RE­NA­TO LEDUC Y LEONORA CARRINGTON

Pre­sen­ta­mos al­gu­nos frag­men­tos del pró­lo­go que acom­pa­ña a XV Fa­bu­li­llas de ani­ma­les, ni­ños y es­pan­tos (Mé­xi­co, 2018), con poe­mas de Re­na­to Leduc y vi­ñe­tas de Leonora Carrington, una ra­re­za que sa­lió a la luz en 1957 y que bus­ca aho­ra nue­vos lec­to­res

Milenio - Laberinto - - PORTADA - JO­SÉ LUIS MAR­TÍ­NEZ S.

Re­na­to Leduc lle­gó a París en 1934 pa­ra tra­ba­jar en la De­le­ga­ción Fis­cal que la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da creó pa­ra evi­tar los abu­sos de los di­plo­má­ti­cos me­xi­ca­nos en el ma­ne­jo de di­vi­sas; se ins­ta­ló en un ho­tel del Ba­rrio La­tino y fre­cuen­tó los am­bien­tes ca­lle­je­ros, ex­cén­tri­cos, van­guar­dis­tas. En el Ca­fé de Flo­re y en Les Deux Ma­gots co­no­ció a An­dré Bre­ton, Ben­ja­min Pé­ret, Mar­cel Du­champ, Max Ernst y a los de­más in­te­gran­tes del gru­po su­rrea­lis­ta.

En agos­to de 1937, Leonora Carrington, de 20 años, via­jó de Londres a París pa­ra re­unir­se con su aman­te, el ale­mán Max Ernst, al que ha­bía co­no­ci­do po­co an­tes en la ca­pi­tal in­gle­sa y quien la aden­tra­ría en el uni­ver­so fas­ci­nan­te del su­rrea­lis­mo, uno de los mo­vi­mien­tos ar­tís­ti­cos más im­por­tan­tes del mun­do.

En 1939 la gue­rra en­tre Fran­cia y Ale­ma­nia co­men­zó a des­truir la his­to­ria de amor de Leonora y Max, quien co­mo ciudadano de un país enemi­go fue con­du­ci­do a pri­sión pe­ro, con la ayu­da del poe­ta Paul Éluard, ella lo­gró li­be­rar­lo. En mar­zo de 1940 lo apre­sa­ron nue­va­men­te, lle­ván­do­lo a un cam­po de in­ter­na­mien­to. Leonora no pu­do ha­cer na­da pa­ra sal­var­lo y su­frió una se­ve­ra crisis ner­vio­sa.

Con­ven­ci­da por una ami­ga in­gle­sa, via­jó a España. En Madrid aflo­ra­ron sus de­li­rios y fue re­clui­da en un sa­na­to­rio pa­ra en­fer­mos men­ta­les en San­tan­der, don­de le su­mi­nis­tra­ban Car­dia­zol, pre­cur­sor quí­mi­co del elec­tros­hock.

En el epí­lo­go de Me­mo­rias de aba­jo, Leonora re­cuer­da que un día lle­gó a vi­si­tar­la un pri­mo; era mé­di­co y lo­gró que le die­ran per­mi­so pa­ra sa­lir a un res­tau­ran­te a ce­nar con él. Pla­ti­ca­ron y pro­me­tió sa­car­la del sa­na­to­rio. Cum­plió su pa­la­bra y unos días des­pués la re­gre­sa­ron a Madrid con una cor­pu­len­ta vi­gi­lan­te ale­ma­na. El plan, pen­sa­do por su pa­dre, era en­viar­la de allí a Lis­boa y lue­go a un hos­pi­tal a Su­dá­fri­ca.

Se hos­pe­da­ron en un ho­tel gran­de y lu­jo­so. Un día, pa­ra que se dis­tra­je­ra, cus­to­dia­da por su ce­la­do­ra, asis­tió a un

“thé dan­sant”. Allí, de ma­ne­ra ines­pe­ra­da, en­con­tró a Re­na­to Leduc, a quien ha­bía co­no­ci­do en París: “Le con­té lo que me ha­bía pa­sa­do —es­cri­be en Me­mo­rias de aba­jo—, y le pre­gun­té: ¿A dón­de va, por amor de Dios? […] Re­na­to me di­jo en­ton­ces: a Lis­boa”.

Leonora lle­gó en tren a Lis­boa. La re­ci­bie­ron dos hom­bres y una mu­jer. La lle­va­ron a Es­to­ril, a 25 ki­ló­me­tros, pe­ro al si­guien­te día, con el pre­tex­to de com­prar unos guan­tes pa­ra pro­te­ger sus ma­nos del frío, re­gre­só a Lis­boa acom­pa­ña­da por la mu­jer “de ca­ra avi­na­gra­da”, bus­có un ca­fé lo más gran­de po­si­ble, fin­gió un fuer­te do­lor en el es­tó­ma­go y pi­dió ir al ba­ño. Co­mo ha­bía su­pues­to, era un lo­cal con dos puer­tas; en­tró por una y sa­lió co­rrien­do por la otra, abor­dó un ta­xi que mi­la­gro­sa­men­te iba pa­san­do y, a gri­tos, le pi­dió al cho­fer que la lle­va­ra lo más rá­pi­do po­si­ble a la em­ba­jada de Mé­xi­co.

