El ol­vi­do que se­re­mos

Milenio - Laberinto - - VARIA - DA­VID TOS­CA­NA dtos­ca­na@gmail.com

Una vez es­tá­ba­mos en un en­cuen­tro de es­cri­to­res en Mo­re­lia. Co­mo par­te de los pa­seos, fui­mos a vi­si­tar la is­la de Ja­nit­zio. Cuan­do flo­tá­ba­mos por las aguas del la­go de Pátz­cua­ro, la lan­cha co­men­zó a ha­cer agua. En­ton­ces el poe­ta Eduar­do Es­pi­na va­ti­ci­nó el in­mi­nen­te en­ca­be­za­do de pe­rió­di­co: “Se hun­de bar­ca con vein­tiún es­cri­to­res; so­lo dos se sal­van del ol­vi­do”.

No voy a men­cio­nar los au­to­res que nos ha­llá­ba­mos en el apu­ro de aho­gar­nos, pe­ro es ver­dad que ca­si to­dos es­ta­mos con­de­na­dos al ol­vi­do. Es­toi­ca­men­te ha­blan­do, es­to no de­be­ría im­por­tar­nos, pues que nos si­gan le­yen­do den­tro de va­rias dé­ca­das ten­dría que re­sul­tar­nos in­di­fe­ren­te ya que es­te­mos me­ti­dos en un fé­re­tro o en un án­fo­ra; pe­ro lo cier­to es que no hay que es­pe­rar tan­to, y lo más fre­cuen­te es que un es­cri­tor sea ol­vi­da­do en vi­da.

Bas­ta­ría ver al­gu­na lis­ta de au­to­res pu­bli­ca­dos por las edi­to­ria­les me­xi­ca­nas en los úl­ti­mos trein­ta años y pa­lo­mear los po­cos que he­mos leí­do o que al me­nos nos sue­nan co­no­ci­dos.

Mi pri­me­ra no­ve­la la pu­bli­qué en Tie­rra Aden­tro. Pa­ra su lan­za­mien­to, los edi­to­res or­ga­ni­za­ron un even­to con cua­tro no­ve­las que re­cién se ha­bían pu­bli­ca­do, así que ahí es­tu­ve jun­to con Hu­go Val­dés Man­rí­quez, Mauricio Mon­tiel Figueiras y Es­te­ban Mar­tí­nez Si­fuen­tes. Nun­ca vol­vi­mos a sa­ber na­da de es­te úl­ti­mo, y eso nos hi­zo cons­cien­tes de que to­dos éra­mos com­pa­ñe­ros de Ar­tu­ro Co­va y que al fi­nal se di­ría de no­so­tros: “Ni ras­tro de ellos. ¡Los devoró la sel­va!”

Yo, por lo me­nos, ten­go la ga­ran­tía de que us­ted, de­socu­pa­do lec­tor, me tie­ne pre­sen­te en es­te mo­men­to, pues­to que es­tá le­yen­do es­tas lí­neas.

Me con­si­de­ro amo­ro­so de la li­te­ra­tu­ra ru­sa, ¿pe­ro cuán­tos nom­bres sé men­cio­nar en­tre no­ve­lis­tas y poe­tas? Qui­zá me­nos de cien. Muy po­co pa­ra una li­te­ra­tu­ra que ha te­ni­do mi­les y mi­les de au­to­res, pa­ra una li­te­ra­tu­ra que en sus con­gre­sos so­vié­ti­cos reunía a más de dos mil es­cri­to­res por año.

O vea us­ted que en la En­ci­clo­pe­dia de la Li­te­ra­tu­ra en Mé­xi­co apa­re­cen 10 mil 623 au­to­res. ¿A cuán­tos de ellos po­de­mos leer, ate­so­rar y po­ner­les nues­tro grano de are­na pa­ra vol­ver­los inol­vi­da­bles? Tan so­lo en­tre los más de cien re­gio­mon­ta­nos que apa­re­cen ahí, yo mis­mo des­co­noz­co a la mi­tad de mis pai­sa­nos.

En Es­pa­ña se pu­bli­ca­ron 87 mil nue­vos tí­tu­los el año pa­sa­do. La cifra ha­bla de un sis­te­ma co­mer­cial que en­vía tsu­na­mis li­bres­cos pa­ra que una ola ba­rra con la an­te­rior, pa­ra que se ven­da mu­cho de po­cos, po­co de mu­chos y ca­si na­da per­ma­nez­ca. Las no­ve­da­des de­jan de ser­lo al se­gun­do mes, los jó­ve­nes au­to­res de­jan de ser­lo an­tes de los cua­ren­ta, los éxi­tos del año se­rán sus­ti­tui­dos por los del año en­tran­te. La per­ma­nen­cia en li­bre­rías es efí­me­ra; el al­ma­ce­na­mien­to en bi­blio­te­cas sue­le ser pa­ra acu­mu­lar pol­vo; aca­so los li­bros so­lo han de so­bre­vi­vir en­tre los pi­ra­tas ci­ber­né­ti­cos.

Pe­ro es­tá bien que nos ol­vi­den. Que se hun­da la bar­ca y nos ol­vi­den. La hu­ma­ni­dad tie­ne si­glos acu­mu­lan­do clá­si­cos. Va­mos a leer los clá­si­cos. Con ellos bas­ta. No so­bra, pe­ro bas­ta.

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.