Sin per­dón

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - AR­MAN­DO GON­ZÁ­LEZ TO­RRES @So­bre­per­do­nar

Pa­la­bras co­mo “per­dón”, “re­con­ci­lia­ción” o “am­nis­tía” as­pi­ran a ejer­cer un efec­to cu­ra­ti­vo, pe­ro que no siem­pre sa­nan, ni ha­cen jus­ti­cia a las víc­ti­mas, ni tie­nen un efec­to so­cial per­du­ra­ble. Jean Améry (1912-1978), el gran es­cri­tor aus­tria­co, ave­cin­da­do en Bélgica, es pa­ra­dig­ma de aque­llas víc­ti­mas del na­zis­mo que se rehu­sa­ron a ex­traer al­gún sen­ti­do po­lí­ti­co o re­li­gio­so de su su­pli­cio y abo­gó to­da su vi­da, has­ta su sui­ci­dio, por un me­di­ta­do no per­dón. Na­ci­do en Vie­na, se lla­ma­ba Hans Ma­yer, fue hi­jo de un ju­dío y una ca­tó­li­ca y cre­ció co­mo fe­liz gen­til y as­pi­ran­te a ar­tis­ta. La Se­gun­da Gue­rra lo sor­pren­dió y hu­yó a Bru­se­las don­de fue cap­tu­ra­do, asi­mi­ló su iden­ti­dad ju­día has­ta que vio su nú­me­ro de pri­sio­ne­ro ta­tua­do y vi­vió 642 días en dis­tin­tos cam­pos de con­cen­tra­ción. Dé­ca­das des­pués, en 1966, pu­bli­có Más allá de la cul­pa y la ex­pia­ción (Pre­tex­tos, 2013) don­de na­rra las de­mo­nia­cas for­mas de la­ce­ra­ción y des­per­so­na­li­za­ción de los na­zis ha­cia sus pre­sas. La asi­mi­la­ción de es­ta ex­pe­rien­cia es va­ria­da: a di­fe­ren­cia de los pri­sio­ne­ros re­li­gio­sos o mar­xis­tas, cu­yas fuer­tes cer­te­zas me­ta­fí­si­cas o his­tó­ri­cas da­ban al­gún sig­ni­fi­ca­do a su mar­ti­rio, pa­ra el lai­co y es­cép­ti­co Améry la vio­len­cia ab­sur­da no cons­ti­tu­ye una ex­pe­rien­cia for­ma­ti­va, sino un di­sol­ven­te del in­di­vi­duo. An­te la vio­len­cia gra­tui­ta, el sen­ti­do de la con­vi­ven­cia se da­ña pa­ra siem­pre, la con­fian­za se pu­dre, la pa­la­bra de­ja de sig­ni­fi­car. Por eso, no per­do­nar, no ce­der a la bue­na con­cien­cia, ni a la pre­sión so­cial, ni a los fi­nes po­lí­ti­cos, cons­ti­tu­ye un le­gí­ti­mo de­re­cho de las víc­ti­mas. Al ser ex­pro­pia­das de to­do, al ser con­de­na­das al tor­men­to del re­cuer­do con­vul­so, la úni­ca po­se­sión de las víc­ti­mas es su ne­ga­ti­va ta­jan­te a de­jar ma­ni­pu­lar su do­lor por las pro­me­sas de re­con­ci­lia­ción. El re­cha­zo a ol­vi­dar y per­do­nar de Améry nie­ga cual­quier te­leo­lo­gía re­li­gio­sa o his­tó­ri­ca, pues ello im­pli­ca­ría acep­tar que el su­fri­mien­to tu­vo al­gún sen­ti­do re­den­tor, por ocul­to que sea, y lo que el au­tor quie­re de­mos­trar es el ab­so­lu­to sin­sen­ti­do del mal y la obli­ga­ción de que, aun­que sea en la me­mo­ria, no per­ma­nez­ca im­pu­ne. “Na­da se ha re­suel­to to­da­vía, nin­gún con­flic­to se ha neu­tra­li­za­do, la me­mo­ria no ha in­terio­ri­za­do su pa­sa­do. Lo que ha su­ce­di­do, ha su­ce­di­do. Pe­ro el he­cho de que ha­ya su­ce­di­do no es fá­cil de acep­tar. Yo me re­be­lo con­tra mi pa­sa­do, con­tra la his­to­ria, con­tra un pre­sen­te que con­ge­la his­tó­ri­ca­men­te lo in­com­pren­si­ble y con ello lo fal­sea del mo­do más ver­gon­zo­so”.

ES­PE­CIAL

Jean Améry

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.