Al lle­gar, pre­gun­tó por Leduc. No es­ta­ba. Le di­je­ron que re­gre­sa­ra más tar­de. Res­pon­dió que la bus­ca­ba la po­li­cía y la de­ja­ron per­ma­ne­cer en la em­ba­jada. “No sé cuán­do apa­re­ció Re­na­to —es­cri­be en el epí­lo­go de Me­mo­rias de

aba­jo—. Al fi­nal di­jo: ‘Va­mos a ca­sar­nos. Sé que es ho­rri­ble pa­ra los dos, por­que no creo en esa cla­se de co­sas, pe­ro…’ ”.

Cuan­do Re­na­to vol­vió a la le­ga­ción me­xi­ca­na en Lis­boa, en­con­tró a Leonora. Ella le reite­ró que que­ría sa­lir de Eu­ro­pa y él se com­pro­me­tió a ayu­dar­la, pe­ro en el ca­mino sur­gie­ron obs­tácu­los. Uno de ellos fue que la vi­sa de Leonora se ven­ció y las au­to­ri­da­des lo­ca­les le exi­gían que re­gre­sa­ra a In­gla­te­rra o Fran­cia y que des­de allí so­li­ci­ta­ra un nue­vo in­gre­so a Portugal. Pa­ra que no la de­por­ta­ran, Leo­pol­do Urrea, com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo de Leduc, lo ani­ma­ba a que se ca­sa­ra con ella, con la que ha­bía co­men­za­do a vi­vir. Re­na­to se ne­ga­ba; en­tre sus pla­nes, de­cía, “no fi­gu­ra­ba el con­traer ma­tri­mo­nio, por lo me­nos en un buen tiem­po”.

Leonora era jo­ven, bri­llan­te, her­mo­sa. Re­na­to ven­ció sus res­que­mo­res y ac­ce­dió al ma­tri­mo­nio, que se lle­vó a ca­bo el 26 de ma­yo de 1941 en el Con­su­la­do General Bri­tá­ni­co. Leonora te­nía 24 años, Leduc 42 (en reali­dad 44 si, co­mo ha des­cu­bier­to su hi­ja Pa­tri­cia, na­ció en 1895 y no en 1897, co­mo él de­cía).

Mien­tras lle­ga­ba la fe­cha pa­ra ca­sar­se, Leonora se en­con­tró en Lis­boa con Max Ernst, quien se­guía enamo­ra­do de ella y se sen­tía fu­rio­so al sa­ber que es­ta­ba con Leduc, al que con­si­de­ra­ba “un hom­bre in­fe­rior”.

El 11 de ju­lio de 1941, Leonora y Re­na­to abor­da­ron el bar­co que los con­du­ci­ría a Nue­va York, don­de él tra­ba­ja­ría en una ofi­ci­na de Ha­cien­da. Dos días des­pués, acom­pa­ña­do por la ri­ca co­lec­cio­nis­ta Peggy Gug­gen­heim, con quien se ha­bía em­pa­re­ja­do, Max Ernst vo­la­ba al mis­mo des­tino.

En Nue­va York, Leduc sa­lía tem­prano a tra­ba­jar y re­gre­sa­ba en la ma­dru­ga­da. Leonora pa­sa­ba el día ex­tra­ñán­do­lo. Plas­mó esa ex­pe­rien­cia

en un re­la­to lla­ma­do “Es­pe­ran­do” y tam­bién en la carta que le es­cri­bió a Re­na­to el 22 de sep­tiem­bre de 1941, en la que le di­ce:

Mi que­ri­do Re­na­to, cuan­do vol­vía por la ca­lle es­pe­ra­ba en­con­trar­te aquí, es tris­te es­te lu­gar… Sin em­bar­go, ten­go la im­pre­sión de que has es­ta­do aquí. ¿Sa­lis­te de nue­vo? ¿Lle­gué muy tar­de?

