EVO­CA­CIÓN DE CAR­LOS MONSIVÁIS

El 4 de ma­yo, el cro­nis­ta y au­tor, en­tre otros clá­si­cos, de Amor per­di­do, cum­pli­ría 80 años. Es­te re­tra­to co­ral, que con­vo­ca a va­rios de sus ami­gos más cer­ca­nos, ce­le­bra y re­me­mo­ra mu­chas de las fa­ce­tas de su per­so­na­li­dad lai­ca, vi­tal y en­tre­na­da pa­ra que

Milenio - Laberinto - - PORTADA - JO­SÉ GON­ZÁ­LEZ MÉN­DEZ

La cha­ma­rra in­fa­li­ble, la qui­ja­da ro­tun­da, el pe­lo blan­co en plena in­su­rrec­ción. Car­los Monsiváis es el in­te­lec­tual al que la cul­tu­ra cul­ta de Mé­xi­co des­pre­cia­ba por na­co; el pe­rio­dis­ta que des­cu­brió y res­ca­tó a la so­cie­dad ci­vil de en­tre los es­com­bros que de­jó el sis­mo de 1985, y el in­ter­lo­cu­tor pri­vi­le­gia­do a quien Octavio Paz pro­di­gó uno de sus me­jo­res elo­gios: “Ha leí­do to­dos los li­bros”. Pro­tes­tan­te, ma­són, cuá­que­ro, ho­mo­se­xual, a Monsiváis le bas­ta­ba pen­sar­se co­mo un lu­gar co­mún de la co­lo­nia Por­ta­les. Pa­ra el en­sa­yis­ta y tra­duc­tor Adol­fo Cas­ta­ñón, Monsiváis fue el úl­ti­mo de los intelectuales pú­bli­cos del país. Qui­zá por esa ra­zón con­tra­jo el mal de los tiem­pos mo­der­nos: ser un es­cri­tor más co­no­ci­do que leí­do. Ani­ma­dor de la vi­da po­lí­ti­ca, so­cial y cul­tu­ral en el úl­ti­mo me­dio si­glo en Mé­xi­co, por su me­sa de di­sec­ción so­cio­ló­gi­ca pa­sa­ron el San­to, Juan Ga­briel, Agus­tín La­ra, Jo­sé Alfredo Ji­mé­nez, Raúl Ve­las­co, Fi­del Velázquez, Ma­ría Fé­lix, Sal­va­dor No­vo… Su ex­tra­or­di­na­ria cró­ni­ca so­bre el sis­mo de 1985 le va­lió ser nom­bra­do “pa­dre de la so­cie­dad ci­vil”, aun­que tam­bién se ocu­pó del na­cio­na­lis­mo bravucón que in­cu­ba el fut­bol y el ma­tri­mo­nio show-fe que se te­le­vi­sa ca­da 12 de di­ciem­bre des­de la Ba­sí­li­ca de Gua­da­lu­pe. De he­cho, de­be­mos a Mon­si una de las crí­ti­cas al po­der más efi­ca­ces, no des­de la aca­de­mia o los par­ti­dos, sino des­de el hu­mor. Su co­lum­na “Por mi ma­dre, bohe­mios” fue por 42 años la “es­tu­pi­do­te­ca” don­de se re­fle­ja­ron po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios y je­rar­cas ca­tó­li­cos. Esa mis­ma crí­ti­ca a la so­lem­ni­dad le per­mi­tió de­rri­bar el mu­ro en­tre cul­tu­ra cul­ta y cul­tu­ra po­pu­lar. “Esa dis­tin­ción no tie­ne sen­ti­do”, se­ña­la Ele­na Po­nia­tows­ka. “Ton­go­le­le iba a las con­fe­ren­cias de Car­los Fuen­tes y és­te se sen­tía muy ha­la­ga­do”. Mor­daz e iró­ni­co has­ta la cruel­dad, Mon­si era ca­paz de lan­zar dar­dos en­ve­ne­na­dos con­tra sus ami­gos e in­clu­so con­tra sí mis­mo, ase­gu­ra el ca­ri­ca­tu­ris­ta Ra­fael Barajas, El Fis­gón. Es­ta ca­pa­ci­dad de au­to­crí­ti­ca per­mi­tió a Monsiváis apre­ciar a las per­so­nas que no eran com­pla­cien­tes y ha­cían se­ña­la­mien­tos se­ve­ros con­tra él. “Pa­ra ser ami­go de Car­los —di­ce el pe­rio­dis­ta Brau­lio Pe­ral­ta— era ne­ce­sa­rio ir a su ca­sa, es­pe­rar en la ca­lle, so­por­tar sus ho­ra­rios, to­le­rar que te de­ja­ra plan­ta­do. A ve­ces te­nías que es­pe­rar ho­ras a que se de­socu­pa­ra, por­que es­ta­ba es­cri­bien­do su ar­tícu­lo o su cró­ni­ca. Era ma­ni­pu­la­dor en lo pri­va­do y lo pú­bli­co. En los tex­tos que es­cri­bía ha­bía men­sa­jes pa­ra el pre­si­den­te, pa­ra el gru­po cul­tu­ral opo­si­tor, pa­ra to­dos. No­so­tros lle­ga­mos a te­ner fric­cio­nes por las en­tre­vis­tas que le hi­ce a Octavio Paz”. Se­gún Ra­fael Pé­rez Gay, com­pa­ñe­ro del cro­nis­ta en el su­ple­men­to La cul­tu­ra en Mé­xi­co, Monsiváis “des­truía en pri­va­do lo que ha­bía elo­gia­do en pú­bli­co” (Ne­xos, sep­tiem­bre de 2012). En su en­sa­yo “Un hom­bre lla­ma­do ciu­dad”, Cas­ta­ñón re­tra­ta a Monsiváis co­mo un hom­bre “muy pen­dien­te del pú­bli­co y de ser re­co­no­ci­do por ese pú­bli­co. Le cos­tó tra­ba­jo di­ge­rir es­ta crí­ti­ca y no nos ha­bla­mos en seis me­ses”. —¿De ver­dad crees eso? —pre­gun­tó el cro­nis­ta. —¡Por su­pues­to! “La amis­tad pue­de ser emo­ti­va, pe­ro no sus­ti­tu­ye a la ver­dad. Creo ha­ber­le di­cho a Car­los, en vi­da, lo que pen­sa­ba de él”, ase­gu­ra el in­te­gran­te de la Aca­de­mia Me­xi­ca­na de la Len­gua.

