LA FÍSI­CA EN EL AR­TE

Van Gogh, Pi­cas­so, Da­lí y Hock­ney con­flu­yen en es­ta re­fle­xión so­bre la cien­cia co­mo ele­men­to esen­cial en las ar­tes plás­ti­cas

Milenio - Laberinto - - PORTADA - GE­RAR­DO HE­RRE­RA CORRAL

La no­che es­tre­lla­da es uno de los cua­dros más ad­mi­ra­dos de la pin­tu­ra oc­ci­den­tal, y pa­ra mu­chos, la obra maes­tra de Vin­cent van Gogh. Fue pin­ta­do en el sa­na­to­rio Saint–Rémy–de–Pro­ven­ce, en el sur de Fran­cia, un año an­tes de su muer­te. Has­ta ahí ha­bía lle­ga­do Van Gogh por su pro­pio pie pa­ra hacerse in­ter­nar des­pués de que en vís­pe­ras de la na­vi­dad él mis­mo se cor­tó la ore­ja.

Fue des­de la ven­ta­na de es­te asi­lo que con­tem­pló el cie­lo noc­turno pa­ra lue­go re­pro­du­cir con “acei­tes hú­me­dos y pin­ce­les fi­nos” la mi­ra­da poé­ti­ca de un fir­ma­men­to azul ilu­mi­na­do por es­pi­ra­les en ara­bes­co.

Un cie­lo de ri­zos en­cen­di­dos es la hue­lla del do­lor, el co­lap­so ner­vio­so, la razón des­trui­da de una men­te ex­ta­sia­da, ge­nial, de­ses­pe­ra­da y tris­te.

El magnum opus de Van Gogh es la re­pre­sen­ta­ción me­mo­ri­za­da de la no­che y quién sa­be, qui­zá tam­bién la de for­mas que ha­bi­ta­ban su men­te des­de que Lord Ros­se y otros pu­bli­ca­ran, 44 años an­tes, los pri­me­ros di­bu­jos de una Ga­la­xia es­pi­ral. La Ga­la­xia Re­mo­lino, tam­bién co­no­ci­da co­mo Mes­sier 51ª, fue la pri­me­ra en ser cla­si­fi­ca­da co­mo tal y una de las imá­ge­nes as­tro­nó­mi­cas más po­pu­la­res en­tre las que pu­bli­ca­ba Ca­mi­lle Flam­ma­rion en sus li­bros ilus­tra­dos. Es­te fa­mo­so di­vul­ga­dor fran­cés del si­glo XIX dio a co­no­cer la ima­gen de la “ne­bu­lo­sa es­pi­ral” co­mo se la lla­mó en­ton­ces.

La pri­me­ra Ga­la­xia en ser di­bu­ja­da se en­cuen­tra a 23 mi­llo­nes de años luz de no­so­tros en la cons­te­la­ción Ca­nes Ve­na­ti­ci (pe­rro ca­za­dor). Es una de las más bri­llan­tes del fir­ma­men­to, tan­to, que re­sul­ta vi­si­ble con bi­no­cu­la­res. Es un ob­je­to her­mo­so en la os­cu­ri­dad de la no­che y una de las que más ha im­pac­ta­do al pú­bli­co en general, qui­zá por­que mos­tró la po­si­bi­li­dad de ca­pri­cho­sas for­mas ce­les­tes que las fuer­zas de la na­tu­ra­le­za pue­den pro­du­cir. La con­mo­ción cien­tí­fi­ca del si­glo XIX no po­día ser aje­na a la cen­te­llan­te ima­gi­na­ción de un ge­nio. La fi­gu­ra no pu­do es­ca­par a la vis­ta ni a la sen­si­bi­li­dad de Van Gogh. ¿Fue qui­zá por eso que en su de­li­rio atri­bu­la­do de­jó los tra­zos de una hé­li­ce ful­gu­ran­te?

No lo sa­be­mos pe­ro bien pue­de ser que en esa pin­tu­ra se­cu­lar en­con­tra­ron al­ber­gue dos mar­cas del re­cuer­do: la sen­si­bi­li­dad acri­bi­lla­da que mi­ra al cie­lo por la ven­ta­na de un ma­ni­co­mio y la Ga­la­xia Re­mo­lino.

Mu­cho se ha co­men­ta­do de la in­quie­tud que Pa­blo Pi­cas­so te­nía so­bre el sig­ni­fi­ca­do de la cuar­ta di­men­sión es­pa­cial. El ma­te­má­ti­co fran­cés Hen­ri Poin­ca­ré de­cía que si uno pu­die­se trans­por­tar­se por una cuar­ta di­men­sión es­ta­ría en po­si­ción de ver to­das las pers­pec­ti­vas de una es­ce­na al mis­mo tiem­po. De la mis­ma ma­ne­ra co­mo cuan­do nos subimos a un edi­fi­cio es­ca­pan­do a las dos di­men­sio­nes de la su­per­fi­cie, por la ter­ce­ra que nos lle­va a lo al­to. Des­de arri­ba, ya den­tro de la ter­ce­ra di­men­sión que es la al­tu­ra, po­de­mos ver todos los as­pec­tos de las dos di­men­sio­nes que aban­do­na­mos al su­bir. Así po­dría­mos, des­de la cuar­ta di­men­sión, ver to­das las ca­ras de las tres di­men­sio­nes es­pa­cia­les que aban­do­na­mos cuan­do nos in­ter­na­mos en la cuar­ta.

