To­do Eliot

Milenio - Laberinto - - EN LIBRERÍAS - VÍC­TOR MA­NUEL MEN­DIO­LA men­dio­la54@yahoo.com.mx

Con di­li­gen­cia, Vi­sor en­tre­gó a la luz pú­bli­ca una edi­ción in­dis­pen­sa­ble: Poe­sías com­ple­tas (Ma­drid, 2017) de T. S. Eliot. El li­bro pro­vie­ne del tra­ba­jo crí­ti­co de Ch­ris­top­her Ricks y Jim McCue, pu­bli­ca­do en 2015 por la em­pre­sa Fa­ber & Fa­ber. Jo­sé Luis Rey ver­tió al es­pa­ñol lo que muy bien po­de­mos con­si­de­rar “el ca­non de­fi­ni­ti­vo de la poe­sía elo­tia­na”: to­dos los poe­mas (im­pre­sos e iné­di­tos) y la re­cons­truc­ción esen­cial de la gé­ne­sis de ca­da uno de los li­bros y de las com­po­si­cio­nes. A lo lar­go de es­ta edi­ción, el lector pe­ne­tra en mu­chos de­ta­lles fun­da­men­ta­les tan­to de la vi­da co­mo de la obra del poe­ta de ori­gen nor­te­ame­ri­cano, e in­glés y an­gli­cano por elec­ción. En un gi­ro vi­tal, re­li­gio­so y es­té­ti­co, Eliot tran­si­tó de La tie­rra bal­día a Cua­tro cuar­te­tos.

Al mar­gen de la va­lo­ra­ción de las tra­duc­cio­nes pro­pues­tas por Rey —des­de 1930 en­con­tra­mos en Mé­xi­co mu­chas y muy va­ria­das in­ter­pre­ta­cio­nes y, por en­de, siem­pre pue­de sur­gir una du­da—, Poe­sías com­ple­tas nos ofre­ce, en­tre otras co­sas, la com­pren­sión de as­pec­tos fun­da­men­ta­les del gran poe­ma de 1922. En pri­mer lu­gar, apren­de­mos por qué Eliot in­cor­po­ró el com­ple­jo cuer­po ar­ti­fi­cial de las no­tas; y, en se­gun­do lu­gar, jus­ti­pre­cia­mos —en con­so­nan­cia co­nThe Was­te Land, a Fac­si­mi­le and Trans­cript of the Ori­gi­nal Drafts (A Har­vest Book, 1971), en edi­ción de Va­le­rie Eliot— el mo­do co­mo Ez­ra Pound re­du­jo la pie­za ori­gi­nal de 678 ver­sos a 433, con el cam­bio del pri­mer tí­tu­lo tan des­afor­tu­na­do, “He Do the Po­li­ce in Dif­fe­rent Voi­ces”, al per­fec­to y me­mo­ra­ble nom­bre, The Was­te Land.

La iner­cia in­te­lec­tual y el re­bus­ca­mien­to aca­dé­mi­co han vis­to en la sec­ción de no­tas el mo­ti­vo de la cons­truc­ción de un de­li­be­ra­do en­cas­tre tex­tual, co­mo si esa par­te fue­ra el pun­to de par­ti­da de una li­te­ra­tu­ra de la li­te­ra­tu­ra y la crea­ción de un ob­je­to ver­bal he­cho pa­ra la “her­me­néu­ti­ca” y re­frac­ta­rio a la ex­pe­rien­cia y la bio­gra­fía. Aun­que la co­rre­la­ción de poe­ma y no­tas en The Was­te Land per­mi­ten la exé­ge­sis de las fuen­tes en­tre­la­za­das en los ver­sos (ci­tas y alu­sio­nes), el mo­ti­vo prin­ci­pal de la in­clu­sión de ese apén­di­ce obe­de­ció a una ra­zón muy sim­ple y alea­to­ria: Eliot y el pri­mer edi­tor que­rían un poe­ma más lar­go pa­ra al­can­zar el vo­lu­men de un li­bro. Las no­tas fue­ron el mo­do de au­men­tar el nú­me­ro de pá­gi­nas.

Por otro la­do, la in­clu­sión en Poe­sías com­ple­tas de la ver­sión ori­gi­nal, no fac­si­mi­lar, de “Él imi­ta a la po­li­cía con vo­ces di­fe­ren­tes”—Eliot do­nó el ma­nus­cri­to, co­rre­gi­do por Pound, a John Quinn— per­mi­te adi­vi­nar un ac­to do­ble de jus­ti­cia poé­ti­ca: el re­co­no­ci­mien­to de Eliot y su viu­da Va­le­rie a Ez­ra co­mo res­pon­sa­ble del aca­ba­do fi­nal del poe­ma —Pound sen­tía cul­pa por las en­men­da­du­ras he­chas—; y el agra­de­ci­mien­to de Eliot a Quinn, a quien nun­ca co­no­ció en per­so­na, co­mo el pri­mer ne­go­cia­dor edi­to­rial de su tex­to. En el mun­do su­per­fi­cial y en­vi­dio­so de la li­te­ra­tu­ra con­tem­po­rá­nea, la me­mo­ria de es­ta asis­ten­cia en el do­mi­nio de un ar­te y en el per­fec­cio­na­mien­to de una vi­sión son mues­tra de ri­gor y leal­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.