Pa­ra Po­nia­tows­ka e Iván Res­tre­po, Monsiváis era el pa­ra­dig­ma del ciu­da­dano: in­for­ma­do, crí­ti­co, ac­ti­vo fren­te a la vi­da pú­bli­ca, de­fen­sor de los de­re­chos hu­ma­nos, im­pul­sor de la se­cu­la­ri­za­ción del po­der, res­pe­tuo­so de los con­tra­rios.

Nues­tro san­to lai­co.

MONSIVÁIS PRE­SEN­TA EN SO­CIE­DAD A LA SO­CIE­DAD

Car­los Monsiváis lo sa­bía to­do. Su me­mo­ria pro­di­gio­sa le per­mi­tía re­ci­tar los Sal­mos y enu­me­rar to­das las pe­lí­cu­las de Li­ber­tad Lamarque; era ca­paz de apren­der­se poe­mas vul­ga­res pa­ra ri­di­cu­li­zar­los e in­tro­du­cir en una plá­ti­ca per­las ge­nui­nas de Ne­ru­da, Bor­ges o Mar­tí.

Luis Gon­zá­lez de Alba, lí­der del 68, es­cri­bió que Mon­si po­día re­cor­dar el úl­ti­mo bar gay abier­to en Ti­jua­na, los ba­ños que de­bían evi­tar­se en Chilpancingo, la ge­nea­lo­gía de la fa­mi­lia Bu­rrón, el cuen­to de Mau­pas­sant que to­dos con­fun­den con el de Poe. Tam­bién te­nía ca­li­bra­da la apor­ta­ción his­tó­ri­ca de li­be­ra­les co­mo Gui­ller­mo Prie­to, Ig­na­cio Ra­mí­rez e Ig­na­cio Ma­nuel Al­ta­mi­rano, maes­tros es­pi­ri­tua­les del nue­vo ciu­da­dano, y se en­fu­re­cía por­que la iz­quier­da me­xi­ca­na no pu­die­ra o no qui­sie­ra re­fle­jar­se en ese es­pe­jo.