El di­le­ma de Pi­cas­so, en­ton­ces, fue có­mo pro­yec­tar to­das las pers- pec­ti­vas de un ob­je­to en un lien­zo. Có­mo plas­mar al óleo nues­tro mun­do tri­di­men­sio­nal cuan­do se lo ve des­de una cuar­ta di­men­sión. Es­te acer­ti­jo lo lle­vó a la crea­ción del cu­bis­mo, la si­mul­ta­nei­dad, la mi­ra­da múl­ti­ple que asu­me to­das las pers­pec­ti­vas pa­ra des­cri­bir la reali­dad.

El cu­bis­mo es la ob­ser­va­ción des­de todos los pun­tos de vis­ta cuan­do és­tos han de­ja­do la lí­nea, aban­do­na­do el plano, ab­di­ca­do del vo­lu­men pa­ra, una vez den­tro de la cuar­ta di­men­sión, mi­rar­lo to­do de un so­lo vis­ta­zo.

Sal­va­dor Da­lí es­tu­vo siem­pre bien in­for­ma­do del acon­te­cer en las cien­cias, don­de en­con­tró la fuen­te de su ins­pi­ra­ción. En 1958 pu­bli­có An­ti–mat­ter ma­ni­fes­to, y ahí es­cri­bió: “en el pe­rio­do su­rrea­lis­ta qui­se crear una ico­no­gra­fía del mun­do in­te­rior y el mun­do de lo ma­ra­vi­llo­so, de mi pa­dre Freud… Hoy el mun­do ex­te­rior y el de la físi­ca han tras­cen­di­do al de la psi­co­lo­gía. Mi pa­dre hoy es el Dr. Hei­sen­berg”. Así se re­fe­ría a su re­la­ción con Sig­mund Freud, pa­dre del psi­coa­ná­li­sis, y a Wer­ner Hei­sen­berg, pa­dre fun­da­dor de la me­cá­ni­ca cuán­ti­ca que des­cu­brió el prin­ci­pio de in­cer­ti­dum­bre al que se so­me­ten los ob­je­tos mi­cros­có­pi­cos en el mun­do in­te­rior de la ma­te­ria.

Sal­va­dor Da­lí tam­bién se pro­pu­so pin­tar la cuar­ta di­men­sión cuan­do reali­zó Cor­pus Hy­per­cu­bus en 1954, cua­dro en el que hi­zo le­vi­tar a Cris­to en una cruz mís­ti­ca. No fue ajeno a la re­la­ti­vi­dad del tiem­po cuan­do pin­tó La per­sis­ten­cia de la me­mo­ria, pa­ra lue­go de­cir: “Des­de ellos soy his­tó­ri­ca­men­te aquel que ha sa­bi­do re­sol­ver la ecua­ción es­pa­cio–tiem­po, pe­ro to­do mi ar­te tra­du­ce la ca­li­dad de la an­gus­tia más mo­der­na, en cuan­to ex­pre­sión de un de­li­rio que re­ba­sa todos los di­na­mis­mos de lo real. El tiem­po no se pue­de con­ce­bir sin el es­pa­cio”.

En nues­tros días, Da­vid Hock­ney dis­fru­ta de la tec­no­lo­gía en sus cua­dros pai­sa­jis­tas y se sir­ve de apli­ca­cio­nes in­for­má­ti­cas pa­ra ge­ne­rar­los. Su ob­se­sión es­tá en el mo­vi­mien­to de fo­tos cap­ta­das con una cá­ma­ra po­la­roid y en el gran for­ma­to de sus cua­dros que un iPad le per­mi­te ma­ni­pu­lar, mol­dear, pin­tar en el gran for­ma­to que as­pi­ra a du­pli­car, uno a uno, la reali­dad. Así co­mo en el si­glo XIX los im­pre­sio­nis­tas pu­die­ron sa­lir al ai­re li­bre pa­ra la rea­li­za­ción de sus cua­dros gra­cias a la in­ven­ción de los tu­bos de pin­tu­ra, el iPad vie­ne a cam­biar nues­tra ma­ne­ra de ver el mun­do. Ayu­da­do por cá­ma­ras de vi­deo que per­mi­ten ex­pe­ri­men­tar el trans­cu­rrir del tiem­po y la na­tu­ra­le­za que se mue­ve, Da­vid Hock­ney nos ofre­ce una vi­sión dis­tin­ta.

Des­de siem­pre las ar­tes plás­ti­cas han con­ta­do con la pre­sen­cia de la Físi­ca, la más exac­ta de las cien­cias. La Físi­ca que se en­cuen­tra lo mis­mo en la téc­ni­ca que ha­ce po­si­ble la gran­de­za de un cua­dro que ha­bi­tan­do la ima­gen de un óleo. Apa­re­ce en el re­cuer­do de una es­pi­ral y en la pa­le­ta de co­lo­res de un iPad que re­su­me en sus apli­ca­cio­nes nues­tra me­jor teo­ría del co­lor.

VIN­CENT VAN GOGH

La no­che es­tre­lla­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.