“Lecumberri guar­da mu­chas his­to­rias”

Sacúdete las pe­nas si­gue los pa­sos de un dies­tro bai­la­rín que ha caí­do en pri­sión

Milenio - Laberinto - - CINE - HÉCTOR GON­ZÁ­LEZ gon­za­lez­jor­dan@gmail.com

Re­cién in­gre­sa­do a la pri­sión de Lecumberri, Ri­go­ber­to es blan­co de abu­sa­do­res y chan­ta­jis­tas. Un ve­te­rano de la cár­cel de­ci­de pro­te­ger­lo y dar­le áni­mos a tra­vés de la his­to­ria de Pe­pe Fri­tu­ras, bai­la­rín fa­mo­so por ser el úni­co reo que ha con­se­gui­do sa­lir li­bre. Am­bien­ta­da en las dé­ca­das de 1950 y 1970, Sacúdete las pe­nas, ópe­ra pri­ma de An­drés Ibá­ñez, es una pe­lí­cu­la acer­ca de la li­ber­tad y el po­der de la mú­si­ca.

¿Por qué re­gre­sar a Lecumberri co­mo es­ce­na­rio de Sacúdete las pe­nas?

Lecumberri tie­ne una ri­que­za tre­men­da en cuan­to a his­to­rias. Su re­crea­ción es fá­cil en tan­to que exis­te mu­cha in­for­ma­ción al res­pec­to. Te­ne­mos el do­cu­men­tal El Pa­la­cio Ne­gro, de Ar­tu­ro Rips­tein, y el Dia­rio de Lecumberri, de Álvaro Mu­tis. Que­ría con­tar la his­to­ria de un bai­la­rín que va a pri­sión. Po­día ha­ber su­ce­di­do en los años cin­cuen­ta o en el si­glo XXI, pe­ro ob­tu­ve la res­pues­ta mien­tras pen­sa­ba en el per­so­na­je es­cu­chan­do a Bien­ve­ni­do Gran­da. Ade­más, la ri­que­za his­tó­ri­ca de aque­lla pri­sión me per­mi­tía ha­cer gui­ños a gen­te co­mo Da­vid Al­fa­ro Si­quei­ros y así ju­gar con la ve­ro­si­mi­li­tud.

Al ha­ber tan­ta in­for­ma­ción so­bre Lecumberri es fá­cil caer en erro­res de am­bien­ta­ción.

En­con­trar la lo­ca­ción per­fec­ta me evi­tó pro­ble­mas. No que­ría usar una pri­ma­ria o ha­cien­da so­lo por­que se pa- re­cían a la cár­cel. Lecumberri se cons­tru­yó en una es­truc­tu­ra pan­óp­ti­ca co­mo su­ce­dió tam­bién con las pri­sio­nes de San Luis Po­to­sí y Gua­da­la­ja­ra. La pri­me­ra es hoy el Cen­tro de las Ar­tes y yo des­co­no­cía que en su in­te­rior ha­bía un es­pa­cio in­tac­to. Al ver­lo, me tras­la­dé a Lecumberri. El res­to del tra­ba­jo con­sis­tió en am­bien­tar los años cin­cuen­ta y se­ten­ta.

Aun­que se to­ma cier­tas li­cen­cias.

No es una pe­lí­cu­la pu­ris­ta. Hay erro­res de ves­tua­rio, pe­ro se de­ben a que no me lle­na­ba el ojo mos­trar el ves­ti­do clá­si­co de los años cin­cuen­ta. No me ayu­da­ba a re­pre­sen­tar la se­duc­ción o li­ber­tad en el bai­le.

¿Qué fa­ci­li­da­des apor­ta usar un na­rra­dor pa­ra ma­ne­jar las elip­sis?

En el pri­mer tra­ta­mien­to de guión, la his­to­ria de Pe­pe Fri­tu­ras se cuen­ta tal cual. Sin em­bar­go, era muy im­por­tan­te dar­le real­ce al pro­ta­go­nis­ta. Agre­gar una voz na­rra­ti­va le da otra di­men­sión mí­ti­ca al per­so­na­je.

¿La cár­cel co­mo me­tá­fo­ra de los mu­ros per­so­na­les no es un re­cur­so muy vis­to?

Sí, pe­ro creo que el bai­le y la mú­si­ca le dan otro to­que. La mú­si­ca nos da un res­pi­ro pa­ra de­jar vo­lar la ima­gi­na­ción. No es co­mún ver a pre­sos bailando. Ade­más, creo que el ar­te pue­de ayu­dar a cam­biar la re­la­ción del ser hu­mano con cier­tos en­tor­nos hos­ti­les.

En es­ta pe­lí­cu­la, la mú­si­ca del Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del So­ni­do tie­ne un pe­so im­por­tan­te.

La mú­si­ca ali­men­tó la na­rra­ti­va. Cuan­do me acer­qué a Ca­mi­lo La­ra con­ver­sa­mos so­bre el gé­ne­ro a usar. Me pro­pu­so ha­cer mú­si­ca de or­ques­ta y me pa­re­ció bien siem­pre que tu­vie­ra el se­llo del IMS. Su tra­ba­jo in­cor­po­ra ele­men­tos es­té­ti­cos y nos permitimos la li­cen­cia de usar ele­men­tos con­tem­po­rá­neos pa­ra en­ri­que­cer la na­rra­ti­va.

En­tre tan­to cam­bio y li­cen­cias tem­po­ra­les, ¿la pe­lí­cu­la sa­lió co­mo se ima­gi­na­ba?

Se fue­ron mu­chas es­ce­nas, pe­ro es­ta es la his­to­ria de un cua­te que lu­cha por con­tar una his­to­ria per­so­nal. Al fi­nal me que­ría ubi­car en la fron­te­ra que se­pa­ra al cine de ar­te del in­dus­trial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.