Pa­ra Iván Res­tre­po, su ami­go por más de 50 años, Mon­si era el es­la­bón más re­cien­te de esa gran tra­di­ción liberal por sus con­tri­bu­cio­nes al de­ba­te so­bre la se­cu­la­ri­za­ción del po­der, de­re­chos hu­ma­nos, di­ver­si­dad se­xual, cul­tu­ra po­pu­lar y for­ma­ción de ciu­da­da­nos. En ese sen­ti­do, de­be­mos a Monsiváis el res­ca­te del tér­mino “so­cie­dad ci­vil”, arrum­ba­do en los vie­jos anaque­les de la fi­lo­so­fía.

Ahí don­de los me­xi­ca­nos vi­mos edi­fi­cios de­rrui­dos y cuer­pos mu­ti­la­dos en el sis­mo de 1985, el cro­nis­ta vio una in­su­rrec­ción ci­vil, una so­cie­dad or­ga­ni­za­da que to­ma­ba de­ci­sio­nes al mar­gen del go­bierno. “La gran ex­pe­rien­cia del 85 es que trans­for­mó la idea que la so­cie­dad te­nía de sí mis­ma. Se tra­ta­ba de sa­lir, ayu­dar, lle­var co­mi­da y sal­var vi­das. Si hoy exis­te ese de­seo de in­ter­ve­nir, de crear esa con­cien­cia cí­vi­ca, se de­be en gran par­te al 85”.

Es­ta­mos aquí reuni­dos pa­ra anun­ciar que la ma­sa, la de­ma­sia­da-gen­te, el pe­la­da­je, de­ja atrás su inocen­cia de ni­ña y pa­sa a con­ver­tir­se en la se­ño­ri­ta so­cie­dad ci­vil. Monsiváis fue el pa­drino de la cria­tu­ra.

EL CHIS­ME ES LA GUI­LLO­TI­NA DE LA ES­PI­RI­TUA­LI­DAD

En ca­sa de Car­los Monsiváis ama­ne­cía pun­tual­men­te a las 5 de la ma­ña­na. An­tes de que la ciu­dad lan­za­ra su pri­mer bra­mi­do, el cro­nis­ta inau­gu­ra­ba el día con una ce­re­mo­nia aus­te­ra, pe­ro pro­fun­da­men­te de­mo­crá­ti­ca: des­col­gar el te­lé­fono y des­per­tar a to­do mun­do. In­som­ne cró­ni­co, Mon­si apli­ca­ba esa tor­tu­ra fra­ter­na a un pe­que­ño gru­po de ami­gos en­tra­ña­bles. El in­ves­ti­ga­dor Iván Res­tre­po y la an­tro­pó­lo­ga Mar­ta Lamas res­pon­dían el te­lé­fono pa­ra leer al cro­nis­ta las pri­me­ras pla­nas de los pe­rió­di­cos.

A las 8 de la ma­ña­na, lue­go de rea­li­zar su pro­pia re­vi­sión de la pren­sa, pa­sa­ba al re­por­teo y a la re­tro­ali­men­ta­ción con los co­le­gas.

—¿Ya leís­te lo que di­jo el dipu­tado Pé­rez Sánchez? —pre­gun­ta­ba a Ele­na Po­nia­tows­ka. —¿Quién es el dipu­tado Pé­rez Sánchez? —¿No sa­bes quién es Pé­rez Sánchez? —No. —Co­mo pe­rio­dis­ta es tu obli­ga­ción sa­ber que Pé­rez Sánchez vie­ne de Si­na­loa y ha di­cho tal y tal bar­ba­ri­dad… —Pre­fie­ro leer a Jai­me Sa­bi­nes. En esa lis­ta de con­tac­tos es­ta­ba el pe­rio­dis­ta Brau­lio Pe­ral­ta, a quien Monsiváis com­par­tía sus ha­llaz­gos ma­ña­ne­ros: “¿Leís­te lo que pu­bli­có tal dia­rio? ¿Vis­te que va a ha­ber un nue­vo pe­rió­di­co? ¿Ya sa­bes que mu­rió fu­lano?”

