EN­TRE­VIS­TA A EN­RI­QUE KRAU­ZE

A pro­pó­si­to de El pue­blo soy yo, el his­to­ria­dor sos­tie­ne que se tra­ta de “un li­bro pa­ra que el ciu­da­dano nor­me su criterio an­tes, du­ran­te y des­pués de las elec­cio­nes”, al tiem­po que reite­ra su vo­ca­ción de­mo­crá­ti­ca y su lla­ma­do de aler­ta con­tra los pe­li­gro

Milenio - Laberinto - - PORTADA - JO­SÉ LUIS MAR­TÍ­NEZ S.

El nue­vo li­bro de En­ri­que Krau­ze,

El pue­blo soy yo (De­ba­te, Mé­xi­co 2018), se di­vi­de en cua­tro ca­pí­tu­los: “Anato­mía del po­der en Amé­ri­ca La­ti­na”, “Po­pu­lis­mo y dic­ta­du­ra”, “Fas­cis­ta ame­ri­cano” y “La de­ma­go­gia, tum­ba de la de­mo­cra­cia”. Es una obra de “li­bre re­fle­xión his­tó­ri­ca” que, si­guien­do el ejem­plo de Ri­chard M. Mor­se (1922–2001), el au­tor de

El es­pe­jo de Prós­pe­ro a quien Krau­ze de­di­ca la pri­me­ra sec­ción y con el que dialoga a tra­vés de una car­ta tan emo­ti­va co­mo crí­ti­ca, bus­ca en el pa­sa­do lecciones que pue­dan “acla­rar el pre­sen­te, ate­nuar los ries­gos del fu­tu­ro”.

En uno de los tex­tos de El pue­blo soy yo, us­ted es­cri­be: “AMLO no es un po­pu­lis­ta más, es un po­pu­lis­ta nim­ba­do de san­ta ira”.

Ca­da pa­la­bra (del en­sa­yo “Mé­xi­co, en la an­te­sa­la del po­pu­lis­mo”) es­tá jus­ti­fi­ca­da. En López Obra­dor per­ci­bo siem­pre un alien­to re­li­gio­so. Es­cri­bí que ha­bía en él un ele­men­to me­siá­ni­co, lo que fue muy dis­cu­ti­do, de­tes­ta­do por mu­chas per­so­nas y re­co­no­ci­do por otras. Pien­so que López Obra­dor re­en­car­na una fi­gu­ra re­den­to­ra, co­mo lo fue­ron Evi­ta Pe­rón o el Che Gue­va­ra, ca­da uno en su mo­men­to. Hay una gran in­dig­na­ción en él fren­te a la co­rrup­ción que hay en Mé­xi­co. Es al­go que le re­co­noz­co en ese en­sa­yo —y que siem­pre le he re­co­no­ci­do. Es­te es un país que pro­me­tió, con la Re­vo­lu­ción, una con­di­ción me­jor pa­ra los ne­ce­si­ta­dos, pa­ra las ma­yo­rías, pa­ra los po­bres; pro­me­tió tam­bién un go­bierno de rec­ti­tud. Pe­ro des­de 1947 la lla­ga de la co­rrup­ción ha es­ta­do mi­nan­do la obra so­cial del Es­ta­do me­xi­cano. Es­ta es una de las ra­zo­nes de la in­dig­na­ción de López Obra­dor, con la que es­toy de acuer­do. Pe­ro creo que hay en él ele­men­tos psi­co­ló­gi­cos de ira, de san­ta ira, que son riesgosos pa­ra el fun­cio­na­mien­to de una de­mo­cra­cia liberal, que fun­cio­na con diá­lo­go, con de­ba­te, con ne­go­cia­ción, con res­pe­to a quien no pien­sa co­mo tú, con to­le­ran­cia, y quien es­tá nim­ba­do de san­ta ira no tie­ne res­pe­to por la opi­nión de los de­más, no es­cu­cha más que su voz in­te­rior y no es to­le­ran­te.

En “El me­sías tro­pi­cal” evi­den­cia las dis­tan­cias que hay en­tre el pen­sa­mien­to y las ac­cio­nes de López Obra­dor y dos de sus hé­roes: Be­ni­to Juá­rez y Lá­za­ro Cárdenas.

