En­te­rrar a un ser ama­do

Milenio - Laberinto - - CINE - FER­NAN­DO ZA­MO­RA @fer­nan­dov­za­mo­ra

Un hom­bre en­tra a un bar. Es­te que po­dría ser el ini­cio de un mal chis­te es el ini­cio de una bue­na pe­lí­cu­la: Re­en­cuen­tro, nos­tál­gi­ca, in­te­li­gen­te y con un os­cu­ro sen­ti­do del hu­mor. Re­en­cuen­tro es nos­tál­gi­ca por­que cuen­ta la his­to­ria de tres ami­gos que ha­ce mu­cho tiem­po per­die­ron la ju­ven­tud en una gue­rra es­tú­pi­da, la de Viet­nam. En Asia, Sal, Mue­ller y Doc es­tu­vie­ron a pun­to de de­jar el pe­lle­jo y co­me­tie­ron un cri­men cu­yo mis­te­rio flo­ta a lo lar­go de to­do el fil­me. Ade­más, el hom­bre que ha en­tra­do al bar vie­ne a pe­dir a sus ami­gos que lo acom­pa­ñen a en­te­rrar a su hi­jo quien ha muer­to en otra gue­rra es­tú­pi­da: la del Gol­fo. Y su­ce­de lo pre­vi­si­ble, aun­que con un im­pre­vis­to sen­ti­do del hu­mor. Por­que Re­en­cuen­tro es una road mo­vie en la que tres vie­jos ami­gos y un jo­ven sol­da­do via­jan por Es­ta­dos Uni­dos con un ataúd. La pe­lí­cu­la es in­te­li­gen­te por­que es­tá bien es­cri­ta, los diálogos son di­ver­ti­dos y dis­cu­ten co­sas in­tere­san­tes: la exis­ten­cia de Dios, la po­lí­ti­ca es­ta­du­ni­den­se, la de­pre­sión y el sen­ti­do de ser jo­ven y de­jar­se ma­tar. El con­tras­te en­tre el bo­rra­cho Sal, el do­li­do Doc y el re­ve­ren­do Mue­ller pro­du­ce hi­la­ri­dad. Pe­ro, ade­más, ca­da uno de ellos ha te­ni­do que en­con­trar su pro­pia for­ma de dar sen­ti­do al ma­les­tar exis­ten­cial: en Dios, en la so­le­dad o en el al­cohol. Y que ca­da es­pec­ta­dor de­ci­da si el mu­cha­cho en el ataúd que via­ja por aquel país ha muer­to en for­ma he­roi­ca o es­tú­pi­da. Re­en­cuen­tro es un fil­me an­ti-bé­li­co que no cae en mo­ra­lis­mos. Jus­to por eso agra­de­ce­mos un sen­ti­do del hu­mor que nos per­mi­te iden­ti­fi­car el do­lor del pa­dre sin obli­gar­nos a en­trar en el sen­ti­men­ta­lis­mo pa­trio­te­ro de un país que se fue a me­ter in­jus­ta­men­te en Irak.

Re­en­cuen­tro es co­mo una bue­na obra tea­tral. No tan­to por­que a me­nu­do re­sul­te es­tá­ti­ca, sino por­que to­do el pe­so del dra­ma re­cae en las ac­tua­cio­nes. Es­tos tres hom­bres tie­nen que en­car­nar a tres per­so­na­jes que, amar­ga­dos, han de dar sen­ti­do a lo que de su­yo no lo tie­ne. Por­que en la vi­da real la muer­te de un jo­ven co­mo el hi­jo de Doc no tie­ne sen­ti­do pe­ro en el cine sí. El sen­ti­do, al me­nos, de in­vi­tar­nos a pen­sar que en to­da ci­vi­li­za­ción se con­si­de­ra sa­gra­do el de­ber de dar se­pul­tu­ra a lo que más ama­mos.L

ES­PE­CIAL

Re­en­cuen­tro (Last Flag Fl­ying). DI­REC­CIÓN: Ri­chard Lin­kla­ter. GUIÓN: Ri­chard Lin­kla­ter, Darryl Po­nic­san ba­sa­dos en la no­ve­la de Darryl Po­nic­san. CON Ste­ve Ca­rell, Br­yan Crans­ton, Lau­ren­ce Fish­bur­ne. Es­ta­dos Uni­dos, 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.