El te­lé­fono era su he­rra­mien­ta más efi­caz co­mo pe­rio­dis­ta, pe­ro tam­bién su ma­yor fuen­te de pla­cer. Avan­za­da la ma­ña­na, Mon­si inau­gu­ra­ba el chis­mo­rreo vi­tal, el re­la­jo co­mo ar­te su­pre­mo, el des­ma­dre to­tal:

“¿Sa­bes có­mo le di­cen al poe­ta que pla­gia­ba ver­sos sin pa­gar copy­right?” “Adi­vi­na quién es el nue­vo del mo­vi­mien­to gay” “Ya su­pe qué di­jo La Jí­ca­ma el jue­ves” “¿Qué pa­sa con Sen­de­ro Vo­lu­mi­no­so que an­da muy sen­si­ble?”

“A ve­ces quie­ro ser es­pi­ri­tual, pe­ro es im­po­si­ble con el te­lé­fono al la­do —de­cía—. Cuan­do es­toy más com­pe­ne­tra­do con la mú­si­ca o la poe­sía, sue­na el te­lé­fono y uno no pue­de sus­traer­se al chis­me: el chis­me es la gui­llo­ti­na de la es­pi­ri­tua­li­dad”.

Sem­bra­das las in­dis­cre­cio­nes del día, Monsiváis pa­sa­ba a ejer­cer la co­se­cha.

—Cuén­ta­me el chis­me de la ce­na a la que fuis­te —alen­ta­ba a Mar­ta Lamas. —¡Car­los, yo no me fi­jo en esas co­sas! —¿Qué vis­te? ¿Quién an­da con quién? —¡Oye, yo no soy chis­mo­sa! —No, eres abu­rri­da. Un mo­men­to des­pués, en otra zo­na de la

An­tes de que la ciu­dad lan­za­ra su pri­mer bra­mi­do, el cro­nis­ta inau­gu­ra­ba el día con una ce­re­mo­nia aus­te­ra

ciu­dad, so­na­ba el te­lé­fono de la es­cri­to­ra Ra­quel Se­rur:

—Cuén­ta­me el chis­me por­que la ba­bo­sa de Mar­ta no se en­te­ró de na­da.

NUN­CA LLE­GÓ EL MO­MEN­TO PA­RA SA­LIR DEL CLÓ­SET

Car­los Monsiváis fue el in­te­lec­tual que más apo­yó pú­bli­ca­men­te la cau­sa de ho­mo­se­xua­les y les­bia­nas. Des­de su trin­che­ra de ac­ti­vis­ta y es­cri­tor, im­pul­só en la Ciu­dad de Mé­xi­co ini­cia­ti­vas co­mo las so­cie­da­des de con­vi­ven­cia, la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo y el ma­tri­mo­nio gay. Mar­ta Lamas, fun­da­do­ra del Gru­po de In­for­ma­ción y Re­pro­duc­ción Ele­gi­da (GI­RE), re­cuer­da que Mon­si apo­yó ges­tio­nan­do ci­tas con go­ber­nan­tes, pro­cu­ra­do­res y se­cre­ta­rios de Es­ta­do. Las so­cie­da­des de con­vi­ven­cia (2006), la le­ga­li­za­ción del abor­to (2007) y el ma­tri­mo­nio gay (2009) se apro­ba­ron en la ges­tión de Mar­ce­lo Ebrard, aun­que es­ta­ban lis­tas des­de el go­bierno de An­drés Ma­nuel López Obra­dor. —¿Por qué López Obra­dor no im­pul­só esas le­yes? —En tér­mi­nos per­so­na­les, Ebrard es un lai­co mu­cho más con­ven­ci­do y López Obra­dor tie­ne una par­te más re­li­gio­sa —se­ña­la Mar­ta Lamas.

Iván Res­tre­po re­cuer­da que “López Obra­dor se opu­so a esas le­yes por su prag­ma­tis­mo de es­tar bien con Dios y con el dia­blo, y por sus creen­cias re­li­gio­sas. Es­to y su cer­ca­nía con Norberto Ri­ve­ra, uno de los peo­res car­de­na­les, sa­ca­ban de qui­cio a Monsiváis, aun­que nun­ca se dis­tan­ció de López Obra­dor”.

—¿Ca­bil­deó Monsiváis con López Obra­dor o Ebrard esas le­yes?

—Ebrard las apo­yó por­que su her­mano mu­rió de VIH —co­men­ta Brau­lio Pe­ral­ta—. Eso es pú­bli­co. La fa­mi­lia se aver­gon­za­ba de ese in­te­gran­te gay y por eso fue valiente su de­ci­sión de de­cir: “En mi fa­mi­lia hay un gay y no lo voy a dis­cri­mi­nar”.