Pa­ra Be­ni­to Juá­rez, lo sa­gra­do eran las le­yes y las li­ber­ta­des, y creo que pa­ra López Obra­dor lo sa­gra­do son Dios y la re­li­gión; es un hom­bre de con­vic­cio­nes re­li­gio­sas muy pro­fun­das, lo cual vuel­ve di­fí­cil su con­ver­gen­cia con la fi­gu­ra de Juá­rez, por más que lo in­vo­que. Juá­rez de­fen­dió co­mo un bien sa­gra­do la ley y las li­ber­ta­des. Si lle­ga a la Pre­si­den­cia, quie­ro ver si López Obra­dor ha­ce lo mis­mo, pe­ro su bio­gra­fía no apun­ta ha­cia allá.

En cuan­to a Cárdenas, fue un pre­si­den­te po­pu­lar, no po­pu­lis­ta. Cárdenas ca­si no ha­bla­ba, no pro­me­tía, ac­tua­ba. Ac­tua­ba bien, en mu­chas oca­sio­nes con un gran ins­tin­to po­pu­lar, pe­ro no uti­li­za­ba la pa­la­bra pa­ra pro­me­ter lo que no po­día cum­plir. Na­die po­dría de­cir ja­más que Cárdenas fue un de­ma­go­go —el uso de la pa­la­bra que ha­ce un de­ma­go­go es­tá por en­te­ro au­sen­te de la vi­da de Cárdenas—. Por otro la­do, era un hom­bre ins­ti­tu­cio­nal, no so­lo por­que creía en las ins­ti­tu­cio­nes, por ejem­plo en la ins­ti­tu­cio­na­li­dad del Par­ti­do Na­cio­nal Re­vo­lu­cio­na­rio, que creó con Plu­tar­co Elías Ca­lles. La prue­ba de su ins­ti­tu­cio­na­li­dad es­tá en que de­jó la pre­si­den­cia en 1940 a un ge­ne­ral (Ma­nuel Ávi­la Ca­ma­cho) que no co­mul­ga­ba con sus ideas, aun­que era su ami­go. Cárdenas era un hom­bre ins­ti­tu­cio­nal, re­vo­lu­cio­na­rio pe­ro tam­bién re­pu­bli­cano. De nue­vo, no veo en López Obra­dor esos ele­men­tos. En él veo, sí, un ins­tin­to so­cial, una vo­ca­ción so­cial, pe­ro tam­bién un cul­to a la per­so­na­li­dad que Cárdenas nun­ca fo­men­tó.

“En López Obra­dor veo una vo­ca­ción so­cial, pe­ro tam­bién un cul­to a la per­so­na­li­dad que Cárdenas nun­ca fo­men­tó”.

Us­ted di­ce que los de­ma­go­gos pro­vo­can una adic­ción a la pa­la­bra y se ha­ce una pre­gun-

ta que me gus­ta­ría que res­pon­die­ra: “¿Có­mo se cu­ran los pue­blos del he­chi­zo de los de­ma­go­gos?”

No hay cu­ra­ción, so­lo con la ex­pe­rien­cia. Si el de­ma­go­go lle­ga al po­der y re­sul­ta que las pro­me­sas que hi­zo, que las vi­sio­nes que tu­vo, que el man­da­to que re­ci­be re­sul­ta en el bien co­mún —en la jus­ti­cia, el bie­nes­tar, la ma­yor pros­pe­ri­dad—, esos fi­nes con los que, en teo­ría, to­dos es­ta­mos de acuer­do, en­ton­ces hay que con­cluir que no fue de­ma­go­go sino un go­ber­nan­te que cum­plió. Pe­ro en ca­sos co­mo los de (Juan Do­min­go) Pe­rón o (Hu­go) Chá­vez, he­mos vis­to las con­se­cuen­cias de la de­ma­go­gia. Los me­xi­ca­nos no te­ne­mos ni la me­nor idea de lo que es­tá vi­vien­do Ve­ne­zue­la. Por eso es­cri­bí ese en­sa­yo (“La des­truc­ción de Ve­ne­zue­la”) so­bre un país que es­tá vi­vien­do una tra­ge­dia que es obra de Hu­go Chá­vez. Es la obra de un hom­bre que no es­cu­chó más que la voz de sus pro­pios im­pul­sos e in­tro­du­jo re­for­mas, cam­bios so­cia­les, eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos que mu­chos ve­ne­zo­la­nos cre­ye­ron que iban a con­du­cir al bie­nes­tar per­pe­tuo y han con­du­ci­do a la ma­yor tra­ge­dia de la his­to­ria la­ti­noa­me­ri­ca­na. Co­noz­co el li­bre­to: una eu­fo­ria ini­cial y una cen­tra­li­za­ción po­lí­ti­ca que per­mi­te in­tro­du­cir cam­bios muy ra­di­ca­les que con­du­cen inevi­ta­ble­men­te al desas­tre. Pe­ro los pue­blos —co­mo las per­so­nas— no ex­pe­ri­men­tan en ca­be­za ajena.

