Marx, ju­dío

Milenio - Laberinto - - DE PORTADA - LUIS XA­VIER LÓPEZ FARJEAT

Karl Marx na­ció ha­ce 200 años en el seno de una fa­mi­lia ju­día. Sin em­bar­go, la ex­plo­ra­ción de Marx co­mo un ju­dío es qui­zá una de las más con­tro­ver­sia­les. No po­cos crí­ti­cos juz­gan que Marx fue in­clu­so an­ti­se­mi­ta, con to­do y que su an­ti­se­mi­tis­mo no es tan fá­cil de des­ci­frar. A pe­sar de que va­rios mar­xis­tas sos­tie­nen que los re­fe­ren­tes re­li­gio­sos y cul­tu­ra­les del ju­daís­mo pa­re­cen no sig­ni­fi­car na­da pa­ra él, Marx cons­tru­ye su pro­pia vi­sión de lo que sig­ni­fi­ca “ser ju­dío”. Mu­chos de sus bióg­rafos sos­tie­nen, aun­que va­le la pe­na dis­cu­tir­lo, que no sa­bía na­da acer­ca del ju­daís­mo y nun­ca mos­tró in­te­rés en él. En con­se­cuen­cia, ha­blar del “ju­daís­mo de Marx” es arries­ga­do. Pa­ra ha­cer­lo ha­bría que acla­rar, por una par­te, qué se en­tien­de por “ju­daís­mo”, y eso es una la­bor in­ter­mi­na­ble. ¿Có­mo evi­tar los es­te­reo­ti­pos, los pre­jui­cios y la ca­ri­ca­tu­ri­za­ción, al in­ten­tar de­fi­nir (si es que eso se pue­de) qué sig­ni­fi­ca ser ju­dío? Por otra par­te, sos­te­ner que por­que la fa­mi­lia Marx era ju­día el pen­sa­mien­to de Marx es­tá mar­ca­do por el ju­daís­mo pa­re­ce­ría al­go in­ne­ce­sa­rio y pro­ba­ble­men­te fal­so. Ju­dai­zar a los pen­sa­do­res ju­díos pue­de ser ilu­mi­na­dor. Tal es el ca­so, por ejem­plo, de Spi­no­za. En otros ca­sos, qui­zá sea po­co fruc­tí­fe­ro. ¿Sir­ve de al­go ju­dai­zar a Marx cuan­do to­do in­di­ca que era un ju­dío no ju­dío, un ateo, in­clu­so?

Un año an­tes del na­ci­mien­to de su hi­jo, Hers­chel ha-Le­vi Marx, pa­dre de Karl, se con­vir­tió al cris­tia­nis­mo. Su con­ver­sión no res­pon­de a mo­ti­va­cio­nes re­li­gio­sas. El go­bierno pru­siano ha­bía es­ta­ble­ci­do que pa­ra po­der ejer­cer su pro­fe­sión los abo­ga­dos de­bían ser cris­tia­nos. Hein­rich Marx, nom­bre adop­ta­do tras su con­ver­sión, no tu­vo op­ción. Se sa­be que, a pe­sar de ser ju­dío, no le atraía el ju­daís­mo. Él era, en sus pro­pias pa­la­bras, un deís­ta “co­mo New­ton, Loc­ke y Leib­niz”. Hen­riet­te Press­burg Marx, ma­dre de Karl, hi­ja de un ra­bino, se man­tu­vo or­gu­llo­sa­men­te en el ju­daís­mo has­ta 1825, ocho años des­pués del bau­ti­zo de su es­po­so. A pe­sar de su con­ver­sión, Hein­rich y Hen­riet­te man­tu­vie­ron la­zos con al­gu­nos ami­gos y fa­mi­lia­res de la co­mu­ni­dad ju­día. Karl Marx cre­ció en­ton­ces en una fa­mi­lia ju­día obli­ga­da por el go­bierno pru­siano a aban­do­nar su tra­di­ción.