El ac­ti­vis­mo de Mon­si en fa­vor de la di­ver­si­dad se­xual co­men­zó en 1971. Ese año fun­dó, jun­to con Nancy Cárdenas y Juan Ja­co­bo Hernández, el Fren­te de Li­be­ra­ción Ho­mo­se­xual, que inau­gu­ra el mo­vi­mien­to gay en Mé­xi­co.

En los años se­ten­ta re­dac­tó la ma­yo­ría de los des­ple­ga­dos en de­fen­sa de los ho­mo­se­xua­les; fun­dó el pri­mer su­ple­men­to so­bre sida, y reali­zó de­ce­nas de lla­ma­das a las ofi­ci­nas del sec­tor Sa­lud pa­ra exi­gir aten­ción dig­na pa­ra los en­fer­mos con VIH. Pe­se a esas con­tri­bu­cio­nes,

Mon­si fue cri­ti­ca­do con du­re­za por una par­te del mo­vi­mien­to, en­tre otras co­sas por no de­cla­rar­se gay. En el li­bro El cló­set de cris­tal (Ediciones B, Mé­xi­co, 2016), Brau­lio Pe­ral­ta plan­tea una ex­pli­ca­ción. “Si sal­go del cló­set me van a eti­que­tar co­mo au­tor gay y no quie­ro eso, por­que me van a li­mi­tar en to­do lo que ha­go pú­bli­ca­men­te”, de­cía el cro­nis­ta, se­gún el tes­ti­mo­nio de Juan Ja­co­bo Hernández, su pa­re­ja en los años se­sen­ta.

Hernández fue siem­pre par­ti­da­rio de sa­car el mo­vi­mien­to gay a la ca­lle, de mar­char y de­fen­der pú­bli­ca­men­te sus de­re­chos. Monsiváis no. El cro­nis­ta avanzaba por otra ru­ta. Lo su­yo eran los des­ple­ga­dos, las de­nun­cias en los me­dios, la ba­ta­lla cul­tu­ral.

En 1978, el Fren­te Ho­mo­se­xual de Ac­ción Re­vo­lu­cio­na­ria (di­ri­gi­do por Hernández) sa­lió a la ca­lle y un año des­pués se reali­zó la pri­me­ra Mar­cha del Or­gu­llo Lés­bi­co Gay. “Mon­si de­cía que no era el mo­men­to de sa­lir”, re­cuer­da Pe­ral­ta.

—¿Tie­ne re­le­van­cia que no ha­ya sa­li­do del cló­set? —se le pre­gun­ta a Mar­ta Lamas.

—Él siem­pre de­cía: “Octavio Paz o Car­los Fuen­tes no an­dan por el mun­do di­cien­do: “¡Soy he­te­ro­se­xual, soy he­te­ro­se­xual!” Es­tán ca­sa­dos. Pun­to. Yo he te­ni­do mis pa­re­jas y no veo la ra­zón de ir por ahí gri­tan­do: “¡Soy gay, soy gay!”

Mu­chas ve­ces Monsiváis mi­ró el pa­so de la mar­cha gay des­de la me­sa de al­gún res­tau­ran­te. Pa­ra él nun­ca lle­gó el tiem­po de sa­lir a la ca­lle.

“SI QUIE­RE VI­VIR TIE­NE QUE HA­CER AL­GO CON SUS GA­TOS”

Más de 250 ga­tos con­vi­ven en un in­mue­ble de 200 me­tros cua­dra­dos en la par­te mon­ta­ño­sa de la de­le­ga­ción Xo­chi­mil­co. Es la Aso­cia­ción Ga­tos Ol­vi­da­dos AC, fun­da­da por Car­los Monsiváis y Claudia Váz­quez. La iden­ti­dad de ella co­bró re­le­van­cia tras de­man­dar a la fa­mi­lia del cro­nis­ta por ha­ber dor­mi­do a va­rios de los do­ce ga­tos el mis­mo día en que mu­rió el es­cri­tor. La ac­ti­vis­ta ha­bía lla­ma­do a ca­sa de Monsiváis pa­ra pe­dir la cus­to­dia de los fe­li­nos.

