Tea­tro de au­to­ayu­da

Milenio - Laberinto - - ESCENARIOS - BRAU­LIO PE­RAL­TA jua­na­mo­za@gmail.com

Lo que po­dría ser una me­mo­ria pa­ra in­ten­tar res­ca­tar al pa­dre que no co­no­cis­te por­que se fue cuan­do ape­nas eras un ni­ño se con­vier­te, pri­me­ro en una no­ve­la, y des­pués en una obra de tea­tro pa­ra sa­car­le ele­men­tos co­mer­cia­les y ven­der­lo co­mo ob­je­to tea­tral de au­to­ayu­da. Los re­sul­ta­dos son desas­tro­sos por­que no exis­te ni es­ti­lo ni gé­ne­ro ni di­rec­ción ni ac­tua­ción. Ape­nas unos cli­chés pa­ra lo­grar que Los hi­jos tam­bién llo­ran no re­sul­te un fra­ca­so de ta­qui­lla y lle­ve a es­pec­ta­do­res des­pis­ta­dos que al fi­nal aplau­den sin sa­ber exac­ta­men­te qué vie­ron.

Re­sul­ta inex­pli­ca­ble que es­ta obra la di­ri­ja la ac­tual di­rec­to­ra de Tea­tro de la UNAM, Lo­re­na Ma­za, con una tra­yec­to­ria ecléc­ti­ca pe­ro con es­to cae al ni­vel ce­ro del tea­tro de ca­li­dad. O que la pre­sen­ta­ción del pro­gra­ma la ha­ga una dra­ma­tur­ga si no con­sa­gra­da al me­nos con pres­ti­gio y be­cas del Es­ta­do por su tra­ba­jo, Xi­me­na Escalante. Es­cri­be: “Es­ta obra de tea­tro es… di­fe­ren­te. Y has­ta po­dría ser un aten­ta­do a la na­rra­ti­va dra­má­ti­ca con­ven­cio­nal”. No “po­dría”: es un aten­ta­do por­que al pú­bli­co le dan ga­to por lie­bre y lo ador­nan con sket­ches dig­nos de fo­to­no­ve­la de los años ochen­ta. Es co­mo pre­ten­der ha­cer la ver­sión de Pe­dro Pá­ra­mo pa­ra una te­le­no­ve­la en vi­vo. No exa­ge­ro.

Ni me­lo­dra­ma ni co­me­dia ni sa­be Dios qué. El que es­cri­bió la obra, que actúa igual­men­te en el bo­drio, An­drés Zuno, es uti­li­za­do —él en­can­ta­do— por em­pre­sa­rios que sa­ben que exis­te un pú­bli­co pe­des­tre dis­pues­to a ver ac­to­res y ac­tri­ces con cier­to nom­bre gra­cias a la te­le­vi­sión. No es gra­tui­to que sean los pro­duc­to­res de Los hi­jos tam­bién llo­ran, Lo­re­na Ma­za y Lud­wi­ka Pa­le­ta, jun­to al au­tor y un tal Clau­dio So­di. Éxi­to se­gu­ro con un tea­tro de au­to­ayu­da fren­te a es­pec­ta­do­res con me­dia­nía en el co­no­ci­mien­to de los com­pro­mi­sos con la es­ce­na na­cio­nal.

Nun­ca me ha­bía equi­vo­ca­do tan­to co­mo aho­ra al es­co­ger una pie­za pa­ra es­cri­bir una crí­ti­ca. Pen­sé que Lo­re­na Ma­za con­ser­va­ría ese acer­ca­mien­to al tea­tro co­mer­cial con fi­nu­ra, ele­gan­cia y di­ver­sión, co­mo lo hi­zo con Bésame mu­cho, mu­si­cal de su au­to­ría. La mis­ma di­rec­to­ra del ex­ce­len­te mon­ta­je con la Com­pa­ñía Na­cio­nal de Tea­tro, Inan­na. Di­fí­cil creer en se­me­jan­te caí­da. ¿Por di­ne­ro o por amis­tad?

No es la pri­me­ra vez que el tea­tro de au­to­ayu­da lle­ga a la es­ce­na na­cio­nal. Las “obras” de Odin Du­pey­ron son to­do un su­ce­so de pú­bli­co, co­mo ¡A vi­vir!, con años en car­te­le­ra. Es com­pren­si­ble en una per­so­na dis­pues­ta a ese éxi­to, pe­ro no en una di­rec­to­ra de Tea­tro de la UNAM, alum­na del maes­tro Lud­wik Mar­gu­les. Y sí, to­dos ne­ce­si­ta­mos di­ne­ro pa­ra so­bre­vi­vir en Mé­xi­co, pe­ro un pues­to de fun­cio­na­rio, di­ga­mos, no es­tá tan mal co­mo pa­ra bus­car los de­rro­te­ros de eso que se­gu­ro es un fra­ca­so ar­tís­ti­co, aun­que sea un éxi­to eco­nó­mi­co.

Si va, ade­lan­te. Yo es­pe­ro tar­dar en equi­vo­car­me en mi si­guien­te elec­ción al tea­tro.

ES­PE­CIAL

Es­ce­na de Los hi­jos tam­bién llo­ran

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.