“Las de­mo­cra­cias son mor­ta­les” es el tí­tu­lo de uno de los en­sa­yos más in­quie­tan­tes del li­bro.

Al re­leer la his­to­ria y la fi­lo­so­fía grie­gas, uno se da cuen­ta de que aun­que la de­mo­cra­cia más co­no­ci­da es la ate­nien­se, to­da Gre­cia es­ta­ba lle­na de ciu­da­des–Es­ta­do de­mo­crá­ti­cas. Pe­ro la de­mo­cra­cia fue per­dién­do­se en ellas: “Por obra de los de­ma­go­gos”, di­ce Aris­tó­te­les.

En el si­glo V la de­mo­cra­cia se con­ser­vó con Pe­ri­cles. ¿Por qué? Por­que era un lí­der éti­co, que le ha­bla­ba al pue­blo di­cién­do­le lo que és­te no que­ría oír. Lo que que­ría Pe­ri­cles era ele­var al pue­blo a la al­tu­ra de sus obras de ar­te. Que­ría ele­var el es­pí­ri­tu, la vir­tud cí­vi­ca de los ciu­da­da­nos, que po­dían cri­ti­car­lo al gra­do de que en una oca­sión lo con­de­na­ron al os­tra­cis­mo. En ese mi­la­gro­so mo­men­to, los grie­gos en­ten­die­ron que la de­mo­cra­cia es al­go que se cons­tru­ye to­dos los días. To­ma­ron mu­chas de­ci­sio­nes bue­nas, pe­ro en el ágo­ra tam­bién apa­re­cie­ron los de­ma­go­gos que, a ve­ces con ma­la fe o con bue­na fe o cre­yén­do­se ellos mis­mos sus fan­ta­sías, azu­za­ban al pue­blo y pro­me­tían gran­des vic­to­rias, y la de­ci­sión de se­guir a los de­ma­go­gos pri­vó a los ciu­da­da­nos de la más im­por­tan­te de to­das las cua­li­da­des po­lí­ti­cas, que es la pru­den­cia, y se per­die­ron las de­mo­cra­cias.

Aho­ra va­mos al mo­men­to ac­tual: la de­mo­cra­cia más an­ti­gua y só­li­da, con 240 años de con­ti­nui­dad, la de Es­ta­dos Uni­dos, es­tá no di­ría que en te­ra­pia in­ten­si­va pe­ro sí en una si­tua­ción de­li­ca­da por­que hay un fas­cis­ta de li­bro de tex­to que do­mi­na al con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos, que tie­ne el apo­yo del 35 por cien­to del elec­to­ra­do —ha­ga lo que ha­ga y di­ga lo que di­ga— y pue­de lle­var a su país y al mun­do al pre­ci­pi­cio o a la gue­rra. ¿Se pue­de per­der la de­mo­cra­cia en Es­ta­dos Uni­dos? No lo veo pro­ba­ble pe­ro tam­po­co im­po­si­ble. En su­ma, tan­to en los tiem­pos an­ti­guos co­mo en los mo­der­nos, se pro­bó en Ale­ma­nia, se pro­bó en Ve­ne­zue­la y en otros paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na, se pue­de pro­bar en to­das par­tes y pue­de ocu­rrir en Mé­xi­co, las de­mo­cra­cias son mor­ta­les.

En el li­bro tam­bién ofre­ce una mi­nu­cio­sa lec­tu­ra de Co­rio­lano, de Sha­kes­pea­re.