—¡No hay ga­tos! ¡Hoy se dur­mió a la mi­tad y ma­ña­na se dor­mi­rá a los de­más —res­pon­dió Bea­triz Sánchez Monsiváis, se­gún la ac­ti­vis­ta.

En el jui­cio, la au­to­ri­dad ra­ti­fi­có la cus­to­dia de los ga­tos a la fa­mi­lia. Mar­ta Lamas ase­gu­ra que cua­tro mu­rie­ron de en­fer­me­dad y ocho se die­ron en adop­ción de ma­ne­ra le­gal.

El víncu­lo de Claudia y Mon­si era Ca­tás­tro­fe, un ga­to fe­ral que ella do­nó al cro­nis­ta me­ses an­tes de su muer­te. Ella re­gre­só va­rias ve­ces a la co­lo­nia Por­ta­les pa­ra vi­gi­lar su desa­rro­llo y fue tes­ti­go del mal­tra­to a los ga­tos.

—¡Sa­bes que los ga­tos te en­fer­man! —re­cla­ma­ba Bea­triz al cro­nis­ta.

Mon­si ya no te­nía fuer­zas pa­ra pe­lear.

En la edi­ción 2005 de la FIL de Gua­da­la­ja­ra, Car­los Monsiváis pu­do di­men­sio­nar por pri­me­ra vez la gra­ve­dad de la en­fer­me­dad que pro­vo­có su muer­te en 2010. El úl­ti­mo día de la Fe­ria fue in­ter­na­do de emer­gen­cia ba­jo la res­pon­sa­bi­li­dad de su ami­go in­se­pa­ra­ble, Iván Res­tre­po. Cua­tro días des­pués fue da­do de al­ta. El di­rec­tor del hos­pi­tal ha­bló con Res­tre­po y Nelly, su es­po­sa:

—El maes­tro Monsiváis tie­ne gra­ves pro­ble­mas pul­mo­na­res. ¿Us­te­des co­no­cen a al­guien que pue­da aten­der­lo en la Ciu­dad de Mé­xi­co? —Sí. —Llé­ven­lo cuan­to an­tes. Ya en la Ciu­dad de Mé­xi­co, Mon­si fue eva­lua­do por el doc­tor Fernando Cano Va­lle, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de En­fer­me­da­des Res­pi­ra­to­rias (INER). Un mes des­pués, en enero de 2006, el es­pe­cia­lis­ta lla­mó a Res­tre­po.

—In­ví­ta­me a co­mer con Car­los. Quie­ro pla­ti­car con él, con­ti­go y con Nelly.

Cano Va­lle lle­gó con su pa­re­ja, la ac­triz Nu­ria Ba­ges. La co­mi­da trans­cu­rrió con nor­ma­li­dad, pe­ro en los pos­tres el di­rec­tor del INER sol­tó la bom­ba:

—Car­los, si quie­res vi­vir un po­co más hay que de­te­ner la fi­bro­sis pul­mo­nar que tie­nes. La so­lu­ción im­pli­ca a tus ga­tos, que son una de las fuen­tes de lo que tie­nes en los pul­mo­nes, y tus li­bros. El pe­lo de unos y el pol­vo y hon­gos de otros son fa­ta­les des­de el pun­to de vis­ta mé­di­co.

El cro­nis­ta que­dó pa­ra­li­za­do. Vol­vió a la reali­dad un mo­men­to des­pués con chis­tes so­bre la vi­da y la muer­te. Fue la pri­me­ra lla­ma­da de aten­ción a Mon­si so­bre la fra­gi­li­dad de su sa­lud. Aho­ra sa­be­mos eli­gió a ga­tos y li­bros.

—¿Al fi­nal los ga­tos sí le hi­cie­ron da­ño? —se le cues­tio­na a Res­tre­po.

—¡Cla­ro! ¡Cla­ro que in­flu­ye­ron! No pro­vo­ca­ron su muer­te, pe­ro fue­ron par­te de un pro­ble­ma ge­ne­ral que se agra­vó con el tiem­po. Los ga­tos go­ber­na­ban esa ca­sa.