Mue­ro len­ta y do­lo­ro­sa­men­te por las ga­nas de ver­te, vuel­ve pron­to. So­lo abri­ré la tram­pa de los for­ni­ca­do­res (la ca­ma) cuan­do re­gre­ses. No me atre­vo a acos­tar­me so­la en tal ar­ti­lu­gio, ten­dría mie­do de caer en el abis­mo que hay en me­dio. Te amo atroz­men­te, es­te lu­gar es ho­rri­ble sin ti, y aquí me la pa­so to­da la ma­ña­na. De­tes­to Nue­va York. Te amo y ten­go ga­nas de acos­tar­me con­ti­go, ten­go ga­nas de abra­zar­te y de la­mer­te. Se ha­ce tar­de y no vie­nes, no le te­mo a na­da, por amor de Dios o de Sa­tán (más bien por amor de Sa­tán). Re­gre­sa PRON­TO PRON­TO, RE­NA­TO. TEN­GO GA­NAS DE TI Y ME VUELVO LOCA SIN TI. VEN PRON­TO. Es­toy an­gus­tia­da, te ne­ce­si­to. ¿Tie­nes idea de cuán­to te ne­ce­si­to?

RE­NA­TO, POR EL AMOR DEL DIA­BLO VEN PRON­TO.

No sé si de­ba sa­lir a bus­car­te, y no sé dón­de bus­car­te… es eso lo es­pan­to­so. Es en es­tos mo­men­tos cuan­do me doy cuen­ta de lo cer­ca que es­toy de vol­ver­me loca, por tan po­co trans­pi­ro y tiem­blo.

¿Sal­go o no sal­go?, es di­fí­cil sa­ber­lo. Si es­te amor se vuel­ve mo­les­to pa­ra ti de­bes sa­ber que no hay que enamo­rar­se de las lo­cas, to­das so­mos así.

En Nue­va York, Leonora con­ta­ba con la com­pa­ñía de Max Ernst y de los de­más su­rrea­lis­tas, te­nía la opor­tu­ni­dad de se­guir pin­tan­do y es­cri­bien­do, de par­ti­ci­par en ex­po­si­cio­nes, de lo­grar una pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal. Pe­ro Re­na­to que­ría re­gre­sar a Mé­xi­co y ella se ha­bía enamo­ra­do de él. Max Ernst, por su par­te, se de­ses­pe­ra­ba al dar­se cuen­ta de que Leonora ya no lo ama­ba.

Re­na­to y Leonora via­jan a Mé­xi­co a fi­na­les de 1942. Lle­gan en tren a la ca­pi­tal. Él a su am­bien­te, ella al asom­bro de un país exó­ti­co. Re­na­to tu­vo di­fi­cul­ta­des pa­ra en­con­trar tra­ba­jo, an­da­ba de un la­do a otro sin lo­grar na­da. Pen­só vol­ver a Nue­va York, don­de te­nía un em­pleo mo­des­to pe­ro se­gu­ro, pe­ro el co­lum­nis­ta Jor­ge Pi­ñó San­do­val le in­sis­tió que se que­da­ra y lo ini­ció en los se­cre­tos del pe­rio­dis­mo, un ofi­cio que ya no aban­do­na­ría.

Co­mo en Nue­va York, don­de te­nía a Max pa­ra ha­cer­le com­pa­ñía a la ho­ra que ella qui­sie­ra, Leonora co­men­zó a sen­tir las au­sen­cias de Re­na­to, que pa­sa­ba to­do el día fue­ra de ca­sa. No co­no­cía la ciu­dad ni el idio­ma ni te­nía ami­gos. Pa­sa­ba mu­cho tiem­po so­la, otra vez, es­pe­rán­do­lo.

Todos bus­ca­ban a Re­na­to, lo in­vi­ta­ban a las can­ti­nas, a los res­tau­ran­tes, a los cen­tros noc­tur­nos de aque­lla ciu­dad lle­na de vi­da, cos­mo­po­li­ta, con gen­te lle­ga­da de to­das par­tes de­bi­do a la gue­rra. Todos que­rían es­tar con él, es­cu­char sus anéc­do­tas, ha­blar de po­lí­ti­ca y de to­ros, de los com­pa­ñe­ros de la pre­pa­ra­to­ria que al­can­za­ban pues­tos im­por­tan­tes en el go­bierno, co­mo Mi­guel Ale­mán y Adolfo Ló­pez Ma­teos, que lle­ga­rían a ser pre­si­den­tes de la Re­pú­bli­ca. A Leonora no le gus­ta­ba ese mun­do y per­ma­ne­cía so­la, aban­do­na­da en un lu­gar extraño, en una ciu­dad aje­na.

