Au­to­de­fen­sas con­tra nar­cos

Al­go en Fuen­teo­ve­ju­na readap­ta la pie­za de Lo­pe de Ve­ga pa­ra dar un cua­dro so­bre la con­di­ción la­men­ta­ble de Mé­xi­co

Milenio - Laberinto - - ESCENARIOS - ALE­GRÍA MAR­TÍ­NEZ ale­griamtz@gmail.com

Co­mo si no hu­bie­ra trans­cu­rri­do el tiem­po des­de aque­lla no­che del mes de abril de 1476 —cuan­do to­da una po­bla­ción es­pa­ño­la, har­ta de abu­sos y ase­si­na­tos, dio muer­te a la au­to­ri­dad de­po­si­ta­da en el co­men­da­dor, cu­yo ver­da­de­ro nom­bre re­to­mó Lo­pe de Ve­ga pa­ra el per­so­na­je de Fuen­teo­ve­ju­na—, las ve­ja­cio­nes que con­du­je­ron al pue­blo a re­cla­mar vio­len­ta­men­te sus de­re­chos son tras­la­da­das a la épo­ca ac­tual, don­de la lu­cha no es la del pue­blo con­tra los no­bles y la de és­tos con­tra los re­yes, sino la de los ha­bi­tan­tes de un es­ta­do de la Re­pú­bli­ca me­xi­ca­na, cer­ca­dos por nar­co­tra­fi­can­tes con­ver­ti­dos en au­to­ri­dad co­lu­di­da con po­lí­ti­cos roí­dos por la am­bi­ción y la ig­no­ran­cia.

A al­gún rin­cón de Tie­rra Ca­lien­te se pa­re­ce es­ta Fuen­teo­ve­ju­na, don­de se in­fil­tran trai­do­res en los gru­pos de au­to­de­fen­sa y el co­men­da­dor es el je­fe de un po­de­ro­so cár­tel que no da tre­gua a hom­bres y mu­je­res de la re­gión, mien­tras dipu­tados y se­na­do­res, reuni­dos en el Con­gre­so, cu­ya ca­be­za se ha vuel­to gris, acar­to­na­da y gi­gan­tes­ca, se con­cen­tran en jue­gos y en me­mes de su te­lé­fono ce­lu­lar, cie­gos e in­mu­nes a lo que acon­te­ce, in­clu­so a po­cos cen­tí­me­tros de su si­lla.

Fernando Bonilla, quien por lo ge­ne­ral si­túa sus mon­ta­jes en un con­tex­to po­lí­ti­co y so­cial que des­ta­ca las pro­fun­das de­sigual­da­des de una so­cie­dad en pug­na per­ma­nen­te por des­mar­car­se de la in­jus­ti­cia, es­cri­be un tex­to que se nu­tre de la es­truc­tu­ra de la obra de Lo­pe de Ve­ga y re­to­ma frag­men­tos de su poe­sía, al tiem­po en que in­tro­du­ce el ha­blar co­ti­diano de nar­cos y ha­bi­tan­tes del pue­blo, con la ru­de­za de las cir­cuns­tan­cias que aco­tan la cru­da reali­dad de nues­tro país, don­de, igual que en el dra­ma co­no­ci­do co­mo el más de­mo­crá­ti­co del tea­tro cas­te­llano, la ma­yo­ría de sus ha­bi­tan­tes “han si­do las­ti­ma­dos en honra y vi­da”.

La es­té­ti­ca de Al­go en Fuen­teo­ve­ju­na —ver­sión li­bre, dra­ma­tur­gia y di­rec­ción de Fernando Bonilla— es fiel a la de un pue­blo me­xi­cano con sus ca­sas de lá­mi­na, sus cas­ti­llos con bo­te­llas va­cías de cer­ve­za, sus al­ta­res con flo­res y se­ries de focos en torno a un san­to y sus es­con­dri­jos que res­guar­dan y re­su­men el es­pa­cio pa­ra el amor, la hui­da o el ase­si­na­to.

La acer­ta­da es­ce­no­gra­fía de Ten­zing Ortega abre pa­so, en un plano su­pe­rior del es­ce­na­rio, a la me­sa con ban­de­ra tri­co­lor, don­de un pre­si­den­te bal­bu­cean­te y un trío de con­gre­sis­tas en­cor­ba­ta­dos, con enor­mes ca­be­zas hue­cas so­bre sus hom­bros, dis­cu­ten asun­tos va­cuos.

Al­go en Fuen­teo­ve­ju­na es un mon­ta­je que jue­ga a evi­den­ciar esa po­dri­da re­la­ción en­tre au­to­ri­da­des y nar­co, que se en­quis­ta has­ta en los gru­pos de au­to­de­fen­sa co­mu­ni­ta­ria, de don­de se des­pren­de el per­so­na­je de Es­te­ban, a car­go de Héc­tor Bonilla, que ba­jo la di­rec­ción de su hi­jo Fernando trae a la me­mo­ria la ac­ti­tud del mé­di­co Jo­sé Ma­nuel Mi­re­les.

Al­go en Fuen­teo­ve­ju­na se re­go­dea en la ca­ri­ca­tu­ri­za­ción de los con­gre­sis­tas —al­bu­res in­ne­ce­sa­rios in­clui­dos— y en un irre­fre­na­ble cau­dal de pa­la­bras tos­cas, aun­que por for­tu­na le abre pa­so a es­ca­sos ver­sos y a una par­te del diá­lo­go so­bre el amor. La pre­sen­cia de los per­so­na­jes fe­me­ni­nos, arro­ja­dos, in­te­li­gen­tes y en­tro­nes, es si­mi­lar a la de una rá­fa­ga, lo que les ro­ba pe­so, co­mo su­ce­de con la mú­si­ca de Leo­nar­do So­qui, que re­cla­ma el es­pa­cio que se me­re­ce en­tre gri­tos y de­to­na­cio­nes.

Es­ta pues­ta en es­ce­na alu­de a ese in­com­pren­si­ble ni­vel de anes­te­sia ram­pan­te en el que se­cues­tros, ro­bos, vio­la­cio­nes, ase­si­na­tos y ca­be­zas cer­ce­na­das son he­chos que ca­da vez más pa­san des­aper­ci­bi­dos.

DA­NIEL GON­ZÁ­LEZ

La obra di­ri­gi­da por Fernando Bonilla se pre­sen­ta de jue­ves a do­min­go en el Cen­tro Cul­tu­ral Uni­ver­si­ta­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.