MONSIVÁIS NO TIE­NE IDEAS, TIE­NE CRÓ­NI­CAS

Car­los Monsiváis par­ti­ci­pó en múl­ti­ples po­lé­mi­cas y su plu­ma­je no siem­pre sa­lió in­dem­ne. La dis­cu­sión pú­bli­ca más lla­ma­ti­va la tu­vo con Octavio Paz, en di­ciem­bre de 1977 y enero de 1978, a par­tir de una en­tre­vis­ta del pe­rio­dis­ta Ju­lio Sche­rer Gar­cía al poe­ta me­xi­cano:

Paz: “La iz­quier­da me­xi­ca­na su­fre una suer­te de pa­rá­li­sis in­te­lec­tual. Es una iz­quier­da mur­mu­ra­do­ra y re­to­bo­na, que pien­sa po­co y dis­cu­te mu­cho”.

Mon­si: “Es ca­si pe­no­so re­cor­dar­te que la iz­quier­da, por más li­mi­ta­cio­nes his­tó­ri­cas que ten­ga, si­gue sien­do la al­ter­na­ti­va más coherente y va­lio­sa pa­ra el país”.

Paz: “Monsiváis no es un hom­bre de ideas, sino de ocu­rren­cias”.

Mon­si: “Paz no es un hom­bre de ideas, sino de recetas”.

Se­gún Res­tre­po, no hu­bo dis­tan­cia­mien­to pos­te­rior. “Lue­go del des­en­cuen­tro, Paz te­nía con Car­los lar­gas plá­ti­cas e in­clu­so se que­ja­ba con él de la for­ma en que lo tra­ta­ba la iz­quier­da”.

Unos me­ses des­pués, Paz ex­pre­só su gran elo­gio al cro­nis­ta: “Monsiváis ha leí­do to­dos los li­bros, to­dos los có­mics y ha vis­to to­das las pe­lí­cu­las. Es un nue­vo gé­ne­ro li­te­ra­rio”.

En 2014, el pe­rio­dis­ta Vi­cen­te Le­ñe­ro es­cri­bió: “Monsiváis no sa­bía de tea­tro, pe­ro en­via­do por Jai­me Gar­cía Te­rrés, re­ga­ñó en la Re­vis­ta de la Uni­ver­si­dad de Mé­xi­co a Jor­ge Ibar­güen­goi­tia por ha­ber­se bur­la­do de dos obri­tas de Al­fon­so Re­yes que Juan Jo­sé Gu­rro­la mon­tó en la Ca­sa del La­go. Ibar­güen­goi­tia lo de­tes­tó des­de en­ton­ces”.

En su li­bro Na­da me­xi­cano me es ajeno. Pa­pe­les so­bre Car­los Monsiváis (Bonilla Ar­ti­gas Edi­to­res, Mé­xi­co, 2017), Cas­ta­ñón re­ve­la el nin­gu­neo que la aca­de­mia in­fli­gió a Monsiváis: “El cro­nis­ta era ama­do por la cul­tu­ra po­pu­lar y, se­cre­ta­men­te, por la otra, que so­lo lo de­ja­ba en­trar con re­ce­lo, dis­fra­za­do de ho­no­ris cau­sa, a sus al­ta­res”. —¿La cul­tu­ra cul­ta lo ex­clu­yó? —Lo des­pre­cia­ba. Car­los no en­tró a la Aca­de­mia Me­xi­ca­na de la Len­gua, aun­que hay cons­tan­cia de que fue elec­to. Tam­po­co en­tró a El Co­le­gio Na­cio­nal, por­que no era de­ten­ta­dor de un dis­cur­so cien­tí­fi­co. Era el mal por­ta­do.

Res­tre­po se­ña­la que la en­tra­da de Mon­si a El Co­le­gio Na­cio­nal “fue ve­ta­da por al­gu­nos la­ca­yos de Octavio Paz que lo con­si­de­ra­ban frí­vo­lo por ocu­par­se de la cul­tu­ra po­pu­lar”.

En la mis­ma po­lé­mi­ca con Paz, el poe­ta lo lla­mó “difuso, con­fu­so y pro­fu­so” por su pro­sa abi­ga­rra­da, alam­bi­ca­da y ba­rro­ca.

Al­gu­nos aca­dé­mi­cos ase­gu­ran que esa for­ma de ob­ser­var los he­chos so­cia­les, en la que con­flu­yen cró­ni­ca, en­sa­yo, poe­sía, tea­tro, na­rra­ti­va, cuen­to y hai­kú, era una for­ma de re­in­ter­pre­tar, de crear una nue­va reali­dad.