En 1844 Marx pu­bli­có So­bre la cues­tión ju­día, un clá­si­co de la fi­lo­so­fía po­lí­ti­ca que ha­bi­tual­men­te se lee co­mo una crí­ti­ca a la se­pa­ra­ción en­tre el Es­ta­do y la so­cie­dad ci­vil, un es­cri­to en don­de Marx de­nun­cia el fra­ca­so de la po­lí­ti­ca li­be­ral pa­ra re­sol­ver cues­tio­nes so­cia­les. A lo lar­go de su ar­gu­men­to, Marx en­fren­ta a Bruno Bauer, un he­ge­liano de iz­quier­da que pro­po­nía la se­cu­la­ri­za­ción co­mo la me­jor al­ter­na­ti­va pa­ra so­lu­cio­nar la cues­tión ju­día en Ale­ma­nia. Se­gún Bauer, el ju­daís­mo, con su arro­gan­cia, im­pe­día a los ju­díos par­ti­ci­par de la vi­da del Es­ta­do y, co­mo ejem­plo, ar­güía que los ju­díos de­ja­ban de aten­der las se­sio­nes le­gis­la­ti­vas du­ran­te el Sha­bat. Co­mo He­gel, Bauer sos­te­nía que el Es­ta­do era la es­fe­ra uni­ver­sal. Creía que las re­li­gio­nes par­ti­cu­la­res no lo asu­mían así: los ju­díos po­nían sus creen­cias re­li­gio­sas por en­ci­ma del Es­ta­do. Pa­ra po­der ser dig­nos de los mis­mos de­re­chos que los de­más ciu­da­da­nos, con­cluía Bauer, los ju­díos de­bían eman­ci­par­se, re­nun­ciar a su ju­daís­mo. Marx en cam­bio ar­gu­men­tó, con­tra Bauer, que un Es­ta­do de­mo­crá­ti­co se­cu­lar se con­ver­ti­ría en la ver­sión mo­der­na de la re­li­gión, se­ría un Es­ta­do con el mis­mo afán de do­mi­na­ción que tie­ne la re­li­gión, y ter­mi­na­ría ha­cien­do de los miem­bros de la so­cie­dad ci­vil sir­vien­tes del Es­ta­do, tal y co­mo lo ha­cían las re­li­gio­nes con sus fie­les. Los ju­díos, de­fen­dió Marx, po­dían man­te­ner sus de­re­chos ci­vi­les y po­lí­ti­cos sin ne­ce­si­dad de aban­do­nar su ju­daís­mo. A pe­sar de su crí­ti­ca con­tra las re­li­gio­nes, Marx de­fen­día la li­ber­tad re­li­gio­sa fren­te al Es­ta­do. Así las co­sas, el an­ti­se­mi­tis­mo del jo­ven

Marx es am­bi­va­len­te. So­bre la cues­tión ju­día ha si­do leí­do co­mo un es­cri­to ra­di­cal­men­te an­ti­se­mi­ta. Va­rios aca­dé­mi­cos, des­de Sh­lo­mo Avi­ne­ri has­ta Da­vid Ni­ren­berg, han sos­te­ni­do que Marx es un an­ti­se­mi­ta; otros, co­mo Da­vid Hirs­ho Ro­bert Fi­ne, por men­cio­nar tan so­lo dos nom­bres, con­si­de­ran que el an­ti­se­mi­tis­mo de Marx es un mi­to. Sin em­bar­go, es ver­dad que Marx pa­re­ce un crí­ti­co del ju­daís­mo. Acu­sa su se­cu­la­ri­za­ción: el Dios de los ju­díos se en­cuen­tra aho­ra en es­te mun­do, en el di­ne­ro. En­ton­ces es­cri­be, qui­zá sim­ple­men­te con la in­ten­ción de iro­ni­zar la ima­gen que de los ju­díos ha­bían fa­bri­ca­do Bauer y los he­ge­lia­nos de iz­quier­da: “No bus­que­mos el se­cre­to del ju­dío en su re­li­gión, sino el se­cre­to de la re­li­gión en el ju­dío real. ¿Cuál es la ba­se pro­fa­na del ju­daís­mo? Las ne­ce­si­da­des prác­ti­cas, sus in­tere­ses egoís­tas. ¿Cuál es el cul­to pro­fano del ju­dío? El trá­fi­co sór­di­do

