve error en el que se cae ca­da vez que se in­vi­ta a em­pre­sa­rios y pseu­do­es­pe­cia­lis­tas a par­ti­ci­par en el di­se­ño de pro­gra­mas de edu­ca­ción: pen­sar que la es­cue­la es un adies­tra­mien­to la­bo­ral. Ellos man­dan a sus hi­jos a es­cue­las pri­va­das y lue­go a las uni­ver­si­da­des, pe­ro es­pe­ran que las pri­ma­rias y se­cun­da­rias es­ta­ta­les pre­pa­ren cho­fe­res, guar­dias de se­gu­ri­dad, al­ma­ce­nis­tas, me­se­ros, ven­de­do­res, téc­ni­cos, afa­na­do­res, ga­rro­te­ros y ca­je­ros.

El fu­tu­ro se­cre­ta­rio po­ne co­mo ejem­plo a se­guir el sis­te­ma edu­ca­ti­vo es­pa­ñol, que es uno de los peo­res de Eu­ro­pa y se si­gue hun­dien­do año con año. Lue­go di­ce al­go más esperanzador: “Lle­gó el mo­men­to… de educar en ar­tes, des­ta­can­do la mú­si­ca or­ques­tal y de apa­sio­nar a los es­tu­dian­tes en cien­cia y tec­no­lo­gía a tra­vés de la ro­bó­ti­ca”. Bien, pe­ro re­sul­ta ex­tra­va­gan­te que es­to úl­ti­mo se bus­que “a tra­vés de la ro­bó­ti­ca”, por inal­can­za­ble en las es­cue­las y por­que mu­chí­si­ma cien­cia tie­ne po­co que ver con Mr. Ro­bo­to.

Asus­ta que el tex­to de Moc­te­zu­ma no ha­ble de al­gún plan pa­ra que los alum­nos ten­gan una cer­ca­na re­la­ción con los li­bros y la lec­tu­ra. Ade­más bas­ta leer és­ta y otras co­lum­nas del fu­tu­ro ti­mo­nel de la edu­ca­ción en Mé­xi­co pa­ra dar­nos cuen­ta de que no es un hom­bre de le­tras: re­dac­ta con vi­cios gra­ma­ti­ca­les, fal­ta de cla­ri­dad, pa­ja ver­bal y po­ca pro­fun­di­dad. Tie­ne ex­pe­rien­cia co­mo se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción, tal co­mo Chuayf­fet, así que la idea de Ló­pez Obra­dor pa­re­ce ir por el mis­mo ca­mino que la de Pe­ña: no un edu­ca­dor, sino un ne­go­cia­dor.

Ya vie­ne el pri­me­ro de ju­lio y me­ses des­pués lle­ga­rá la to­ma de po­der. Por fa­vor, no nos ha­gan per­der otros seis años con pla­nes, co­mi­sio­nes, cues­tio­nes sin­di­ca­les, con­sul­tas a pa­dres de fa­mi­lia, nue­vos pro­gra­mas que no se im­ple­men­tan y de­más bi­ci­cle­tas es­ta­cio­na­rias. La edu­ca­ción no ne­ce­si­ta im­pro­vi­sa­dos ni es­pe­cia­lis­tas ex­ter­nos; ni si­có­lo­gos que con­ven­zan al mun­do de que los ni­ños son dé­bi­les emo­cio­na­les. No ne­ce­si­ta pe­ri­tos que jus­ti­fi­quen la ma­la edu­ca­ción con la po­bre­za y la po­bre­za con la ma­la edu­ca­ción. No ha­cen fal­ta teo­rías de van­guar­dia que apa­pa­chen al es­tu­dian­te me­dio­cre y abu­rren al am­bi­cio­so.

Hay que em­pe­zar por lo bá­si­co, por de­fi­nir pa­ra qué sir­ve la es­cue­la. Si su­po­ne­mos que sir­ve pa­ra con­se­guir un em­pleo, ya va­mos cues­ta aba­jo. Si, en el es­pí­ri­tu del Re­na­ci­mien­to y la Ilus­tra­ción, cree­mos que la es­cue­la es el si­tio don­de se desa­rro­llan se­res li­bres, pen­san­tes, crí­ti­cos, in­te­li­gen­tes, hu­ma­nos, lec­to­res, aler­tas, crea­ti­vos, con­tes­ta­ta­rios, elo­cuen­tes, va­lien­tes, éti­cos, dis­ci­pli­na­dos, am­bi­cio­sos, dig­nos y aman­tes de las ar­tes, en­ton­ces va­mos ga­nan­do.

Lo que aún es­pe­ro, es que Ló­pez Obra­dor con­fie­se que se le cru­za­ron los ca­bles, y que los en­de­re­ce nom­bran­do a Héc­tor Vas­con­ce­los en la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción; y si de tal pa­lo, tal as­ti­lla, ten­dría­mos en puer­ta me­nos bu­rros y más lee­do­res.

ES­PE­CIAL

Es­te­ban Moc­te­zu­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.