La mis­te­rio­sa vo­ca­ción de Zugz­wang

Ruth Sol­da­do y Kar­la Mar­tí­nez for­man el dúo que si­gue a la mú­si­ca del azar

Milenio - Laberinto - - ESCENARIOS - HU­GO RO­CA JOGLAR @hu­go­ro­ca­jo­glar L

Ruth Sol­da­do —22, ta­tua­je de li­bé­lu­la ne­gra en el omó­pla­to iz­quier­do y lar­go ca­be­llo ri­za­do co­lor guin­da— sien­te una fas­ci­na­ción por os­cu­re­cer con glis­san­dos la voz de su vio­la; avan­za con len­ti­tud los de­dos so­bre las cuer­das du­ran­te el tra­yec­to de una no­ta a otra pa­ra ex­ci­tar los so­ni­dos in­ter­me­dios. La sen­sa­ción es trá­gi­ca, co­mo si la mú­si­ca es­tu­vie­ra atra­pa­da en una in­ter­mi­na­ble caí­da.

Kar­la Mar­tí­nez —18, acu­mu­la­do­ra de cor­cho­la­tas y due­ña de una desafian­te mi­ra­da quie­ta— to­ca el sin­te­ti­za­dor des­de una arrai­ga­da poé­ti­ca frag­men­ta­ria; in­ven­ta bre­ves cé­lu­las me­ló­di­cas que co­mien­za a re­pe­tir y so­me­ter a va­ria­cio­nes di­ná­mi­cas, tím­bri­cas y de ubi­ca­ción con el ob­je­to apa­ren­te de ir ha­cia una afir­ma­ción que nun­ca lle­ga. La sen­sa­ción es amar­ga, co­mo si el des­tino de la mú­si­ca fue­se per­ma­ne­cer siem­pre in­crea­da.

Ruth y Kar­la con­for­man Zugz­wang, agru­pa­ción de ar­te so­no­ro am­bien­tal que in­ter­vie­ne por sor­pre­sa reunio­nes de adul­tos en cier­tas ca­sas de co­lo­nias su­re­ñas en la Ciu­dad de Mé­xi­co. El azar es la esen­cia de sus con­cier­tos. Ha­ble­mos so­bre el úl­ti­mo, en el que Ruth le di­ce a su cua­ren­to­na ami­ga Ir­ma: “Dé­ja­nos ir a tu ce­na del 1 de ma­yo; Kar­la se me­te con su sin­te­ti­za­dor al es­tu­dio y yo con mi vio­la al cuar­to de in­vi­ta­dos y des­de ahí, mien­tras us­te­des co­men, no­so­tras co­lo­rea­mos con sua­ves so­ni­dos sus con­ver­sa­cio­nes”.

Tras cin­co mi­nu­tos de acla­ra­cio­nes y des­con­cier­to —que co­mien­zan con un tal Car­los Ortiz di­cien­do “creo que es­cu­cho un vio­lín” y se su­ce­den a tra­vés de es­po­rá­di­cas es­ce­nas de los otros seis co­men­sa­les re­co­rrien­do las es­tan­cias de la ca­sa en bus­ca de los ins­tru­men­tos—, la ce­na de Ir­ma ha re­cu­pe­ra­do la nor­ma­li­dad; el so­ni­do se ha con­ver­ti­do en un dis­cre­to ac­ce­so­rio, ca­si pres­cin­di­ble, que al fon­do acom­pa­ña la char­la.

El sin­te­ti­za­dor, des­de el es­tu­dio, enun­cia tres no­tas con un sua­ve tim­bre me­cá­ni­co cer­cano al de la pia­no­la; lue­go se de­tie­ne y enun­cia las tres mis­mas no­tas en or­den di­fe­ren­te: aho­ra la pri­me­ra es la úl­ti­ma y la ter­ce­ra la se­gun­da. El pro­ce­so co­mien­za a re­pe­tir­se: la in­ten­ción de una me­lo­día que nun­ca se con­cre­ta y su som­bra ro­ta por un si­len­cio de cua­tro tiem­pos.

Des­de el cuar­to de in­vi­ta­dos, la vio­la pa­re­ce aje­na a es­te ci­clo am­bi­guo y es­ta­ble­ce su pro­pia ob­se­sión: un glis­san­do va y vie­ne en­tre dos no­tas le­ja­nas; su re­co­rri­do es tan len­to que trans­mi­te la idea de es­ta­tis­mo, pe­ro una es­cu­cha aten­ta re­ve­la la exis­ten­cia de un pa­trón cro­má­ti­co de caí­da y as­cen­so: del ver­de al ma­rrón, del ma­rrón al ver­de.

De pron­to su­ce­de, ha­cia el fi­nal de al­gu­na ra­ra par­ti­da de ajedrez, que pa­ra cier­to ju­ga­dor no exis­te mo­vi­mien­to co­rrec­to; ha­ga lo que ha­ga, la po­si­ción de sus pie­zas so­bre el ta­ble­ro que­da­rá en des­ven­ta­ja. A es­ta si­tua­ción de tris­te­za y an­gus­tia se le de­no­mi­na zugz­wang, y sus im­pli­ca­cio­nes emo­cio­na­les trans­por­ta­das ha­cia la abs­trac­ción de la vi­da hu­ma­na es lo que Ruth y Kar­la ex­plo­ran en su mú­si­ca.

Es mú­si­ca he­cha sin aser­tos ni cla­ri­da­des. Las cons­truc­cio­nes de los dos ins­tru­men­tos ca­re­cen de acon­te­ci­mien­tos evi­den­tes. La vio­la y su caí­da per­pe­tua, el sin­te­ti­za­dor y su poé­ti­ca de frag­men­tos. Sus so­ni­dos se ar­ti­cu­lan en torno a una tra­ge­dia y una amar­gu­ra que se in­si­núan des­de cier­ta bru­mo­sa e im­pe­ne­tra­ble dis­tan­cia, co­mo si su exis­ten­cia per­te­ne­cie­ra al mun­do de los sue­ños. Tres pa­la­bras pa­ra de­fi­nir la mú­si­ca de Zugz­wang se­rían su­ti­le­za, lo­bre­guez y du­da.

Tras dos ho­ras y cua­ren­ta y cin­co mi­nu­tos de mú­si­ca con­ti­nua, Ruth y Kar­la guar­dan sus ins­tru­men­tos y sa­len de la ca­sa de Ir­ma. No dan ex­pli­ca­cio­nes a los co­men­sa­les. Y por lo pron­to —sin pá­gi­na, agen­te ni pre­sen­ta­cio­nes pac­ta­das—, esa es su fi­lo­so­fía: in­ter­ve­nir por sor­pre­sa con som­brío ar­te so­no­ro am­bien­tal reunio­nes de adul­tos en cier­tas ca­sas de co­lo­nias su­re­ñas en la Ciu­dad de Mé­xi­co y lue­go des­apa­re­cer.

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.