(la usu­ra). ¿Cuál es su Dios pro­fano? El di­ne­ro”. Es­tas pa­la­bras pa­re­cen, en efec­to, an­ti­se­mi­tas. Pe­ro ¿quién es el “ju­dío real”? Marx pa­re­ce asu­mir que el “ju­dío real” es el usu­re­ro, el ge­ne­ra­dor de di­ne­ro. Sos­tie­ne, no obs­tan­te, que en reali­dad no hay mu­cha di­fe­ren­cia en­tre los co­mer­cian­tes, ban­que­ros y em­pre­sa­rios ju­díos, y los no ju­díos (tam­bién a los cris­tia­nos y en reali­dad a ca­si to­do el mun­do le agra­da el di­ne­ro). Bauer, se­gún Marx, se ha­bía equi­vo­ca­do por com­ple­to: los ju­díos no ne­ce­si­ta­ban nin­gu­na eman­ci­pa­ción por­que ya se ha­bían se­cu­la­ri­za­do. El egoís­mo, la ge­ne­ra­ción de ri­que­za, la pro­duc­ti­vi­dad, la pro­pie­dad pri­va­da, ele­men­tos aso­cia­dos a cier­ta ima­gen del ju­dío, son ele­men­tos esen­cia­les del ca­pi­ta­lis­mo. Por eso, se­gún Marx, la so­cie­dad ne­ce­si­ta­ba, en to­do ca­so, eman­ci­par­se de ese “ju­dío real”, y no ne­ce­sa­ria­men­te del “ju­dío re­li­gio­so”. Pe­ro ¿es el ju­dío usu­re­ro y egoís­ta el “ju­dío real” o el pro­duc­to de un es­te­reo­ti­po? Sea lo que sea, Marx hi­zo del ju­daís­mo un re­fe­ren­te que le sir­vió pa­ra in­tro­du­cir su crí­ti­ca al ca­pi­ta­lis­mo. ¿Tie­ne ese ju­daís­mo un re­fe­ren­te fác­ti­co o Bauer, el pro­pio Marx y el res­to de los an­ti­se­mi­tas del si­glo XIX con­tri­bu­ye­ron a la crea­ción de una for­ma de ver al ju­dío? ¿No se­rá que el an­ti­se­mi­ta creó esa en­ti­dad tan di­fí­cil de com­pren­der, “el ju­dío real”, pe­tri­fi­cán­do­la en un es­te­reo­ti­po? ¿Es real­men­te Marx un an­ti­se­mi­ta o era cons­cien­te de que su vi­sión de los ju­díos era una pro­yec­ción fal­sa? ¿Es Marx más ju­dío de lo que apa­ren­ta? Al mar­gen de las res­pues­tas que po­da­mos for­mu­lar, lo cier­to es que en­tre los círcu­los an­ti­se­mi­tas Marx se vol­ve­ría un re­fe­ren­te im­por­tan­te. Su am­bi­va­len­cia no fue inofen­si­va. Se co­no­cen de so­bra las te­rri­bles con­se­cuen­cias del an­ti­se­mi­tis­mo.

El egoís­mo, la ge­ne­ra­ción de ri­que­za, aso­cia­dos a cier­ta ima­gen del ju­dío, son ele­men­tos esen­cia­les del ca­pi­ta­lis­mo

ES­PE­CIAL

Fre­de­rich En­gels y Karl Marx con tres de sus hi­jas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.