El 68 es­pa­ñol

Milenio - Laberinto - - VARIA - VÍC­TOR NÚÑEZ JAI­ME pe­rio­dis­mo­vic­tor@yahoo.com.mx

Mien­tras en ma­yo de 1968 Francia sa­cu­día al mun­do, en Es­pa­ña la dic­ta­du­ra no da­ba tre­gua. Lle­var a ca­bo una asam­blea o una ma­ni­fes­ta­ción re­pre­sen­ta­ba una proe­za pa­ra los es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios, pues la policía no tar­da­ba en lle­gar pa­ra di­sua­dir­las con gol­pes y de­ten­cio­nes. El or­den en los cam­pus se man­te­nía a ba­se de es­pio­na­je, cen­su­ra y re­pre­sión. Ni sue­ños ni reivin­di­ca­cio­nes ex­pre­sa­das en al­to ni, mu­cho me­nos, re­vuel­tas co­mo las pa­ri­si­nas. En com­pa­ra­ción con el ma­yo fran­cés, y con “otros 68” (Che­co­es­lo­va­quia, Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos…), aquí el gri­to ge­ne­ra­cio­nal ape­nas se no­tó.

En el pri­mer mes de aquel año, gru­pos es­tu­dian­ti­les (jó­ve­nes que no ha­bían vi­vi­do la Gue­rra Ci­vil y co­men­za­ban a “ma­si­fi­car” las uni­ver­si­da­des, otro­ra re­ser­va­das pa­ra las éli­tes) em­pe­za­ron a re­cla­mar la aper­tu­ra del ré­gi­men y rea­li­za­ron cor­tes de trá­fi­co en Madrid, ape­drean­do e in­cen­dian­do al­gu­nos au­to­bu­ses. Dos me­ses des­pués, an­te el te­mor del “con­ta­gio” de lo que ocu­rría en Francia, el go­bierno del Ge­ne­ra­lí­si­mo per­mi­tió la en­tra­da de la policía, sin au­to­ri­za­ción de los rec­to­res, a las fa­cul­ta­des don­de se lle­va­ran a ca­bo reunio­nes. A bor­do de pa­tru­llas y ca­ba­llos, “los gri­ses” (lla­ma­dos así por el co­lor de su uni­for­me) de­ja­ban de­ce­nas de he­ri­dos. A pe­sar de la ce­rra­zón en la que vi­vían in­mer­sos, los jó­ve­nes es­pa­ño­les no eran aje­nos a la gue­rra de Viet­nam, ni a la re­pre­sión so­vié­ti­ca en Pra­ga, ni a la li­ber­tad se­xual, el fe­mi­nis­mo y el eco­lo­gis­mo, pe­ro su prin­ci­pal an­he­lo en­ton­ces era el fin de la dic­ta­du­ra.

Fue el 18 de ma­yo cuan­do, du­ran­te unas ho­ras, mu­chos dis­fru­ta­ron una fu­gaz sen­sa­ción de li­ber­tad. En la Fa­cul­tad de Cien­cias Eco­nó­mi­cas y Em­pre­sa­ria­les de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Madrid, el can­tau­tor ca­ta­lán Rai­mon ofre­ció un re­ci­tal “re­vo­lu­cio­na­rio” an­te cien­tos de es­tu­dian­tes que aba­rro­ta­ron el ves­tí­bu­lo, las es­ca­le­ras y los pa­si­llos del re­cin­to uni­ver­si­ta­rio agi­tan­do pan­car­tas reivin­di­ca­ti­vas.

Rai­mon, un can­tau­tor va­len­ciano que ac­tua­ba en ca­ta­lán, len­gua de­nos­ta­da por el ré­gi­men, era fa­mo­so no so­lo en Es­pa­ña sino tam­bién en al­gu­nos paí­ses de Eu­ro­pa y Amé­ri­ca por sus “can­cio­nes–pro­tes­ta” que re­co­gían el sen­tir so­cial de la épo­ca. Así que cuan­do se co­rrió la voz de que se pre­sen­ta­ría en la uni­ver­si­dad, mu­chos acu­die­ron sin im­por­ta­les un po­si­ble des­alo­jo vio­len­to. Na­die im­pi­dió, sin em­bar­go, que los asis­ten­tes ex­pre­sa­ran su re­pu­dio a la dic­ta­du­ra al son del es­tri­bi­llo Al vent (Al vien­to).

“El ves­tí­bu­lo de la Fa­cul­tad de Eco­nó­mi­cas se con­vir­tió en una trin­che­ra con to­dos los re­bel­des al­za­dos. Ha­bía maoís­tas col­ga­dos de las lám­pa­ras, trots­kis­tas ciegos de ma­rihua­na bo­ca aba­jo en las es­ca­le­ras”, re­cuer­da el es­cri­tor Ma­nuel Vi­cent. “Fue bru­tal có­mo ese con­cier­to mar­có un an­tes y un des­pués en la lu­cha an­ti­fran­quis­ta”, aña­de Juan José Mi­llás. “Fue tam­bién la vi­sua­li­za­ción de una ju­ven­tud que no se re­sig­na­ba y que ha­bía per­di­do par­te del mie­do que sus pa­dres con­ser­va­ban”, re­fle­xio­na el pro­pio Rai­mon 50 años des­pués.

Ese fue el úni­co ac­to de 1968 que que­dó co­mo re­fe­ren­te de las fi­su­ras del ré­gi­men al desafiar el ve­to al de­re­cho de reunión, reivin­di­car la plu­ra­li­dad lin­güís­ti­ca de Es­pa­ña y exi­gir de­mo­cra­cia y li­ber­tad. Tal vez fue un even­to ni­mio a ojos in­ter­na­cio­na­les, pe­ro im­por­tan­tí­si­mo a ni­vel in­terno.

AR­CHI­VO EL ALCÁZAR

El con­cier­to de Rai­mon en la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se, 1968

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.