Dos car­tas

Milenio - Laberinto - - LITERATURA -

AL DIRECTOR DE THE TIMES 13 Oc­tu­bre 1961 SE­ÑOR:

Us­ted ase­gu­ra en su ar­tícu­lo prin­ci­pal de la edición de hoy que “ja­más na­die ha su­ge­ri­do que las no­ve­las de­ban te­ner ín­di­ces”. Ten­go en mis ma­nos una tra­duc­ción de

Re­su­rrec­ción, de Tols­toi, edi­ta­da por Gros­set and Dun­lap de Nue­va York, “ilus­tra­da con fo­to­gra­mas pro­ve­nien­tes del dra­ma ci­ne­ma­to­grá­fi­co pro­du­ci­do por Ins­pi­ra­tions Pic­tu­res Inc.”, que tie­ne un ín­di­ce par­ti­cu­lar­men­te opor­tuno. La pri­me­ra en­tra­da re­za: “Adul­te­rio: 13, 53, 68, 70”; la úl­ti­ma en­tra­da es es­ta: “¿Por qué la gen­te se las­ti­ma?”. En­tre una y otra se en­cuen­tran ítems co­mo los si­guien­tes: Ca­ni­ba­lis­mo, Pe­rros, Bue­nos Mo­da­les, Jus­ti­fi­ca­ción del Pro­pio Pun­to de Vis­ta, Se­duc­ción, Fu­mar, Es­pías y Ve­ge­ta­riano.

Su se­gu­ro ser­vi­dor E.W.

AL DIRECTOR DE THE BELL 13 Ju­lio 1947 SE­ÑOR:

Es­toy muy agra­de­ci­do por la aten­ción da­da a mi tra­ba­jo en sus pá­gi­nas y no qui­sie­ra en­trar en la dis­cu­sión acer­ca de la bue­na fe de mi con­ver­sión al ca­to­li­cis­mo, so­bre la que su ar­ti­cu­lis­ta echa al­gu­na sombra.

Pien­so que qui­zá su ar­ti­cu­lis­ta tie­ne razón al lla­mar­me snob —es de­cir, que me sien­to fe­liz en com­pa­ñía de la cla­se al­ta eu­ro­pea—. Pe­ro no creo que es­ta pre­fe­ren­cia cons­ti­tu­ya ne­ce­sa­ria­men­te una ofen­sa al cris­tia­nis­mo, y me­nos a la fe. En In­gla­te­rra el ca­to­li­cis­mo es ma­yor­men­te una re­li­gión de los po­bres. Hay un pu­ña­do de fa­mi­lias ca­tó­li­cas aris­to­crá­ti­cas, pe­ro no co­no­cía a nin­gu­na de ellas cuan­do, en 1930, fui re­ci­bi­do en el seno de la Igle­sia. Mis ami­gos eran todos unos ca­la­ve­ras ag­nós­ti­cos y la Fe que en­ton­ces yo acep­té no te­nía na­da del ru­ti­lan­te gla­mur que sugiere su ar­ti­cu­lis­ta.

Tam­po­co creo que es­ta pre­fe­ren­cia ha­ya in­ci­di­do en mi obra. Además de Coo­per hay dos per­so­na­jes en Bri­des­hi­des Re­vi­si­ted a los que pin­to co­mo mun­da­nos —Rex Mot­tram, un mi­llo­na­rio, y Lady Ce­ci­lia Ry­der, una da­ma de al­cur­nia—. ¿Por qué, en­ton­ces, mi re­ve­ren­cia ha­cia el di­ne­ro y el ran­go no aca­ba por san­ti­fi­car­los?

Su se­gu­ro ser­vi­dor E.W.

CECIL BEATON STUDIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.