Des­truir y des­vir­tuar

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - AVELI­NA LÉSPER www.ave­li­na­les­per.com

Po­li­ti­za­ción de­ma­gó­gi­ca, me­dio­cri­dad des­ca­ra­da, re­cur­sos pú­bli­cos des­pil­fa­rra­dos y uti­li­za­dos en el mez­quino ob­je­ti­vo en­ca­be­za­do por Tai­ya­na Pi­men­tel co­mo di­rec­to­ra de la Sa­la de Ar­te Pú­bli­co Si­quei­ros. Los lar­gos años de su dic­ta­to­rial tra­ba­jo han si­do pa­ra ex­po­ner obras in­fra in­te­li­gen­tes ba­jo la ex­cu­sa de que abor­dan al­gún te­ma fal­sa­men­te re­la­cio­na­do con la obra de Si­quei­ros. Es in­com­pren­si­ble que las au­to­ri­da­des de la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra nun­ca ha­yan re­pa­ra­do el da­ño sa­cán­do­la del mu­seo. La úni­ca fuer­za jus­ta que pue­de ac­tuar es el tiem­po, por fin se ter­mi­na el se­xe­nio y con el cam­bio de go­bierno, que se arre­ba­tan los pues­tos y di­rec­cio­nes, que­de fue­ra de los es­pa­cios del Maes­tro. La más re­cien­te ex­po­si­ción Ta­pe­te Lú­ci­do es par­te de lo que du­ran­te años ha mos­tra­do co­mo una bur­la al Mu­ra­lis­mo: dos si­llas, un tra­po col­gan­do, una im­pre­sión de pé­si­ma ca­li­dad de un ta­piz, un vi­deo fue­ra de foco mal edi­ta­do con frag­men­tos de la pe­lí­cu­la So­la­ris, to­do ex­pli­ca­do con un fo­lle­to de 40 pá­gi­nas lla­ma­do “guía li­te­ra­ria” ade­más de la cé­du­la de sa­la. La reunión de ob­je­tos “ex­plo­ran con­cep­tos que se prac­ti­can fue­ra o en opo­si­ción de los po­de­res do­mi­nan­tes”. Se re­qui­rie­ron los ce­re­bros de dos ar­tis­tas y el de un cu­ra­dor pa­ra ha­cer es­ta ins­ta­la­ción y en­tre los tres afir­man que el Mu­seo se con­vier­te en pro­ta­go­nis­ta de la ex­po­si­ción por­que “el pa­sa­ma­nos de co­bre y las co­lum­nas cre­cen in­ten­tan­do re­cla­mar au­to­ri­dad an­te la ideo­lo­gía, los pro­ce­sos in­vi­si­bles que ocu­rren en el es­pa­cio tam­bién for­man par­te de la obra”, es­te trío no ve las obras de Si­quei­ros, ven el pa­sa­ma­nos de la es­ca­le­ra. Ob­via­men­te el mu­seo es el pro­ta­go­nis­ta, por­que esas co­sas fue­ra de la sa­la pier­den su con­di­ción de ar­te, si no fue­ra por­que los museos se uti­li­zan pa­ra pro­pa­gar la es­tul­ti­cia de un es­ti­lo lla­ma­do “ar­te con­tem­po­rá­neo” esas obras no po­drían cru­zar el um­bral de la puer­ta. El pa­sa­ma­nos de la es­ca­le­ra, que es un sim­ple tu­bo de co­bre, pa­ra los tres “ge­nios” tie­ne im­pli­ca­cio­nes in­vi­si­bles y fan­tas­ma­gó­ri­cas, co­mo la ex­po­si­ción mis­ma, que ha­bla del po­der, co­mo po­dría ha­blar de in­fi­ni­dad de te­mas y re­fle­xio­nes, por­que aquí el úni­co y gran po­der es el de un es­ti­lo ar­tís­ti­co que de­sig­na co­mo ar­te cual­quier ob­je­to al jus­ti­fi­car­lo con un dis­cur­so hi­la­ran­te y ar­bi­tra­rio. El sig­ni­fi­ca­do y sub­tex­to de to­das las ex­po­si­cio­nes que han mon­ta­do du­ran­te es­tos años en el SAPS es des­vir­tuar y des­truir el le­ga­do de Si­quei­ros, ri­di­cu­li­zar al Mu­ra­lis­mo y usar ese es­pa­cio co­mo un cen­tro de de­gra­da­ción in­te­lec­tual.

AVELI­NA LÉSPER

Ta­pe­te Lú­ci­do en la Sa­la de Ar­te Pú­bli­co Si­quei­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.