Co­rio­lano es un lí­der que me con­mue­ve. Le de­cían: “Án­da­le ya, ha­bla bo­ni­to y pro­mé­te­les co­sas” (a los ciu­da­da­nos). Él no qui­so ni ha­blar­les bo­ni­to ni pro­me­ter­les co­sas. Te­nía pu­dor, con­trol, honra, ho­nor, dig­ni­dad, pa­la­bras que ya no usa­mos. Creo que esas co­sas se pier­den con un ré­gi­men que azu­za a las mu­che­dum­bres con­tra un sec­tor de la po­bla­ción, que di­vi­de al país en­tre los bue­nos y los ma­los, otra ca­rac­te­rís­ti­ca del po­pu­lis­mo: la po­la­ri­za­ción, la di­vi­sión. Oja­lá que eso no ocu­rra en Mé­xi­co o, más bien, oja­lá que no ocu­rra más de lo que ya ha ocu­rri­do.

In­clu­ye en su li­bro un tex­to so­bre Cu­ba, don­de des­pués de 59 años hay un cam­bio de po­der. ¿Qué pien­sa de es­ta si­tua­ción?

Lo que te pue­do de­cir es que Octavio Paz di­jo que si la iz­quier­da me­xi­ca­na y la­ti­noa­me­ri­ca­na no en­fren­ta el in­men­so fra­ca­so de la re­vo­lu­ción cu­ba­na y no sa­be ver con ob­je­ti­vi­dad lo que era Cu­ba an­tes de (Fi­del) Cas­tro y en lo que se vol­vió Cu­ba du­ran­te su ré­gi­men, de­jan­do a un la­do to­da la mi­to­lo­gía, vien­do cla­ra­men­te có­mo era la edu­ca­ción, la sa­lud an­tes de la re­vo­lu­ción, si no sa­be ver ade­más que por más que ha­bien­do si­do de­tes­ta­ble (Ful­gen­cio) Ba­tis­ta y jus­ti­fi­ca­da su de­po­si­ción, no sa­ber ver que Cas­tro acu­mu­ló un po­der que si­gue

post mor­tem, esa iz­quier­da nun­ca se­rá de­mo­crá­ti­ca. Guia­do por ese men­sa­je es­cri­bí ese en­sa­yo (“Cu­ba: la pro­fe­cía y la reali­dad”), que me pi­dió el cé­le­bre edi­tor de la re­vis­ta New York Re­view of Books, Ro­bert Sil­vers, quien mu­rió ha­ce po­co (el 20 de mar­zo de 2017), que ha­bía si­do un en­tu­sias­ta par­ti­da­rio de la re­vo­lu­ción cu­ba­na, co­mo tan­tos otros, pe­ro que se fue de­sen­can­tan­do po­co a po­co. En sus úl­ti­mos años, Sil­vers hi­zo un ba­lan­ce y coin­ci­dió con Paz en que aun­que Es­ta­dos Uni­dos te­nía una gran res­pon­sa­bi­li­dad en la tra­ge­dia cu­ba­na, de esa uto­pía fa­lli­da la ma­yor era de los her­ma­nos (Fi­del y Raúl) Cas­tro. En las con­ver­sa­cio­nes que tu­vi­mos un día me en­car­gó ese tex­to, co­mo un ac­to de cohe­ren­cia mo­ral, de de­cir: “Voy a dar­le ca­bi­da a un crí­ti­co, por­que pien­so que tie­ne ra­zón”.

Lle­gue quien lle­gue a la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, ¿qué pien­sa del ejer­ci­cio per­ma­nen­te de la crí­ti­ca?

Que es co­mo el ai­re que res­pi­ra­mos, que sin el ejer­ci­cio per­ma­nen­te de la crí­ti­ca no tie­nen sen­ti­do ni tu tra­ba­jo ni el mío, y que es­pe­re­mos que no se vea coar­ta­do, pe­ro si eso su­ce­de, no so­lo por el pre­si­den­te sino por el ga­bi­ne­te o los sim­pa­ti­zan­tes del pre­si­den­te, en las ca­lles o en las re­des so­cia­les, ten­dre­mos que re­sis­tir. Mé­xi­co re­quie­re de li­ber­tad de crí­ti­ca an­te to­do. Mien­tras ten­ga­mos li­ber­tad de crí­ti­ca ten­dre­mos ai­re pa­ra que es­ta de­mo­cra­cia res­pi­re y pue­da se­guir cons­tru­yén­do­se, por­que es­to que vi­vi­mos, es­ta ri­jo­sa y di­fí­cil y com­ple­ja y pe­leo­ne­ra pla­za pú­bli­ca, es la de­mo­cra­cia.

OMAR FRAN­CO

El di­rec­tor de la re­vis­ta Le­tras Li­bres

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.