En una carta sin fe­char, que per­ma­ne­ce, ama­ri­llen­ta y bo­rro­sa, en el archivo de Pa­tri­cia Leduc, Leonora le es­cri­be a su ma­ri­do:

Re­na­to, ¿por qué es tan ra­ro que las per­so­nas que vi­ven jun­tas no se es­cri­ban car­tas? Es­cri­bien­do uno se vuel­ve más li­bre y ba­jo la in­sig­ni­fi­can­te mo­les­tia que hay en­tre no­so­tros…

Yo sé por qué es­cri­bo en es­te mo­men­to —qui­zá por­que soy mi abo­ga­da y quie­ro de­fen­der­me con­tra el pú­bli­co (o mi pú­bli­co ima­gi­na­rio). ¿Qué de­bo ha­cer? “Sa­cri­fi­car­me” —es de­cir ¿que­dar­me en ca­sa co­mo már­tir, po­nién­do­me fea, amar­ga­da e in­so­por­ta­ble? ¿Par­tir? ¿Aho­ra que me amas y yo te amo? Y en tan­to que es­tas tor­men­tas me ase­dian, tu vi­da no se al­te­ra —de­bes ga­nar­te la vi­da (y la mía). De­bes hacerlo a tu ma­ne­ra —y co­mo lo ha­ces en ver­dad, y te pa­re­ce bien, y lo crees. Es lo jus­to.

El tiem­po, las ho­ras pa­san rá­pi­do pa­ra ti, pues es­tás ocu­pa­do, no pue­des ima­gi­nar lo len­to que pa­san las ho­ras pa­ra mí. Tie­nes un pa­sa­do aquí, to­da una vi­da for­ma­da por mu­chas per­so­nas que es­pe­ran co­sas de ti… co­sas, co­sas…

Una vi­da atrac­ti­va en el ex­te­rior, na­da que ver con­mi­go. Por su­pues­to que te atrae, no pue­des se­guir­me co­mo un cie­go. Te atrae, es ne­ce­sa­rio pa­ra ti ma­te­rial­men­te, tam­bién mo­ral­men­te, pues co­mo to­do el mun­do ne­ce­si­tas un pú­bli­co pa­ra ex­pre­sar­te.

Com­pren­do, pe­ro es­toy per­di­da por­que —es­toy so­la.

¿Sí? ¿No? ¿Sí? ¿No?

Leonora y Re­na­to pro­ce­dían de mun­dos di­fe­ren­tes y su re­la­ción no po­día pros­pe­rar. En Mé­xi­co, ca­sual­men­te, Leonora en­con­tró a la pin­to­ra Re­me­dios Va­ro y al poe­ta Ben­ja­min Pé­ret, del gru­po de An­dré Bre­ton. Vi­vían en la mis­ma co­lo­nia que ella —la San Ra­fael— y en su pe­que­ña y des­tar­ta­la­da ca­sa con­vo­ca­ban a su­rrea­lis­tas y otros re­fu­gia­dos eu­ro­peos. Allí co­men­zó a sen­tir­se acom­pa­ña­da, iden­ti­fi­ca­da con los in­tere­ses de sus ami­gos y su ma­ne­ra de ver la vi­da. Allí co­no­ció al fo­tó­gra­fo hún­ga­ro Im­re Eme­ri­co Weisz, lla­ma­do Chi­qui, y de nue­vo de­ci­dió cam­biar su des­tino.

El 5 de enero de 1945, Leonora y Re­na­to se di­vor­cia­ron.

Leonora se ca­só el 7 de enero de 1946 con Chi­qui Weisz, con el que tu­vo dos hi­jos: Pa­blo y Ga­briel.

Re­na­to se ca­só el 14 de agos­to de 1948 con Ama­lia Ro­me­ro Eli­zal­de, de 23 años, con la que tu­vo a Pa­tri­cia.

Leonora y Re­na­to si­guie­ron sien­do ami­gos to­da la vi­da. Del tiem­po que pa­sa­ron jun­tos que­da un re­tra­to de Re­na­to, sin fe­cha, pin­ta­do por Leonora, al­gu­nos di­bu­jos y las car­tas que le es­cri­bió. Co­mo tes­ti­mo­nio de su amis­tad que­da el úni­co li­bro en el que co­la­bo­ra­ron: XV Fa­bu­li­llas de ani­ma­les,

ni­ños y es­pan­tos, con poe­mas de Re­na­to y vi­ñe­tas de Leonora, pu­bli­ca­do en 1957 por la edi­to­rial Sty­lo en una edición de 300 ejem­pla­res nu­me­ra­dos, se­gu­ra­men­te pa­ga­da por Leduc, co­mo lo hi­zo con otros de sus li­bros.

Has­ta aho­ra, XV Fa­bu­li­llas… no ha­bía vuel­to a pu­bli­car­se con las vi­ñe­tas de Leonora. Es un li­bro prác­ti­ca­men­te iné­di­to que en­cie­rra la his­to­ria de un amor, de una épo­ca, de una ciu­dad...

RE­TRA­TO DE RE­NA­TO LEDUC: LEONORA CARRINGTON

LEE MILLER

Leonora Carrington, St Mar­tin d´Ar­dè­che, 1939

LEONORA CARRINGTON

Re­na­to Leduc en la dé­ca­da de 1940

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.