En El gé­ne­ro Monsiváis (INAH, Mé­xi­co, 2017), Juan Vi­llo­ro tam­bién ha­ce una re­vi­sión crí­ti­ca de las cró­ni­cas mon­si­vaí­tas: “Ra­ra vez Monsiváis fue un na­rra­dor que se con­cen­tra­ra en los su­ce­sos. Sus es­cri­tos no des­ta­ca­ban por las tra­mas o los per­so­na­jes, sino por sus opi­nio­nes. En la ma­yo­ría de sus cró­ni­cas acu­de a vo­ces suel­tas, ra­ra vez iden­ti­fi­ca­bles. […] ¿El cro­nis­ta oye o in­ven­ta? Sus in­for­man­tes anó­ni­mos se pa­re­cen mu­cho a las al­mas en pe­na de Juan Rul­fo o a los he­te­ró­ni­mos de Pessoa”.

EL HU­MOR NOS IM­PI­DE SUICIDARNOS CO­MO LÉMURES

En la edi­ción 2005 de la FIL de Gua­da­la­ja­ra, Car­los Monsiváis pu­do di­men­sio­nar la gra­ve­dad de la en­fer­me­dad que pro­vo­có su muer­te

Pa­ra Car­los Monsiváis, el hu­mor y el sar­cas­mo fue­ron la for­ma de cri­ti­car la so­lem­ni­dad del po­der. La iro­nía fue su mo­ral. Ya des­de su pri­mer li­bro, An­to­lo­gía de la poe­sía me­xi­ca­na del si­glo

XX (1958), se­ña­la­ba que el sen­ti­do del hu­mor era la asig­na­tu­ra pen­dien­te en las le­tras na­cio­na­les. Ci­tan­do a Grou­cho Marx, Ra­fael Barajas

El Fis­gón sos­tie­ne que sin hu­mor los se­res hu­ma­nos nos iría­mos a sui­ci­dar al mar co­mo los lémures. “El hu­mor es una he­rra­mien­ta de su­per­vi­ven­cia, un me­ca­nis­mo de au­to­con­sue­lo. Si no exis­tie­ra no po­dría­mos en­fren­tar tra­ge­dias co­mo el sis­mo”. El ca­ri­ca­tu­ris­ta de La Jor­na­da re­sal­ta la im­por­tan­cia de la co­lum­na “Por mi ma­dre, bohe­mios”, pu­bli­ca­da por Monsiváis por 42 años. “Su gran acier­to era pre­sen­tar co­mo pa­ro­dia lo que al­guien ha­bía di­cho en se­rio. Eso con­ver­tía au­to­má­ti­ca­men­te al de­cla­ran­te en una ca­ri­ca­tu­ra”.

Pa­ra Cas­ta­ñón, la co­lum­na fue la “es­tu­pi­do­te­ca” que re­gis­tra­ba las ton­te­rías di­chas por “pa­qui­der­mos, plan­tí­gra­dos, pa­rá­si­tos y equi­no­der­mos de la cla­se po­lí­ti­ca y em­pre­sa­rial”.

A Mon­si no le al­can­zó el tiem­po pa­ra ver el re­gre­so del PRI al po­der, pe­ro hu­bie­ra go­za­do al edi­to­ria­li­zar las si­guien­tes jo­yas:

“A mí me in­dig­na la co­rrup­ción” / Los que hu­yen a Mo­re­na “son prie­tos pe­ro ya no aprie­tan”, En­ri­que Ochoa Re­za, pre­si­den­te del PRI (14 de ma­yo de 2017 y 10 de fe­bre­ro de 2018).

“El hom­bre no es­tá di­se­ña­do pa­ra re­ci­bir, sino pa­ra ex­pe­ler” (se­ma­na­rio Des­de la fe, 27 de ju­nio de 2016).

Mé­xi­co “se ha vol­vi­do” re­fe­ren­te de otras na­cio­nes, En­ri­que Pe­ña Nie­to (12 de di­ciem­bre de 2017).

¡Pin­che Mon­si, có­mo ha­ces fal­ta! L

AR­CHI­VO MI­LE­NIO

Con Ele­na Po­nia­tows­ka

MI­RIAM SAN­CHEZ

FO­TO: RO­CÍO VÁZ­QUEZ

Car­los Monsiváis en su es­tu­dio de la co­lo­nia Por­ta­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.