Mea­de y Me­nard

Milenio - Laberinto - - ANTESALA - IVÁN RÍOS GAS­CÓN @Iva­nRio­sGas­con

Si Pie­rre Me­nard pu­do es­cri­bir pa­la­bra por pa­la­bra los ca­pí­tu­los no­veno y tri­gé­si­mo oc­ta­vo de la pri­me­ra par­te y un frag­men­to del epi­so­dio vein­ti­dós de la se­gun­da sec­ción de El Qui­jo­te de Cervantes, ¿por qué un tec­nó­cra­ta no po­dría per­ge­ñar un li­bro y ol­vi­dar el tí­tu­lo?

Pie­rre Me­nard lo­gró una ha­za­ña ma­jes­tuo­sa. Al pen­sar, ima­gi­nar y ha­blar co­mo Cervantes se em­bar­có en una es­pe­cie de via­je tem­po­ral a tra­vés de un li­bro pre­exis­ten­te. Sus fa­ti­gas idio­má­ti­cas, sus vi­gi­lias y su vo­ca­ción por ex­plo­rar el pa­lim­pses­to no te­nían co­mo ori­gen el des­va­río o la im­pos­tu­ra ni el de­seo de fal­si­fi­car sino que fue­ron pro­duc­to de la lec­tu­ra con­cien­zu­da que Me­nard re­no­vó a tra­vés de “la téc­ni­ca del anacro­nis­mo de­li­be­ra­do y de las atri­bu­cio­nes erró­neas”. En­ton­ces, vol­va­mos a pre­gun­tar: ¿por qué un po­lí­ti­co de mu­cha pom­pa y ba­jo ra­ting es­ta­ría im­pe­di­do pa­ra es­cri­bir un li­bro aun­que no re­cuer­de el tí­tu­lo?

La du­da es per­ti­nen­te, di­rán al­gu­nos, por­que ese hi­po­té­ti­co tec­nó­cra­ta es­ta­ría trai­cio­nan­do su vo­ca­ción y su doc­tri­na de go­bierno ba­sa­das en la efi­ca­cia más allá de los fac­to­res ideo­ló­gi­cos, po­lí­ti­cos y so­cia­les pues ¿có­mo no sa­ber el nom­bre del vo­lu­men que le cau­só tan­tos des­ve­los, mi­gra­ñas, ca­lam­bres, gas­tri­tis (Pla­tón la pa­de­cía, co­mo re­za el tí­tu­lo de un en­sa­yo de An­to­nio Ta­buc­chi), es­tre­ñi­mien­tos o dia­rreas in­con­tro­la­bles, có­li­cos, ma­reos, es­trés y pa­ra­noia?

Ol­vi­dar el epí­te­to de una obra pro­pia es tan es­can­da­lo­so co­mo no re­cor­dar el nom­bre de tu es­po­sa. En un ca­so así, la sus­pi­ca­cia es inevi­ta­ble por­que los po­lí­ti­cos me­xi­ca­nos, prin­ci­pal­men­te los de al­tos vue­los y ba­ja es­to­fa, han de­mos­tra­do sin pu­dor al­guno que no leen ni el me­nú de su co­me­de­ro fa­vo­ri­to, y a la ho­ra de ha­blar de los li­bros que for­ja­ron su bio­gra­fía in­te­lec­tual (si aca­so tie­nen una) ci­tan lo ob­vio, lo uni­ver­sal, lo in­fa­li­ble, di­ga­mos la Bi­blia, o con­fun­den au­to­rías o en­ma­ra­ñan nom­bres o has­ta nos des­cu­bren li­te­ra­tos que qui­zá sí exis­ten, co­mo Pie­rre Me­nard, so­lo que ig­no­ra­mos su le­ga­do, al fin pro­le ha­ra­ga­na y apá­ti­ca que so­mos: Jo­sé Luis Bor­gues y la Ra­bi­na Gran Ta­go­ra son ejem­plos de ese ato­lon­dra­mien­to.

Sin em­bar­go hay que in­sis­tir: ¿por qué un fun­cio­na­rio em­pe­der­ni­do no po­dría es­cri­bir un li­bro pe­ro no sa­ber de qué se tra­ta ni có­mo se lla­ma su pro­pio tex­to?

La pre­gun­ta es in­si­dio­sa, pue­den ob­je­tar, aho­ra que el aban­de­ra­do pre­si­den­cial del PRI, Jo­sé An­to­nio Mea­de, di­jo en una en­tre­vis­ta que su li­bro sa­le a la ven­ta la pró­xi­ma se­ma­na pe­ro no re­cuer­da el nom­bre y fue sin­ce­ro: lo re­dac­tó de ca­bo a ra­bo mas lo úni­co que él no es­cri­bió fue el tí­tu­lo.

Así que no nos ha­ga­mos bo­las. Si el per­so­na­je de un cuen­to de Bor­ges reali­zó la en­vi­dia­ble proeza de con­ce­bir su pro­pio Qui­jo­te, ¿por qué po­ner en du­da las do­tes del can­di­da­to? Qui­zá el tí­tu­lo que sí le pu­so pe­ro no lo re­co­no­ce era tan des­afor­tu­na­do co­mo su po­si­ción en las en­cues­tas y el edi­tor de­ci­dió re­bau­ti­zar­lo por ini­cia­ti­va pro­pia o co­mo Pie­rre Me­nard, Mea­de es­cri­bió los ca­pí­tu­los dos, cua­tro y diez de La dé­ca­da per­di­da 1995–2006. Neo­li­be­ra­lis­mo y po­pu­lis­mo en Mé­xi­co, de Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri, o el epí­lo­go de Los vi­vi­do­res del Es­ta­do, de Luis Pa­zos, o el epi­so­dio seis de Dios mío, haz­me viu­da por fa­vor. Y eso no es fal­si­fi­ca­ción, no es im­pos­tu­ra, es el efec­to co­la­te­ral de la lec­tu­ra es­cru­pu­lo­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.